Entrevista a Seo Cizmich, director de la Romanó Kher

Entrevista a Seo Cizmich, director de la Romanó Kher

La ROMANÓ KHER, la Casa Romaní, es una iniciativa liderada por la Asociación Intercultural Naqueramos y es un espacio donde se trabaja para la recuperación, promoción y difusión de la memoria y cultura romaní. Recientemente han celebrado una Semana Cultural cargada de actividades. Estamos con Seo Cizmich, director de la Romanó Kher, para hablar de esta semana y de mucho más.

Seo es un rom italiano de familia procedente de la antigua Yugoslavia. Nacido en Roma y crecido en Génova, recibió formación en el Liceo Artístico de Génova -interpretación, poesía, exposiciones, fotografía y dramaturgia-, además estudió en el Teatro Ipotesi donde se centró más ampliamente en la dramaturgia. Conocedor del pasado y del presente del Pueblo Gitano tenemos en Seo a un gitano comprometido con la cultura romaní, la recuperación de la memoria histórica y la defensa de la Lengua Romaní.

Querido primo. Quería hacerte unas preguntas acerca de la Semana Cultural. Dime:

¿Qué valoración haces de la Semana Cultura como anfitrión de la Romanó Kher?

Desde un punto de vista personal me sentí como en casa, poniendo a disposición de los demás no solo un espacio cultural, sino una casa donde compartir una semana de arte, donde estar con gitanos locales y gitanos de fuera, un espacio único como es esta Casa Romaní.

Una Semana Cultural llena de propuestas artísticas, ¿cuáles han sido los objetivo que os han guiado en esta muestra cultural?

Nosotros hemos tenido dos ideas fundamentales, una hacer conocer la Romanó Kher, que no es solo un lugar donde hablar del Holocausto y de la Lengua, sino también de arte, de cultura, de los fundamentos de la alegría, de la expresión; y por otro lado, pasar unos días juntos, gitanos y no gitanos, y ofrecer a la ciudad esta ilusión.

Otro propósito ha sido dar a conocer lo que está sucediendo en Ucrania, especialmente con la población romaní, una guerra terrible que está devastando una tierra maravillosa; y crear un fondo económico con la ayuda de todos los que han estado esta semana con nosotros, para reaccionar y poder mandar una ayuda a quienes están tan necesitados allí.

Entrando en el contenido de esta semana; Demetrio Gómez, activista gitano por los Derechos Humanos, del Pueblo Gitano y de la comunidad LGTBI, ha realizado un Taller titulado “La diversidad no es solo un privilegio blanco”. ¿Qué contenido y propósito ha tenido la actividad?

Lo importante es la transmisión de la diversidad que hay en la población romaní y, por lo tanto, respetar y mostrar esa complejidad que nos obliga a abrirnos y aceptar que no se puede vivir solo de un color, porque el pueblo romaní tiene muchos colores, como todos los pueblos del mundo. Aceptar e incorporar todos los matices del mundo en el que vivimos dentro del pueblo romaní. Hay que tener esa visión de respeto absoluto a la decisión de cada individuo de ser y hacer lo que siente.

El miércoles 27 se proyectó el documental “La ciudad de los muchachos”, de Gabriel Gómez, hijo Helios Gómez sindicalista anti-franquista, pintor, cartelista y poeta gitano, representante de la vanguardia artística de principios del siglo XX. El documental muestra los internados de beneficencia en Barcelona durante la Guerra Civil española. ¿Qué se pudo ver en este documental? ¿Qué nos cuenta Gabriel Gómez con él?

Por motivos personales, no pude estar presente en este día, pero lo que me contaron mis compañeros de la Romanó Kher es que el documental habla del aspecto activista del mundo cultural, de cómo desde el arte se puede, y debe, influenciar y concienciar al espectro político de nuestra sociedad; la reflexión que me hicieron llegar es justamente que nuestra tarea como activistas puede llegar muchísimo más allá de la simple charla y discurso; que el activismo se convierte en un gesto artístico.

¿Cómo se desarrolló la “Charla entre primas”, que tuvo como protagonistas a María Rubia y a Desiré Bela?

Fue una charla muy enriquecedora entre personas de diferentes procedencias, etnias y razas; una conversación entre amigas acerca de cómo la lucha ha de ser compartida, de que no sirve de nada individualizar la lucha porque si hablamos de Derechos Humanos en Europa, la unión entre diferentes grupos nos hará más fuertes a todos. Tenemos que juntarnos para crear una alianza por un futuro con más derechos. ‘Primos en la lucha por las Derechos Humanos’, lo llamaría yo.

Otra actividad importante fue la visión del documental que habla de la gran figura de Papusza. Tú que conoces bien a la poetisa y cantante romaní, háblame de este documental.

Cuando hablamos del Feminismo Gitano, cuando hablamos de la fuerza Romaní de las mujeres, Papusza es el ejemplo claro de esa fuerza. Ejemplo de muchísimas mujeres de hoy en día, que no saben escribir ni leer pero luchan infatigablemente, sacan adelante a sus familias, cuidan siempre a todos, apoyando a los suyos, luchando mucho en una sociedad heteropatriarcal y que, precisamente por ello, necesita de un referente como Papusza, artista completa que representa a muchísimas gitanas no solo de ayer sino también de hoy.

Papusza es una fuerza de la naturaleza y de la sabiduría gitana del mundo. Es importante conocer la historia de esta mujer y ver en ella una figura, que sin saber leer ni escribir, escribió una poesía de contacto directo con la Naturaleza de un valor extraordinario.

Hablando de la Naturaleza, del contacto directo del gitano con ella y con el camino, y de la memoria que queda en el gitano de esa relación, ¿por qué tu inquietud por la Memoria de nuestro pueblo?

Para mí, transmitir la identidad, la Rromanipen, es fundamental porque tanto la memoria como la lengua es utilizada por más de catorce millones de personas. Una lengua que a pesar de no haber sido escrita se ha mantenido viva; solo a partir del IV Congreso Internacional Romaní se comenzó a establecer una gramática y un alfabeto. Somos un pueblo milenario y nuestra cultura es continuada por nuevas generaciones de gitanos que transmiten una serie de valores e influyen fundamentalmente en la ideología de la Europa actual; cuando Europa no existía nosotros ya teníamos todos los conceptos y la estructura de lo que hoy significa Europa. A mí, ser gitano, ser romaní, me fascina y eso lo quiero transmitir a la sociedad. En la Universidad, en los Liceos e Institutos no se estudia nuestra cultura y nuestra historia y por lo tanto, creo que me mueve también la fuerza y necesidad por transmitirlas.

La Memoria y la Lengua van de la mano. Sé que tienes en la Romanó Kher una actividad muy comprometida con la enseñanza de nuestra lengua, ¿cómo avanza este proyecto?

Es un proyecto importante porque la Lengua Romaní es fundamental. Si queremos saber cuál ha sido nuestro viaje por todo el mundo hay que buscar los restos del idioma, restos que hemos ido dejando por el camino. Si haces una investigación sobre el Romanó, él mismo te va a contar toda tu historia: por donde pasamos, de dónde venimos… Esto es, para mí, muy importante. La Lengua es testigo de nuestra existencia, personal y comunitaria. Para mí, la recuperación del Romanó aquí en Barcelona, en España, es un trabajo muy bonito. Transmitirlo a través del sentimiento, alejado de la funcionalidad del idioma es mi propuesta; tenemos un curso que está abierto, apoyado por la Generalitat de Catalunya, donde hay más de noventa personas inscritas y es una pequeña contribución para mis primos, para que recuperen su idioma y lo salvemos.

Para la ROMANÓ KHER, situada en el corazón del Barri Gòtic, y que es lugar de referencia de la cultura Romaní aquí en Barcelona, charlas, exposiciones, talleres, cine-fórum, incluso un espacio que has bautizado como Café Romaní, ¿Qué futuro deseas?

El futuro de la Romanó Kher pasa por que este espacio, abierto a todo el mundo, no sea conocido como el espacio de Seo Cizmich, sino que se pueda expandir, que se convierta en un espacio común, de interés para los kalós de los diferentes barrios de nuestra ciudad donde se encuentren, crezcan y hablen del futuro de nuestra Romaní Kriss, es decir, donde se puedan tomar decisiones importantes para nuestro pueblo. Me gustaría que Romanó Kher sea un ejemplo para generaciones que van a llegar, y que son las que pueden transmitir esta Rromanipen nuestra. El objetivo de esta Casa Gitana es muy global porque quiere estar en contacto con los gitanos y gitanas de Europa y del mundo para enriquecernos y, a su vez, enriquecer nosotros también a la sociedad.

 

Gracias primo.

 

 

Sobre el autor

Leave a Reply