‘Formación y profesionalización’, las claves de AGIPCAT para dejar atrás la crisis

‘Formación y profesionalización’, las claves de AGIPCAT para dejar atrás la crisis

Desde que se inició la pandemia, el cierre de la mayoría de los sectores económicos, el confinamiento en los hogares y la incertidumbre económica está significando un gran reto para toda la sociedad. Y aunque no podemos definir ningún colectivo al cual esta pandemia esté beneficiando, sí podemos definir colectivos que lo están pasando mucho peor que otros, principalmente aquellos que ya se encontraban en situación de vulnerabilidad económica.

Desgraciadamente, entre los que están sufriendo con más severidad estos momentos se encuentra una parte importante de la población gitana. Hablamos con Paquito Ferreres y Manel Carbonell, presidente y gerente respectivamente de la Agrupació d’Entitats Gitanes dels Països Catalans (AGIPCAT) para conocer de cerca su intervención desde el inicio de la pandemia.

Los últimos meses están poniendo de manifiesto la vitalidad del movimiento asociativo gitano, tanto las grandes organizaciones como las pequeñas entidades de barrio. AGIPCAT es una de ellas, de las que ha decidido afrontar la situación con valentía y optimismo. Manel Carbonell, gerente de la entidad, nos cuenta que desde el inicio de la pandemia hicieron un gran esfuerzo para dar respuesta a las demandas de las familias gitanas «desde el empoderamiento», priorizando la formación y la inserción laboral en un momento especialmente complejo, estableciendo convenios con empresas para conseguir la inserción laboral de más de 90 personas en los meses de marzo, abril y mayo.

Paquito Ferreres, presidente del AGIPCAT, hace especial énfasis en la importancia de conseguir que muchas familias lograsen encontrar un puesto de empleo en tiempos de pandemia. «Abrimos una bolsa de trabajo y, con el impacto de las primeras inserciones, al poco tiempo se multiplicó», indica Ferreres. «Había una demanda de trabajo muy importante en sectores esenciales, como el control de accesos, la limpieza de espacios comerciales o el embalaje de frutas, y teníamos que aprovechar la oportunidad para que estos puestos de trabajo pudieran llegar a personas gitanas en un momento tan crítico como éste».

Así, de 220 familias que se inscribieron en la bolsa de trabajo de AGIPCAT durante los primeros meses del año, ahora ya son más de 600. Hasta ahora han conseguido que cerca de la mitad estén trabajando. Por otra parte más de un centenar de personas está participando en diferentes formaciones dentro del ámbito del transporte y de la imagen personal en diferentes ciudades catalanas, y tienen también una lista de espera para las próximas formaciones que se desarrollarán próximamente.

‘¡La vida ha cambiado y tenemos que innovar!’

Si algo está poniendo de manifiesto esta crisis sociosanitaria, es que el futuro económico y laboral más inmediato será muy diferente a lo que nos imaginábamos hace pocos meses. Y así es tal y como lo ven en AGIPCAT. Paquito Ferreres nos cuenta que desde la entidad apuestan por motivar a los más jóvenes a buscar nuevas ocupaciones laborales, diferentes a las que tradicionalmente han desarrollado gitanos y gitanas, ya que el mundo del trabajo está cambiando muy rápido. «Nosotros queremos que la gente se dé cuenta que hay oportunidades. No podemos estar siempre en la misma zona de confort, porque no habrá futuro así por nuestros jóvenes. Debemos hacer que la gente tenga ganas de hacer cosas y se debe acompañar a las familias en este sentido. La vida ha cambiado, te guste o no, seas consciente o no. La vida ha cambiado y se tiene que innovar, no nos podemos quedar al margen de los cambios sociales», esgrime Ferreres.

Ahora, las prioridades están muy claras para AGIPCAT. Para salir de esta crisis hay una generación de gitanos y gitanas más formadas que nunca, con motivación e iniciativa para hacerse un lugar en el mundo laboral. «Necesitamos formación para salir de donde estamos, necesitamos gente con formación académica, formación profesional, formación digital. El impacto de la pandemia estará presente por un tiempo largo aunque intentaremos paliar sus efectos. No queremos que esta crisis se eternice. Salir de la zona de confort nos cuesta siempre y ahora más que nunca porque estamos en medio de una pandemia y no existen las mismas oportunidades que un año atrás. Pero si no nos reactivamos, ¿dónde estaremos como Pueblo Gitano cuando pase la pandemia?», se cuestiona Manuel.

A todo ello, Ferreres apunta que «ha llegado el momento de cambiar el chip, hay que profesionalizar-se» e invita a todos a «dar un paso adelante y creer en nuestras posibilidades para salir de esta situación». Para el presidente de AGIPCAT esta situación representa también una oportunidad para apostar por la formación y alcanzar metas más ambiciosas, «nuestro objetivo es que la gente pueda tener calidad de vida a través de la educación y la formación para el trabajo. Estamos en un mundo laboral muy competitivo y tenemos que estar a la altura, debemos apostar por la profesionalidad. No nos podemos quedar atrás, el Pueblo Gitano debe ser innovador, debe ser ambicioso, no podemos ser conformistas», comenta Ferreres con tono alentador.

