Conozcamos mejor este virus. Entrevistamos a Libertad Heredia y Manuel García

Conozcamos mejor este virus. Entrevistamos a Libertad Heredia y Manuel García

El pasado mes de marzo Europa entera se paralizó. Colegios, restaurantes, lugares de ocio, espacios culturales, comercios y fábricas cerraron, las familias quedaron confinadas en casa y los desplazamientos se restringieron al máximo. Una crisis sin precedentes causada por un pequeño virus bautizado con el nombre SARS-Cov-2 sobre el que aún existen innumerables interrogantes. Para conocer más cerca este virus hemos entrevistado a Libertad Heredia, bióloga especializada en neurociencia e inmunología, y a Manuel García, doctor en nanociencia aplicada a la biomedicina.

El primer de los interrogantes que se plantea la comunidad científica y, prácticamente, la totalidad de los humanos es saber cuándo, cómo y porqué se originó este nuevo virus. Oficialmente, China informó del primer caso de Covid-19 el 31 de diciembre de 2019, rápidamente el virus empezó a propagarse y los primeros casos se relacionaron todos con el mercado de animales y mariscos de Wuhan. Rápidamente el murciélago se convirtió en el principal sospechoso. Manuel García nos advierte que de momento no hay nada demostrado científicamente, aunque parece lo más probable. “Hay muchas publicaciones científicas, sobre todo de China, que explican el origen del virus. Pertenece a la familia de los coronavirus e, investigando otros virus que se han dado en el pasado, todo apunta a qué proviene del murciélago, un animal con mucha capacidad para infectar a otro tipo de mamíferos o huéspedes intermedios antes de saltar al ser humano. Lo que aún no se ha demostrado concretamente que provenga del murciélago, pero todo apunta a que sí”, matiza Manuel.

A Libertad Heredia no le extraña que haya surgido un virus como este. “Es muy normal que este virus se haya originado en otro animal y que a ese animal no le haga nada y que al pasar a los humanos sea mucho más maligno. No es nada raro que surjan enfermedades así, hay muchas enfermedades que se transmiten por vectores animales, o por el hecho que el animal sea el propio foco infectivo. Tenemos por ejemplo la toxoplasmosis o la malaria. Existen muchas enfermedades causadas por parásitos, bacterias o virus cuyo huésped previo es otro animal”, nos explica Libertad.

Para Manuel, la zoonosis -como se conoce a la transmisión de enfermedades de animales a humanos- no es tampoco algo extraño, “es algo que pasa a menudo pero no somos tan conscientes. Basta una pequeña mutación para que un virus sea capaz de saltar a otra especie. Las variaciones genéticas en los virus pueden ser espontáneas y completamente al azar, y se pueden dar por motivos muy variados, por lo que es imposible de predecir”.

¿Están creciendo las epidemias y pandemias víricas en el siglo XXI?

En las dos últimas décadas hemos conocido muchas epidemias y pandemias originadas por virus de origen animal que han acabado causando verdaderos dramas humanitarios y económicos. El brote de SARS-CoV de 2002, la gripe aviar de 2004, la gripe porcina de 2009, el brote del MERS-CoV de 2012, los continuos brotes de ébola desde 2014 y este brote de SARS-CoV-2 hacen presagiar que este tipo de situaciones pueden ser más frecuentes.  Libertad relaciona estos eventos con una mayor movilidad de las personas. “No creo que ahora haya más virus, sino que hay un mayor movimiento de personas que al final facilita que se generen estas pandemias. En este caso el problema hay sido que la primeras personas contagiadas viajaron o se relacionaron con personas que viajaron, y de esta manera se ha expandido un virus que podría haber quedado localizado”, explica Libertad.

Manuel García también nos advierte que no estamos ante un nuevo escenario, simplemente tenemos más información y conocimiento que el siglo pasado. “Hay que tener en cuenta que ahora, en la era digital, en la globalización, nos permite estar más al tanto en cada momento, antes no teníamos tantas fuentes de información. En el pasado también sucederían este tipo de virus y contagios pero no éramos tan conscientes. Las mutaciones genéticas de las que derivan son un fenómeno natural. La investigación médica también ha avanzado mucho. Ahora podemos saber de dónde viene una patología y de dónde no, antes no se podía. Por ejemplo, la peste negra del siglo XIV mató a decenas de millones de personas en todo el mundo, y no se tuvo conocimiento hasta hace relativamente poco que procedía de una bacteria”.

Paralelismos con la gripe española de 1918

Revisando registros del pasado, esta pandemia tiene muchos paralelismos con la gripe española de 1918, las calles se quedaron vacías, los trabajadores no acudían a sus puestos de trabajo, la gente salía con mascarillas a las calles, los hospitales se vieron desbordados y los edificios públicos se convirtieron en hospitales de campaña. El brote empezó en marzo de 1918 y desapareció en verano de 1920.

Ahora, muchos tienen la esperanza que, al igual que sucedió con la gripe española, con el verano el virus pueda desaparecer. Sin embargo, Libertad Heredia nos avisa que muy probablemente no suceda algo así. “Hace falta muchísimo calor para eliminar a un virus. Es cierto que en verano hay menos casos de gripe o de resfriados, pero no es porque el calor haya acabado con el virus, sino porque nuestro sistema inmune está mejor, pero los virus siguen presente. Con el frío, nuestro sistema inmune se resiente y es cuando sufrimos más las enfermedades causadas por los virus de la gripe y de los resfriados”, explica Libertad.

Manuel García esgrime que, en realidad, la gripe española no desapareció sin más, sino que mutó y sigue presente. “La gripe española estuvo causada por un influenza virus, y no desapareció, acabó mutando y dando lugar a diferentes tipos de influenzavirus, del tipo A, que son las que han causado la gripe aviar, la gripe porcina. No diría que el virus se ha terminado, sino que se ha extinguido para dar paso a otro tipo de mutación, dando lugar a otros tipos de virus”.

“El problema es que no sabemos cómo va evolucionar este virus. Si tuviera poca capacidad de mutación, a la larga nuestro sistema inmune lo reconocería y sería capaz de eliminarlo, porque tendríamos anticuerpos para luchar contra él. En ese caso podría acabar desapareciendo o que haya muy poca incidencia. Pero si el virus es capaz de cambiar cada año como sucede con la gripe, no tendremos más que luchar contra él siempre”, nos avisa Libertad.

El reto de la comunidad científica: una vacuna

Aunque no ha pasado mucho tiempo, parece una eternidad desde que tuvimos las primeras informaciones desde China de un nuevo virus. Desde entonces la comunidad científica está trabajando arduamente para poder responder a todos los interrogantes que está planteando esta pandemia. Para Libertad Heredia, ahora el principal reto es elaborar una vacuna. “Con una vacuna educamos a nuestro cuerpo a reconocer y atacar al virus de una manera mucho más rápida que si se encuentra al virus sin información anterior. El reto es encontrar una vacuna que funcione. El proceso de hacer una vacuna suele ser muy largo y si, además, tenemos un virus del que prácticamente no tenemos información y no conocemos bien los anticuerpos que genera el cuerpo, no conocemos que parte del virus ataca al cuerpo, se hace muy difícil. Se necesita también analizar muy bien los anticuerpos de la gente que ya ha superado la enfermedad. Hasta entonces, no podremos tener una vacuna”.

Manuel nos advierte que si no conseguimos una vacuna “cuando vuelva a surgir un brote, tendremos que volver a confinarnos” y nos avisa que de momento los primeros resultados conseguidos con vacunas para el SARS-CoV-2 no están siendo óptimos. “La mayoría de vacunas que se están haciendo no protegen de infección a otros y pueden causar complicaciones haciendo que el paciente se encuentre aún peor”.

Manuel también nos explica que otro de los principales retos es mejorar la detección mediante nuevos test. “Otra de las labores de la comunidad científica es el desarrollo de nuevos test para diagnosticar la presencia del virus y realizarlos a toda la población posible. Es importante saber si una persona tiene el virus, si es portadora, si lo ha pasado o si no”.

Un futuro con normalidad, pero con precauciones

Después de seis semanas de estado de alarma, las medidas de desconfinamiento empiezan a aplicarse comenzando por los más pequeños. Poco a poco el país debe ir recuperando la normalidad, Libertad nos comenta que la amenaza del virus sigue presente y habrá que tomar precauciones. “Creo que va a ser difícil, porque el virus sigue estando presente. Si cuando acabe el estado de alarma salimos a la calle y nos comportamos como siempre, vamos a propagar de nuevo el virus, porque hay gente que sigue estando infectada. Respecto comportamiento debemos ir con cuidado. Que podamos salir a la calle no significa que podamos abrazar al vecino, deberíamos ir con cautela, manteniendo las distancias, lavarnos mucho las manos, cuidado de higiene y manteniendo distancia con la gente”.

Manuel García también coincide en ser cautelosos, “como aún no hay una vacuna, las personas no somos inmunes, salvo que lo hayamos pasado, y tendremos que acostumbrarnos un poco a incorporar esos hábitos a nuestro día a día: protegernos mejor, utilizar mascarillas, guantes, desinfectar todo cuando lleguemos a casa y mantener distancia con las personas”.

Manuel también propone no alarmarse tampoco más de la cuenta, puesto que mucha gente “quizás están más asustadas de lo que deben”, y recomienda coherencia y responsabilidad. “Debemos ser más consciente y coherentes, no podemos dejar de hacer cosas que son importantes y que pueden acabar por perjudicarnos si no las hacemos como, por ejemplo, ir al médico si se tiene cualquier otra dolencia”.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies