Entrevistamos a Ramón Vargas y Antonio Cortés de UGT FICA CALí

Entrevistamos a Ramón Vargas y Antonio Cortés de UGT FICA CALí

Ambos forman parte de la Federación de Industria, Construcción y Agroalimentación de la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores (UGT FICA), una organización sectorial de ámbito estatal integrada en la Confederación Sindical de la Unión General de Trabajadoras y Trabajadores de España (UGT). Dentro de la FICA existe un grupo denominado UGT FICA CALÍ que nace con el objetivo de prevenir, vigilar, atender y erradicar cualquier tipo de discriminación laboral y, en concreto, para eliminar el antigitanismo en los centros de trabajo, dando asesoramiento, informando sobre derechos en igualdad y no discriminación, y detectando e interviniendo en cualquier situación de discriminación en la empresa. Pero, sobre todo, UGT FICA CALÍ potencia la participación de las personas gitanas en la organización y acción sindical. En este sentido, el equipo de trabajo está formado por delegados y delegadas, secretarios y secretarias de secciones sindicales, algunos presidentes de su comité de empresa de grandes compañías de los sectores de la industria, la construcción y el sector agroalimentario.

– ¿Cuál ha sido vuestra labor desde que empezáis con UGT FICA CALÍ?

Antonio. Desde el 2017, cuando se incluye dentro de los estatutos de UGT FICA de Catalunya como grupo de trabajo, nuestra dedicación estos años, incluso en época de COVID, ha sido y continua siendo el trabajo de contacto con empresas y secciones sindicales para la concienciación y sensibilización de nuestras compañeras y compañeros en el acuciante asunto del antigitanismo; como combatirlo y utilizar toda esa experiencia que podemos transmitir nosotros a nivel sindical y activista a los centros de trabajo para combatir esta o cualquier otra discriminación. También mantenemos contacto con empresas para involucrar a los departamentos de recursos humanos en la lucha contra el antigitanismo y la contratación de personal gitano, una contratación que está avanzando. Y como última tarea estamos preparando la asesoría gratuita a personas gitanas. Sindicalmente creo que es algo muy necesario y es una reclamación que se nos viene haciendo desde varias asociaciones. Esta asesoría será un ofrecimiento abierto y claro para aconsejar y ayudar a cualquier persona gitana, trabaje o no, sea de la Federación de la Industria o no, y que pretende buscar la solución que en cada caso mejor se adapte a problemas individuales.

– Hablando del departamento que coordináis, ¿cuál es vuestra valoración de la realidad laboral del Pueblo Gitano?

Ramón. Hay mucha población gitana que actualmente está insertada en el mundo laboral, pero muchos primos y primas a día de hoy tienen que negar su identidad para mantener ese puesto de trabajo dentro de las empresas. Han llegado casos de trabajadores y trabajadoras gitanas que no levantan la voz porque tienen ese temor a perder calidad de trabajo, de a ver si me van a echar, a ver si voy a sufrir represalias por decir o hablar de mi condición de gitano… De ahí nuestra campaña de sensibilización para que cualquier caló que tenga una duda laboral nos la pueda trasladar para poder, desde la tranquilidad que da el dirigirse a otros gitanos y gitanas, tener conocimiento de la información necesaria para arreglar sus problemas laborales. Por ejemplo, hemos puesto carteles de UGT FICA CALÍ en los lugares de trabajo de las grandes empresas para que nuestros primos y primas tengan una vía directa con nosotros; carteles con información, con correo electrónico y teléfono para que tengan el respaldo de una organización gitana como la nuestra, que sepan que estamos a su lado para darles apoyo.

– Y dentro del mundo laboral, vosotros que estáis en primera línea de trabajo, ¿cuáles son los trabajos que mayoritariamente desarrollamos los gitanos actualmente?

Antonio. De entrada, en el Pueblo Gitano tenemos un enorme estigma a nivel laboral porque desde el momento en que haces una entrevista y tienes que esconder tu gitaneidad para que te cojan, esto se convierte en un grave problema. Nos damos cuenta de que esta barrera se está rompiendo. Cada vez hay más gitanos y gitanas que deciden estudiar una carrera o buscar un grado medio o un trabajo por cuenta ajena. Como hemos tenido ese estigma en el mundo del trabajo, culturalmente los gitanos se han protegido buscando sus “mercaos”, trabajo dignísimo, su trata de caballos, la venta de antigüedades, etc… ¿Qué nos encontramos? Cuando hemos ido a empresas, haciendo asamblea, se han levantado muchas manos diciendo “yo soy gitano, soy gitana”; por tanto, existe un gran número de gitanos trabajando dentro de grandes empresas. Ahora bien, el reto está en involucrar a nuestros jóvenes en el mundo del trabajo y demostrarles y enseñarles que tenemos una alta demanda de personal cualificado en muchos sectores, desde la informática a la química, pasando por la construcción y la administración; demanda que permite tener un futuro laboral más allá de la carrera universitaria.

Ramón. Estoy de acuerdo porque la oferta universitaria pública es limitada y no todo el mundo puede ejercer una vez terminada su carrera. En cambio, existe una alta demanda de personal cualificado, trabajo bien remunerado y que con unas políticas orientadoras laborales llevarían a ocupar ese espacio de necesidad laboral que existe en la sociedad y abrir a los gitanos y gitanas un horizonte profesional más amplio.

Antonio. Sirva como anécdota, se nos informa de una directiva de Barcelona Activa en la que urgían mecánicos navieros en el Puerto de Barcelona. Porque los barcos llegan aquí, al puerto, y los técnicos tienen que venir de Marsella, de Algeciras, etc.., a reparar los barcos. Y digo yo, por qué no cogemos a una promoción de chicas y chicos gitanos e intentamos darles información de esta realidad y puede ser que se hagan mecánicos navieros…

– En estos años de trabajo desde FICA CALÍ, ¿cuáles son los objetivos conseguidos?

Antonio. El hacer llegar a nuestras delegadas de UGT y a todas las personas que están en los centros de trabajo nuestra labor, específicamente en el ámbito de visualización de los gitanos y gitanas en lo laboral y empresarial. Desde que trabajamos, y con nuestro ofrecimiento, han surgido muchísimos primos que antes no sabíamos que estaban ahí, hemos recibido el empuje y reconocimiento de UGT y la sensibilización cada día es mayor. Dicen nuestros primos y primas: “¡Qué bien hace la UGT en dar esta visibilidad y tener un grupo de trabajo específico para asuntos gitanos!” Esto sería, para mí, lo más visible. Detrás hay mucho trabajo diario de pico y pala llamando a empresas, a través de nuestras delegadas, para hablar con recursos humanos y demás departamentos para darnos a conocer y hacer saber de nuestra labor. Los derechos humanos, la lucha contra la discriminación, el ecologismo, la promoción, etc.., en definitiva aspectos importantes que preocupan a la sociedad y que la hacen avanzar son elementos que debemos hacer llegar a los lugares de trabajo, allí donde, y por ello mismo, pasamos ocho horas diarias de nuestras vidas. Esto es importante y quiero señalarlo.

– ¿Cuáles serían vuestros objetivos a partir de ahora?

Ramón. El objetivo es hacer llegar la información de que hay un grupo muy importante de gitanos y gitanas que desde el sindicato estamos en las zonas más punteras del espacio laboral. Que llevamos más de veinte años trabajando para todo el mundo, que sabemos pactar convenios, negociar con jefes de personal, que sabemos acordar cualquier tipo de documento a nivel sindical; tenemos conocimiento jurídico laboral y podemos ayudar a un montón de personas gitanas que están en el mundo laboral o que se quieran insertar en él. Son herramientas muy importantes que pueden abrir las puertas de grandes empresas; porque con estas grandes empresas de Catalunya ya se han hecho las campañas previas para que a partir de ahora, con gitanos y gitanas bien preparadas, podamos ser puente para acceder al mundo laboral, y además en puestos de calidad, puestos que aseguran poder pagar un alquiler, llevar una vida familiar plena, saliendo de un modelo anterior ya caduco hacia un nuevo modelo.

– Ramón, nos ha llegado la noticia de que tus compañeros te han elegido para asumir una mayor responsabilidad dentro de UGT FICA como secretario del sector de bienes de equipo y TICs. ¿Qué nos cuentas de esta elección?

Ramón. La verdad es que no me lo esperaba; siempre he estado en el mundo del sindicato dentro de mi empresa, una empresa dedicada a la fabricación de armas. Yo era presidente del comité. Creé con Antonio, con el primo Leo  Mancera  y la prima Sonia Rodríguez UGT FICA CALÍ, grupo sindical gitano pionero en España y en toda Catalunya del que estamos hablando. Bueno, pues estaba muy contento. Hace un tiempo mis compañeros de ejecutiva y las personas que están por encima mía a nivel jerárquico dentro de la empresa me dijeron que era válido para este nuevo puesto; hablé con ellos y me puse a su entera disposición porque es una oportunidad muy importante para mí, para los míos y para mi familia.

– Un gran logro Ramón, felicidades.

Antonio. El movimiento obrero tiene un peso histórico importantísimo aquí en España y fundamental en la sociedad catalana que crea identidad. Hoy día, el ciudadano no tiene una postura o conciencia obrera porque en una sociedad neocapitalista se ha ido limando por parte de las grandes empresas y poderes fácticos todo el empuje e importancia de la lucha obrera; digamos que se han hecho esfuerzos titánicos por hacer desaparecer la conciencia obrera del ciudadano.

– ¿Cómo valoráis vosotros esta cuestión política de por qué no existe conciencia ciudadana cuando hay muchos derechos laborales aún por conquistar y camino laboral por defender?

Antonio. Gran pregunta para responder en minutos. Pensemos que en España, antes de la Segunda República, se manifestó un movimiento libertario, donde se enmarcaban un gran grupo de diferentes sensibilidades políticas, que generó un momento de bonanza que duró hasta el alzamiento de Franco. De esa revolución libertaria, que fue alabada en toda Europa y envidiada por muchos intelectuales y políticos, lo que no se sabe es de la importancia de la figura del gitano y de la gitana en esa lucha y toma de postura política; tenemos a Helios Gómez, pintor y notable exponente de los nuevos movimientos artísticos en Europa que cogió un fusil y se puso en las Ramblas de Catalunya, aquí en Barcelona, a defender el orden democrático. O el caso de Marianet, secretario general de la CNT. Y, como ellos, muchos gitanos y gitanas de Hostafrancs, del Somorrostro granaíno, de la Lebrija sevillana, de barrios de muchas ciudades españolas que lucharon en primera línea por ser trabajadores y que estuvieron en esa defensa de las libertades y en contra del fascismo que asolaba Europa. Con el alzamiento fascista de Franco y la ruptura del orden democrático, comienza la represión a aquellas personas y movimientos sociales que luchan por la libertad y más concretamente dentro del ámbito sindical. Una vez muerto Franco, ya en nuestra etapa democrática, la sociedad, debido a aquella represión, ha olvidado aquellos valores de resistencia y de conciencia social y laboral, y que deberíamos recuperar. Ahora nos está costando mucho que la gente vuelva a sentir esa percepción social de la realidad.

Ramón. Yo te puedo explicar que en la Segunda República muchos gitanos de mi familia, que trabajaban en los campos, en las gañanías, eran afiliados a la UGT y les gustaba escuchar un discurso diferente. Ellos volvían de mítines y reuniones y se lo contaban a su gente. Había discusiones políticas y reivindicativas en las casas. Cuando entraron los franquistas, en esos mismos pueblos, a los primeros que apresaron fueron a los gitanos, y con los primeros que dieron ejemplo fueron con los gitanos y gitanas miembros de sindicatos. Por eso, la conciencia gitana progresista que hubo en esa época se segó de raíz y desapareció en las casas gitanas casi por completo. Así, mis mayores cuando me escuchaban hablar de política me decían: “¡No te metas en política, hijo mío!”, me decía mi abuela que había vivido el asesinato de sus primos hermanos por tocar la guitarra en un meeting sindical. Y en Lebrija, a familiares míos los metieron en un camión y sus huesecitos fueron a parar a una fosa común.

– Fue una época convulsa por conocer mucho mejor desde el punto de vista gitano … pero volvamos al presente, al mundo de la discriminación en las empresas, ¿qué se hace en materia de antigitanismo dentro de las empresas? ¿cómo se gestionan las denuncias que puedan haber?

Ramón. Hay una cosa muy importante que queremos remarcar, y es que desde nuestro grupo FICA CALÍ estamos haciendo aportaciones a los Convenios en materia de igualdad donde se refleje el Antigitanismo; que si hay una denuncia de antigitanismo, la investigación y valoración que se haga de la denuncia esté dentro de un marco oficial y pase por una serie de profesionales, normalmente ligados al departamento psicosocial de las empresas, que resuelvan positivamente estos casos de antigitanismo. Desde dentro de las empresas, quienes llevan la prevención de estas cuestiones están muy sensibilizados a nuestra demanda y se están haciendo verdaderos avances en la normalización de la denuncia de antigistanismo dentro de los diferentes Convenios laborales.

– Gracias primos por vuestro trabajo.

***

 

L'artista de la corbata vermella

L’artista de la corbata vermella

*Helios Gómez Rodríguez. Sevilla 1905 – Barcelona, 19 de septiembre de 1956. Conocido también como el «artista de corbata roja», fue un sindicalista antifranquista, pintor, cartelista y poeta gitano español representante de las vanguardias artísticas de principios de siglo XX. 

 

 

 

 

 

 

 Mariano Rodríguez Vázquez. Marianet

Mariano Rodríguez Vázquez. Marianet

* Mariano Rodríguez Vázquez.

Nació en la barriada barcelonesa de Hostafrancs en 1908. Fue en prisión donde acabó absorbiendo la ideología libertaria y siendo consciente del problema social que le acabó llevando a formar parte la FAI en 1931 desde donde se implicó de lleno en el sindicato de la Construcción, en un meteórico ascenso dentro del movimiento anarquista, salpicado por varias detenciones debido a su gran activismo. 

A finales de 1932 fue nombrado secretario de su sindicato, y presidente al año siguiente. En 1934 participó intensamente en la huelga de la Construcción. En septiembre de 1935 fue designado para formar parte del Comité Regional de la CNT, y dos meses más tarde, elegido Secretario General del Comité Nacional de la CNT. Un cargo que ocupaba cuando estalló la Guerra Civil.

Fue conocido como «el rey gitano del sindicato de la construcción».

 

Sobre el autor

Leave a Reply