El salto digital en el sector de la venta ambulante

Sin ningún tipo de duda, uno de los sectores laborales más afectados por esta crisis ha sido el de la venta ambulante. Se estima que hay alrededor de 15.000 personas en toda Cataluña que se dedican a la venta ambulante, y más de la mitad de estos son gitanos. Las medidas de prevención para hacer frente a la pandemia han puesto al sector en una situación difícilmente sostenible, especialmente por el agravio comparativo de las medidas tomadas con la competencia más directa. «Al principio, entiendo que había muy poca información sobre el comportamiento del virus, y los mercados fueron los primeros negocios en ser cerrados, mientras los centros comerciales seguían abiertos. Durante la desescalada, los centros comerciales y los pequeños comercios comenzaron a trabajar antes de que los vendedores ambulantes, ¡y eso que los mercados son todos al aire libre! ¡Fueron los primeros en cerrar y los últimos en abrir! «, Se queja Carbonell sobre el efecto discriminatorio de las medidas preventivas hacia los vendedores ambulantes.

AGIPCAT junto con otras entidades como la Taula dels Marxants de Catalunya han negociado con diferentes ayuntamientos la exención de las tasas municipales por los vendedores ambulantes. Ciudades como Reus y Lleida han dejado de cobrar impuestos al sector de la venta ambulante para tratar de paliar al máximo las pérdidas económicas. Sin embargo, Carbonell nos cuenta que, durante el verano y en contraposición a otros sectores laborales, la venta ambulante no terminó de arrancar. «Cuando volvieron a abrir los mercados, la gente estaba animada, pero al fin y al cabo no ha habido ningún sector beneficiado en esta crisis. No ha venido turismo y hay muchos mercados de la costa que necesitan turismo, se ha reducido el aforo a un 30%, hay municipios que han cambiado la ubicación del mercado, y todo esto está siendo nefasto para los vendedores», explica Manel.

Por estos motivos, AGIPCAT ha decidido sacar adelante una página web para que todos los marchantes puedan vender en línea sus productos. www.mercaweb.org abrirá sus puertas en breve y permitirá a los vendedores ambulantes dar el salto al mundo digital. Desde la agrupación de entidades también ofrecerán asesoramiento y apoyo técnico, formaciones en alfabetización digital, fotografía o administración para facilitar que se pueda sacar el máximo provecho a esta nueva herramienta.

Ferreres nos cuenta que esta es una iniciativa para ayudar al mundo de la venta ambulante y que, en ningún caso, es la sustitución de los mercados de toda la vida, sino una herramienta complementaria. «Con esta web buscamos reactivar el sector de la venta ambulantes con nuevas herramientas, porque con las mismas que hasta ahora hemos funcionado será muy difícil continuar. Hay que buscar otras alternativas. Hoy todo el mundo tenemos televisión, móviles, todos sabemos o estamos aprendiendo a comprar en plataformas digitales, y este es el momento ideal para dar el salto al mundo digital, para mirar al futuro, velando más que nunca por los negocios de la gente, y generando nuevas herramientas para la economía de las personas que se dedican a la venta ambulante no se vea tan afectada«, explica Ferreres.

Más allá de la pandemia

Para AGIPCAT el papel de las administraciones es clave en la superación de la crisis y les reclaman políticas que promuevan el empoderamiento y la iniciativa de la población gitana, «tenemos que huir de políticas asistencialistas, sino nos encontraremos con tasas de paro superiores a las de antes de la pandemia. Tenemos que buscar mecanismos para que podamos acceder al mundo laboral, y debemos aprender de las anteriores crisis para que no nos pase lo mismo», reivindica Carbonell.

A pesar de la importancia de políticas efectivas, la agrupación de entidades gitanas sitúa la responsabilidad en el movimiento asociativo y en la población gitana. «Si el mensaje de las entidades es que nos tenemos que formar, que tenemos que luchar y que tenemos que ser uno de los motores de inserción laboral, si hacemos proyectos estimulantes para la gente joven, ellos participarán. Pero somos nosotros que los tenemos que abrir la puerta. El Pueblo Gitano no podemos estar encerrados en las cuatro profesiones de siempre. Ahora hay muchas más posibilidades», argumenta Carbonell.

Y aunque el panorama actual, marcado por las medidas de prevención, puede ser desalentador, el mensaje para salir reforzados de esta situación del presidente del AGIPCAT es muy claro, «estamos acostumbrados a pensar en el día a día, nunca en el día de mañana, y eso pasa factura. Tenemos que pensar en formarnos, en profesionalizarnos y poder tener mejor calidad de vida que hasta ahora».

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply