2000 Barcelona Rumbera

2000 Barcelona Rumbera

Barcelona recoge el éxito y la movida de las olimpiadas y se vuelve a vestir de rumba por todo lo alto.

El siglo XXI trae consigo a última generación de rumberos, son los que han aprendido de los que convivimos con los grandes maestros y, con la lección bien aprendida, nos han acabado por dar una buena vuelta de tuerca musicalmente hablando. Ellos tienen el conocimiento de las raíces, las nuevas tecnologías y han estudiado música, cosa que nosotros nunca hicimos. No solo son músicos, sino que además se han atrevido con el mundo de la producción, creándose un sitio entre los más grandes y ganándose su admiración.

Su constancia y frescura los pone en la primera división de la rumba catalana. Llevan a cabo un montón de producciones con grupos y artistas que se incorporan a la familia rumbera. Artistas como Yumitus, Petete, Johnny Salazar, Jack Chakataga, Jumitus Tutupa son los que ahora tienen toda la información de cincuenta años de historia rumbera, la herencia genética de sus padres y, sin lugar a duda, están consiguiendo llevar la rumba a un nuevo nivel.

Se fusionan entre ellos y con otros grupos, con otras raíces culturales, como por ejemplo con el Pueblo Amazigh, fusionando la rumba y la música árabe, o fusionando la rumba con el funky de Fundación Toni Manero. Nacen nuevos grupos también de hijos de grandes rumberos como Chiqui Amaya, hijo de los Amaya; Cocho, hijo de los Chavos; Lady Gipsy, nieta de la Tía Selu, quien acompañó a Peret en todas su grabaciones; Cuatro de la Cera, que cuenta con un nieto de Chacho y con músicos de la nueva hornada como Rambo, Toni Reyes, Ricardo Tarragona Junior, Jesús Ximénez; Factoría Chakataga que, en su fusión de funky, jazz y música latina, reúne a músicos como Jack Tarradellas, Toni Reyes, Petete y Chiqui Maya, Santi Ximénez o Cocho Giménez.

Todos ellos representan la nueva generación rumbera, aunque ya tienen a los más jóvenes pisándoles los talones, tomando nota de ellos y preparándose para subir ‘al ring de la rumba’.
Para mí, que los he visto nacer es un orgullo ver como la herencia, que nosotros recibimos de los mejores artistas, sigue transmitiéndose de padres a hijos. Ellos han nacido rumberos por genética y ya de pequeños sueñan con ser rumberos.

Barcelona se viste de rumba porque aún son muchos los grupos que ven la luz con diferentes estilos de rumba que no tardan en cautivar a la juventud, como hizo Gato Pérez en su momento. Nace un nuevo movimiento rumbero con mestizaje, tomando como referente nuestra rumba y ejecutándola a su manera. Ellos evolucionan la rumba, la hacen como la sienten y es algo que hay que respetar y admirar porque verdaderamente funciona y les siguen multitud de jóvenes.

Significativo es el nacimiento en Barcelona de la asociación Foment de la Rumba Catalana, FORCAT, una iniciativa de Txarly Brown que en poco tiempo recoge a más de ochenta grupos de rumba, juntando a veteranos y a jóvenes. FORCAT organiza la diada de la rumba cada año con un éxito desmesurado, se hacen talleres de percusión, de ventilador, de palmas, de baile, se vende música y libros, en un festival que puede llegar a durar más de seis horas, con más de cincuenta grupos en directo, produciéndose colaboraciones entre grupos diferentes y haciendo de la rumba una gran familia. Esa hermandad entre diferentes generaciones de rumberos nos ha llenado de orgullo a los más veteranos, también a los jóvenes, que tienen la oportunidad compartir escenario y actuación con los que fuimos los herederos de la rumba.

Reitero que en este y en los capítulos anteriores me he centrado en lo que más de cerca he vivido y en la evolución de los que se han criado con nosotros, pero evidente mente hay mucha gente de la que tengo que hablar y que también fueron iconos de la rumba y que son parte de la historia rumbera. Me encantaría poder contarlo todo paso a paso pero necesitaría muchísimos capítulos y desgraciadamente tengo que resumir un poco pero al igual que Tarantino, en próximos capítulos, retrocederemos a mis recuerdos para que aquellos que dedicaron su vida a la rumba no queden en el olvido, no sería justo. Hay muchos que han sido historia y que hoy día nadie conoce.

Continuará.

Sobre el autor

Leave a Reply