«La pintura es matemática y física». Retrato a Manolo Gómez Romero

«La pintura es matemática y física». Retrato a Manolo Gómez Romero

Blanco sobre negro sobre Manolo Gómez Romero.

De todos los privilegios de estudiar arte, puedo decir a día de hoy que el mayor de todos ha sido poder conocer a Manolo Gómez Romero. Un artista autodidacta, de fama internacional y con gran proyección artística en Alemania, donde por circunstancias de la planicie cultural que nos envuelve, es más conocido en ese nórdico país, que en su propia tierra. Al acercarse al Manolo Gómez Romero nos encontramos ante una persona cercana, de profunda y carismática mirada, y que se expresa con una forma personal y a la vez elegante, tan acorde con el sentir gitano que siempre le acompaña.

Viejo ↵

Viejo ↵

El Maestro nace en el seno de una humilde familia que vive entre los pueblos de Morón de la Frontera y el Coronil, de la provincia de Sevilla. Ya de pequeño siente una fuerte inquietud por la pintura y en especial por la abstracción, tal como nos cuenta, “cuando mi madre encalaba la pared, la cal dejaba manchas en el suelo, yo veía animales, caballos, para mí era una forma de expresión.”

Este evento cotidiano que tendrá lugar en la tierna infancia del artista marcará su futura obra, ya que el blanco tiene un gran peso, para él “el Blanco representa la Pureza y el Negro la Fuerza”. En un comienzo sus primeras obras son figurativas pero no se siente cómodo, en seguida se vuelca en el arte abstracto. En este periodo inicial de nuestro artista y tras uno de sus muchos viajes a Mallorca -donde acabará residiendo más tarde-, conocerá a la compañera de su vida, que por avatares del destino le llevará de primera mano dentro de un reputado círculo artístico. Su familia política desciende del gran ceramista Josep Llorens Artigas.  Al ver el potencial talento, su suegra Mariette Artigas le someterá a un proceso formativo y creativo que durará diez años.

En este lapso de tiempo  generará una forma personal de creación y a la vez de vivir el arte, este intenso periodo se enriquece con el  acercamiento a grandes personalidades  del mundo artístico, “me daba mucha lache presentar mis obras cuando venía gente a casa, gente del mundo del arte”, nos recuerda con humildad y ternura el maestro sobre su profundo proceso insertivo dentro del que es su mundo, la Pintura.

En su proyección al mundo pictórico reconoce “Todo el mundo influye a todo el mundo, lo bueno es sacarlo a tu manera”. Si hablamos de pintores a los que admira encontramos un largo elenco pero destacan Pollock, Isao, Saura, Carmarc, Federic Amat, Barceló, Picasso y Helios Gómez. Con este último pintor resaltan muchas coincidencias que me parece interesante destacar, ambos son andaluces, gitanos y más conocidos en Alemania que en su tierra.

Pero no podemos conocer a Manolo Gómez si no conocemos como él vive el arte. Para el Maestro ser artista es una lucha interior, una eterna búsqueda en el alma. Ya que plantea sus obras como una búsqueda de sí mismo. Y parte del equilibrio personal como base de esa transmisión, y siempre con la vista puesta sobre la reflexión en las infinitas posibilidades del proceso creativo, ya que el pintar es una lucha donde se busca la superación y donde se desnuda el alma ante los demás. Es pues que parte de una lucha por el auto-conocimiento interior y la disciplina espiritual y física como medio creativo. Y ante todo el Maestro insiste: “Pintar es Matemática, es Física”.

.

Holocausto Gitano ↵

Holocausto Gitano ↵

Pero más allá de lo creativo reivindica con fuerza sus orígenes y nos afirma: “La pintura siempre es pintura no es ni Paya ni Gitana”.  Pero sí lo es su cosmovisión, ya que manifiesta una fuerte vinculación de la música en su obra. Tanto es así que el Maestro nos explica que “el flamenco es muy importante para mí y mi obra es muy musical”.  Y es desde sus raíces  donde crea nuevas formas de expresión con las que lucha por salir de los estereotipos. De forma emotiva el Maestro recuerda: “Mi padre me decía de niño: Tú estudia que el arte es morirse de frío y la vida es como una escalera, siempre tienes que mirar para abajo y ver a quien dejas atrás para ayudarle”.

Muchos sentimientos saltan cuando se habla de la cuestión gitana a Manolo Gómez, nos sobrecogió con la afirmación “es importante para la juventud tener un referente, al gitano siempre se le asocia al cante al baile, y hay gitanos periodistas, escultores…etc. Luchas contra una sociedad donde has de derribar constantemente una pared y llevas sin querer el peso de tu pueblo. Te marcan como diferente”.

Cabe destacar un amplio recorrido por numerosas exposiciones que detallaremos en otros espacios, pero nos llena de orgullo poder decir que es uno de los artistas más reconocidos dentro de la galería “Kaj Dikhas” -en Rromanó “Donde Miras”- , galería donde representan los pintores gitanos más prestigiosos, es un espacio muy importante ya que pretende ser un espacio de diálogo entre la cultura gitana europea y la sociedad mayoritaria utilizando el arte como elemento de cohesión social.

El recorrido de Manolo Gómez es muy amplio, es un artista multidisciplinar que abarca grandes formatos, también la cerámica. Su equipaje artístico le lleva a formar parte de los grandes creadores del siglo XX y XXI. Es pues un gran referente en el mundo de las artes y un modelo a seguir como persona, como gitano y como creador. Abarca su obra con franqueza y humildad aunque siempre salpicada de un fuerte carácter y expresividad, entre sus futuros proyectos está crear una obra homenaje a su tierra Andalucía o poder pintar el cartel del festival flamenco de la bienal de Sevilla. No creo que haya suficientes palabras para entrañar el complejo mundo expresivo de Manolo Gómez, pero sí que podemos estar profundamente orgullosos de tener un artista tan conocido entre las filas del pueblo gitano.

.

Sobre el autor

Daniel Diaz Heredia Daniel Diaz Heredia
Daniel Díaz Heredia es estudiant d’Història de l’Art i mediador social. Ha treballat com a dissenyador a l’empresa Avatars of War i es troba finalitzant la seva formació com a il·lustrador a l’acadèmia Joso. A més a més, Daniel és voluntari i col·laborador de l’associació d’estudiants gitanos Rromane Siklǒvne.

2 thoughts on “«La pintura es matemática y física». Retrato a Manolo Gómez Romero

  1. Avatar
    Juan Antonio Bocuñano - 10 mayo, 2019 at 6:10 am

    magnífica reseña. Tan solo resaltar que hay un pequeño error quizá propiciado por el uso del corrector automático: se cita como pueblo de Sevilla a «el Colorín», cuando realmente se refiere a «El Coronil»

    Saludos

    Reply
    • Museu Virtual
      Museu Virtual - 15 mayo, 2019 at 9:28 am

      Gracias por la aclaración Juan. Corregido!

      Reply

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies