Los estudiantes del Grupo de Acceso a la Universidad se preparan para las pruebas de selectividad desde el confinamiento en casa

Los estudiantes del Grupo de Acceso a la Universidad se preparan para las pruebas de selectividad desde el confinamiento en casa

Leo Fernández ya no recuerda lo que estaba estudiando justo antes de que se decretase el Estado de Alarma y se anulasen las clases presenciales del Grupo de Acceso a la Universidad (GAU), “te mentiría si te dijera lo que estábamos estudiando, ha pasado mucho tiempo”, y es que han pasado ya prácticamente tres meses desde que todos los estudiantes de este país abandonasen las aulas y se vieran en la obligación de convertir sus casas en espacios de estudio.

El reto es especialmente difícil para aquellos que se presentan a una prueba como la EVAU (antigua selectividad) en la que se van a jugar su futuro, en la que la nota que consigan marcará si pueden acceder o no a la carrera deseada. Y si ésta es la prueba que más inquietud despierta siempre entre los estudiantes, este año las dificultades serán mayores.

Leo trabaja como mediadora en un proyecto comunitario en el barcelonés barrio de Roquetes y durante el confinamiento ha seguido teletrabajando en casa. “Llevamos más de dos meses encerrados, yo sigo trabajando desde casa y a mí estar todo el día con el ordenador me cuesta bastante, y si después de la jornada laboral tienes que hacer otras dos horas más de clases por ordenador, se te hace todo un poco más pesado”, nos explica Leo.

A pesar de las dificultades, Leo nos explica que sigue intentando “llevar el temario al día” y que espera aprobar, pero si no lo consigue, seguirá intentándolo el próximo año. Su sueño es estudiar el grado de Trabajo Social.

Una nueva oportunidad en la vida

Durante los últimos años, el Grupo de Acceso a la Universidad ha conseguido que 35 personas gitanas hayan podido alcanzar su sueño universitario. En 2011 el Plan Integral del Pueblo Gitano ponía en marcha esta formación de familiares, orientada a facilitar que gitanos y gitanas que en su día no habían podido estudiar se animasen y se preparasen para la prueba de acceso a la universidad para mayores de 25 o 45 años. Mediante esta prueba no se requiere tener la ESO ni bachillerato aprobado. Es un salto directo a la universidad para personas adultas, la ruta perfecta para muchos gitanos y gitanas hoy.

En esta edición del GAU, 26 de sus alumnos se inscribieron para realizar la EVAU, sin embargo, Jorge Fernández, técnico de apoyo a los estudiantes del GAU y estudiante del Grado de Trabajo Social, nos explica que eso fue antes de que se decretase el Estado de Alarma, “esta situación ha generado ansiedad, temor, ha provocado un cambio emocional tremendo en muchos estudiantes, mucha incertidumbre, las fechas se han modificado, …”.

“Estamos en nuestras casas y la mayoría de alumnos no sólo tiene un hijo, sino que son varios, y tener un lugar donde poderse concentrarse y aplicarse está siendo una gran complicación para los alumnos. Antes muchos de ellos se podían desplazar a las bibliotecas, a centros cívicos, estudiar en pequeños grupos, pero ahora tienen que estar en casa, con todo lo que comporta en un momento como este”, nos explica Jorge.

Esa es la situación en la que se encuentra Carlos Hernández, “el problema que tengo es poder encontrar un lugar y un momento en silencio para poder concentrarme como requiere un examen como este, entre el trabajo y los hijos me tienen bastante absorbido”, y es que Carlos es uno de esos pequeños héroes que está compaginando el cuidado de dos hijos de menos de dos años con el teletrabajo, y además en este caso como técnico educativo en una entidad gitana apoyando a estudiantes de secundaria con sus deberes.

Este es el segundo año de Carlos en el GAU, el año pasado consiguió aprobar una parte de la EVAU, las asignaturas específicas, y este año sólo tendrá que aprobar la parte del examen formada por las asignaturas comunes para lograr acceder a la universidad. Se debate entre el grado de educación y el grado de pedagogía, pero tiene muy claro que su futuro está ligado al mundo de la educación.

El apoyo que Carlos está encontrando en sus compañeros y profesores hace que las dificultades que está teniendo en esta circunstancia de confinamiento sean más ligeras. “Si tuviera que resaltar algo del GAU es el ánimo que nos están dando desde el profesorado, desde el equipo del Plan Integral del Pueblo Gitano y también del resto de compañeros. Yo estaba bajo de ánimo por la situación y he recibido un gran apoyo”, explica Carlos.

Precisamente Jorge Fernández nos cuenta que, como técnico de apoyo a los alumnos, sus tareas han cambiado mucho a raíz de la situación de pandemia. De hacer un seguimiento de la adaptación de los alumnos a las clases, a las diferentes temáticas y profesores, Jorge ha pasado estos días a “ver cómo están emocionalmente, orientarles y buscar recursos para que puedan superar esta situación de crisis, informarles sobre los ERTEs, temas relacionados con el pago de hipotecas o alquileres, ayudas para alimentación, y tratar de motivarles y animarles a que hagan todo lo posible para afrontar los exámenes”.

El compromiso del profesorado

Justo cuando se decretó el Estado de Alarma, el Plan Integral del Pueblo Gitano reaccionó rápidamente para que todos los alumnos tuvieran un poco de certeza en un momento cargado de incertidumbres. Aunque la situación obligó a detener las clases presenciales, en seguida volvieron a arrancar, pero en esta ocasión de manera virtual y respetando exactamente el mismo horario que habían seguido a lo largo del año para que el grupo pudiera mantener los hábitos de estudio.

El compromiso y la dedicación del profesorado están siendo claves para que el grupo de alumnos pueda seguir adelante. Jacob Cortés, profesor de Estadística del GAU e ingeniero aeronáutico, nos explica que desde que empezó el Estado de Alarma el trabajo de comunicación con los alumnos se ha multiplicado, “hemos reforzado mucho la comunicación con los alumnos, hemos creado grupos de wasap por cada asignatura para resolver cualquier duda, también por correo electrónico, por teléfono, por cualquier medio que los alumnos puedan usar”.

Uno de los grandes retos para el profesorado está siendo adaptar la metodología a los medios virtuales. Jacob nos cuenta que para él ha supuesto un gran esfuerzo, “es muy difícil hacer una clase de matemáticas sin los alumnos delante y sin la pizarra. He tenido que preparar las clases utilizando programas como Excel, Word o Power Point para facilitar que los alumnos puedan entender el temario, y mantener mucho contacto con ellos para resolver dudas” .Pero para Jacob todo el esfuerzo extra tiene sentido ya que según nos explica “el grupo de alumnos se está esforzando mucho y están siguiendo el temario, y hay que tener en cuenta que muchos de ellos están pasando por situaciones familiares y laborales muy complicadas”.

Los exámenes se han aplazado al próximo 18 de julio y las expectativas del equipo del Plan Integral son altas, a pesar de las dificultades del momento. Jorge Fernández nos explica que el año 2017, cuando él mismo aprobó junto a otras 6 personas más, marcó una antes y un después en el proyecto y que las personas que llegan a esta iniciativa lo hacen con las ideas muy claras. “El éxito de aquella edición no fue simplemente que siete personas aprobásemos y llegásemos a la universidad, sino que además todos éramos de barrios y municipios diferentes, y desde entonces todo el mundo conoce a alguien que lo ha conseguido muy cerca. El año pasado llegaron a la universidad 16 participantes del GAU. Ahora la gente no viene a hacer un ‘cursillo’ y a ver qué tal, sino que vienen con el ejemplo de otros que lo han conseguido antes y quieren también conseguirlo”, explica Jorge.

Ahora sólo queda esperar a que los participantes de esta edición del GAU tengan el mismo éxito que sus predecesores y que las universidades catalanas sean cada vez más gitanas.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies