Jelen Amador, una estudiante de Doctorado gitana

Jelen Amador, una estudiante de Doctorado gitana

Jelen Amador es una joven gitana del barrio de la Zona Franca de Barcelona, licenciada en Derecho y que actualmente está cursando el doctorado en el ámbito de la sociología. Jelen, acaba de recibir el primer premio jóvenes sociólogos otorgado por el Institut d’Estudis Catalans por su investigación sobre la Iglesia de Filadelfia y el papel que juegan las mujeres gitanas en la superación de desigualdades de género.

 

¿Cómo una chica gitana, con todas las dificultades que puede encontrar, decide estudiar y consigue llegar hasta donde tú lo has hecho?

Yo desde bien pequeña siempre me gustó mucho estudiar, ir al colegio, tenía muchos sueños y muchas expectativas, siempre había soñado con llegar a la universidad. También me influyó ver películas y series americanas, ver las típicas escenas de juicios me llamaba mucho la atención, la idea de hacer justicia, del compromiso con la sociedad y con la igualdad. Ver esas salas tan imponentes y esas mujeres abogadas me hacía proyectarme en el futuro como abogada.

Lo que pasa es que luego tienes muchas barreras en tu trayectoria académica. Yo no tenía referentes, en mi casa nadie había ido a la universidad. Tenía muchos miedos y muchas incertidumbres que nadie me podía resolver. Muchas veces me ponía en lo peor, pensaba que yo era incapaz de llegar a la universidad y superar una carrera como derecho. Después, llegó el momento del bachillerato, donde ya no tenía compañeras ni compañeros gitanos, y esta soledad y falta de visibilidad de la identidad y cultura gitana en el sistema educativo, prácticamente a lo largo de toda mi trayectoria académica, también me llevó a plantearme muchas veces si lo que estaba haciendo iba en contra de mi identidad, y plantearme incluso si ir a la universidad representaba ser menos gitana.

Tenía muchas dudas; pero a la vez tenía muchas ganas y el apoyo de mi familia y de las personas de la iglesia. Todo esto hizo que poco a poco pudiera superar todas estas barreras. Pude terminar el bachillerato con un buen expediente académico, lo que me permitió dar el paso e intentar entrar en la universidad.

 

En toda esta historia de superación que cuentas, ¿cuál es la clave para ti para afrontar con éxito todas esas barreras e incertidumbres?

La clave ha sido para mí el apoyo de mi familia, sin duda lo más importante. También el sentir el apoyo de la comunidad, el apoyo de las personas de la iglesia, y de mis amigas y amigos. Por otra parte, mi fe en Dios me ayudó a dar este paso, porque yo estoy convencida de que Dios quiere lo mejor para nosotros, y eso hoy en día también significa tener éxito educativo, llegando a la universidad y que tu trayectoria de éxito sirva de referente para otras personas, especialmente las de tu comunidad. Como gitana y como cristiana también me sentía con este compromiso, y con mi testimonio y con mi vida, facilitar que otras personas gitanas también se atrevieran a dar este paso después de ver que yo podía conseguirlo.

 

Mirando hacia atrás, tras todo el esfuerzo que conlleva una licenciatura como derecho y tras haber superado todas las barreras que nos comentas, ¿qué es lo más positivo de haber estudiado?

Yo veo muchas cosas positas tras haber llegado hasta aquí. Siempre había tenido muy claro, que el llegar a la universidad te abre muchas puertas, representa tener más oportunidades en el futuro, tener una calidad de vida mejor, y eso también lo estoy viviendo y es algo muy positivo. También es muy positivo el orgullo que siente mi familia, la gente a mi alrededor, ver la satisfacción de todas esas personas que me brindaron su apoyo para poder llegar hasta aquí. Además el poder ser referente para otras niñas y para otras mujeres gitanas, que vean que si yo he podido, ellas también pueden. El poder contribuir a la promoción educativa del pueblo gitano, al empoderamiento de las mujeres, el poder trabajar para la inclusión del pueblo gitano, poder investigar sobre temas relacionados con mi pueblo, o con la iglesia evangélica de filadelfia, es sin duda un sueño.

 

Recientemente has recibido un premio muy importante y significativo en Catalunya, y sobre todo para el pueblo gitano, y ha sido con una investigación en la que analizas el papel de la iglesia evangélica para la transformación de desigualdades, ¿cuáles son las principales conclusiones a las que llegas?

El premio se me ha concedido por mi proyecto de investigación realizado en el marco del máster, que fue la introducción de la investigación de mi tesis doctoral, que todavía estoy desarrollando. El tema de la investigación es poder identificar cómo las mujeres gitanas que participan en la Iglesia Evangélica Filadelfia, están transformando las desigualdades de género. Dado que estoy desarrollando la investigación en este momento, no tengo todavía conclusiones y resultados definitivos. Pero sí me gustaría destacar cuáles son los objetivos de los que parto. En primer lugar pretendo analizar cuál es el papel de la mujer gitana dentro de la Iglesia Evangélica Filadelfia, y por otro lado pretendo ver cómo las mujeres gitanas están influyendo en el funcionamiento y en la reestructuración que se está viviendo dentro de esta denominación. En segundo lugar, quiero analizar cómo la Iglesia Evangélica Filadelfia está, a la vez, influyendo muy positivamente en las vidas de estas mujeres gitanas. El objetivo principal es demostrar cómo las mujeres gitanas están contribuyendo a la mejora de la Iglesia Evangélica Filadelfia, pero a la vez demostrar como la Iglesia está teniendo un impacto clave en la superación de las desigualdades de género entre las mujeres gitanas.

Esta es un área que me interesa mucho ya que yo formo parte de la Iglesia Evangélica de Filadelfia, y mis padres son pastores, por lo que siempre me ha interesado mucho estos temas. También porque es un ámbito en el que hay muchos prejuicios sobre las mujeres gitanas y sobre la minoría Pentecostal. Mi idea es hacer visible todas las aportaciones que están realizando las mujeres gitanas desde estos espacios de culto, y con ello contribuir a romper esos prejuicios y estereotipos que dicen que las mujeres de la Iglesia Evangélica Filadelfia son sumisas, que ocupan un papel secundario, que no tienen iniciativa, y que no realizan ninguna tarea, entre otros. De hecho, los primeros resultados de mi investigación indican como el papel de la mujer gitana en la Iglesia Evangélica Filadelfia es muy importante, ya que incluso están liderando importantes cambios y están transformando los hogares de muchas familias gitanas.

 

Mucha gente opina que la iglesia fomenta la segregación de género, y promueve la cristalización de roles de género poco igualitarios. Comentas que las mujeres están empezando a hacer transformaciones, ¿podrías comentar alguna transformación o alguna dinámica que estén liderando mujeres en el seno de la iglesia de filadelfia?

La mujer gitana desempeña un papel muy importante. De hecho, velando por el buen funcionamiento de la Iglesia, en la Iglesia Evangélica Filadelfia es necesario que las Iglesias estén coordinadas tanto por un hombre, el pastor, como por una mujer, la pastora. Esto es debido a que la Iglesia Evangélica Filadelfia reconoce la necesidad de atender específicamente a las mujeres de su congregación, por lo que quién mejor que otra mujer, la pastora.

Además, dentro de la Iglesia se están viviendo muchos cambios, también desde el punto de vista de género, los cuales pretendo poder hacer visibles en mi investigación, tales como el papel real que desempeña la mujer dentro de la Iglesia, participando activamente tanto en el funcionamiento como en las decisiones de la Iglesia.

Yo miro atrás y veo cómo vivía mi hermana, como vivía una mujer dentro de la Iglesia Evangélica Filadelfia, como podía ir vestida, y me planteo cómo funciona hoy en día, cómo lo vivo yo, y veo el fruto del papel de muchas mujeres. La vida que llevo yo dentro de la Iglesia es muy diferente de la que se podría estar llevó a cabo hace unos años.

 

Y los jóvenes, ¿tiene un papel activo dentro de la iglesia?

Sí, claro. Si comparas la Iglesia Evangélica de Filadelfia con otras, puedes ver como para llegar a cargos importantes como el de ser candidato, o pastor, o estar en un coro, hay personas que son muy jóvenes y que pueden llegar a estos ministerios. Creo que se tiene muy en cuenta a la juventud y, como dicen muchos pastores, y como es natural en nuestro pueblo, las personas mayores son muy respetadas por su experiencia y su sabiduría, pero los jóvenes aportan mucha fuerza, muchas ideas, están participando en el cambio y son muy valorados dentro de la iglesia

 

Fuera ya del ámbito específico de tu investigación, ¿cuáles crees que son los retos que debe afrontar la comunidad científica respecto al pueblo gitano?

Desde la investigación, creo que la comunidad gitana está haciendo muchas reivindicaciones para mejorar su visibilidad y su participación social y también en las investigaciones. Hasta hace poco era frecuente llevar a cabo investigaciones en las que no participaba ninguna persona gitana. Lo que ha provocado que los resultados y conclusiones de estas investigaciones estén basados en prejuicios y estereotipos hacia la comunidad gitana. Sin embargo, las personas gitanas están reivindicando participar más.

Se está exigiendo también a las investigaciones que den respuesta a los problemas reales que vive la comunidad gitana, que no se queden sólo en el discurso de describir problemas, sino que ofrezcan soluciones, que tengan impacto social. Yo creo que esta es la línea a seguir. Sin embargo, la responsabilidad recae sobre la comunidad científica, sobre los investigadores; la responsabilidad de ofrecer respuestas para mejorar la situación del pueblo gitano, incorporando a los propios gitanos en los equipos de trabajo, para no volver a caer en estereotipos y prejuicios. En definitiva, creo que este es el reto de la comunidad científica, trabajar por el cambio y lograr impacto social para mejorar la vida de las personas gitanas.

 

Y como investigadora gitana, ¿qué cambios te gustaría ver dentro del pueblo gitano?

Yo creo que hay mucho trabajo que hacer en el ámbito educativo. Hay que mejorar el contexto educativo del pueblo gitano, ofrecer respuestas a las barreras que afronta nuestro colectivo para aumentar oportunidades y promover nuestra inclusión; porque la educación es la vía principal para la inclusión, y para mejorar así la situación en áreas como la vivienda, el mercado laboral o la salud. Y todo ello debe ser a través de una mejor educación y de calidad. También es muy importante el empoderamiento de las mujeres, promover la participación de las personas gitanas, pero la educación es para mí el principal reto.

Sobre el autor

Leave a Reply