Hay valores que la sociedad mayoritaria ha perdido pero que siguen vivos gracias al pueblo gitano y son muy necesarios para la convivencia

Hay valores que la sociedad mayoritaria ha perdido pero que siguen vivos gracias al pueblo gitano y son muy necesarios para la convivencia

Cristina Vázquez es una gitana de 33 años que vive en el barcelonés barrio de Bon Pastor. Madre de dos hijos, decidió volver a estudiar para ofrecer un mejor futuro a sus hijos. Hace dos años que se prepara para las pruebas de acceso a la universidad para mayores de 25 años y está finalizando también una formación como mediadora desarrollada por el Pla Integral del Poble Gitano y la Universitat de Girona, gracias a la cual acaba de acceder a un trabajo como mediadora comunitaria en su propio barrio.

Cristina considera que la educación es la principal herramienta que tiene como madre y como mujer para facilitar el mejor de los futuros posibles a sus hijos. “Principalmente decido volver a estudiar por mis hijos. Un día, mi hija me hizo una pregunta y el hecho de no poder ayudarla, orientarla, o simplemente contestarla, hizo replantearme totalmente mi vida. Además también supongo que tenía una necesidad escondida y, a raíz de la pregunta de mi hija, despertó la necesidad de luchar por encontrarme conmigo misma. Yo creo que todo el mundo tenemos la necesidad de superarnos cada día como personas, como seres humanos. También uno de los principales motivos por los que decidí cambiar y ponerme a estudiar fue para mejorar mi situación. Hoy día, los trabajos a los que puedes acceder sin formación son muy precarios, de muchas horas, mucho esfuerzo físico y mal pagado, y la única salida que veo es formarme y prepararme como herramienta para poder revertir mi situación y el futuro de mis hijos”.

Para ella, estudiar no sólo representa una forma de mejorar su situación o la de su familia, sino que su motivación académica va, también, ligada a su propia comunidad, el pueblo gitano. “Me encanta el trabajo social, el poder tener las herramientas para poder ayudar a la gente. Las situaciones de necesidad que he vivido han hecho que me dé cuenta que tener las herramientas, o  tener la información para ayudar a las personas que realmente lo necesitan, es muy potente y necesario. Por otro lado, también me atrae mucho el mundo de la Criminología y la Psicología. Me gusta mucho observar a las personas, su comportamiento, una mirada, los gestos, el lenguaje no verbal, me dice mucho de la situación y eso tiene que ver mucho con la mediación”.

A través de formación vas a ser una versión mejorada de ti mismo

Tradicionalmente, dentro de la cultura gitana, los gitanos adultos y con mayor experiencia vital han ejercido como mediadores naturales dentro de la propia comunidad gitana. Ahora Cristina está finalizando un curso de Especialización en Mediación y explica que “esta formación no le quita valor al conocimiento y habilidades que alguno gitanos adquieren de manera natural, simplemente es adquirir nueva información, es mejorar lo que tú tienes. Podemos ser gitanos y podemos adquirir conocimientos, una cosa no quita la otra.  A veces he escuchado lo típico de que ‘una mujer gitana no estudia porque entonces ya no es gitana ’, eso es completamente falso. Tú vas a seguir siendo quien eres, simplemente que a través de formación vas a ser una versión mejorada de ti mismo, y con la mediación igual. El gitano ha tenido la facilidad de que toda la vida ha sido mediador por naturalidad y, con este curso, lo que hacemos es adquirir nuevas herramientas. La sociedad cambia, las personas cambian, el mundo va evolucionando y con la formación adquieres unas herramientas, que además de las tuyas, sirven para mejorar tu mochila”.

Tradicionalmente, el papel de la mediación dentro de la comunidad gitana había quedado reservado para la figura de hombres adultos. Con su nuevo trabajo como mediadora comunitaria en Bon Pastor, Cristina vive con emoción poder representar a las mujeres gitanas del barrio. “Me siento privilegiada y dichosa de ser pionera en un proyecto como éste. Es muy gratificante poder representar a las mujeres, ese papel de la mujer, de la madre, de la mujer gitana, de estar por su familia, por sus hijos, de la educación, del cuidado de la casa, pero también estoy orgullosa de representar el papel de la mujer implicada, participar con las demás vecinas, con las demás madres, preocupada como cualquier otra mujer”.

Los prejuicios que existen sobre la mujer gitana serán una de las grandes barreras que Cristina deberá derribar. “Como mujer soy defensora de visualizar la imagen real de la mujer gitana. Siempre se ha dicho que la mujer gitana ha sido invisible y que no ha tenido ni voz ni voto, pero eso creo que es totalmente erróneo. Las mujeres gitanas cumplen con una función preciosísima en cuanto a la educación de los hijos, en cuanto al entorno, en cuanto al hogar, en cuanto al trabajo que desarrolle fuera. Creo que tenemos un sexto sentido desarrollado que nos capacita para obtener más visión sobre una determinada situación, y eso es fundamental para la hora de mediar”.

¿Cómo participar si estás de día y de noche sobre cargado de preocupaciones y tensiones?

Uno de los objetivos de Cristina será conseguir una mayor participación de los gitanos en el barrio. Para ella “hay muy poca información sobre los recursos que existen en el barrio, y sin información no hay recursos, si no hay información no hay relaciones, no hay vínculos, si no hay información, se siente desconocimiento, se da lugar a los prejuicios, a la rumorología, a los conflictos, al temor, se da lugar a muchas situaciones que se pueden evitar”.

La situación de precariedad socioeconómica que afecta a muchas familias gitanas es, para ella, otra de las barreras que impiden que gitanos y gitanas puedan participar con normalidad en la vida social del barrio. “Muchas familias sobreviven de una manera muy precaria, no tienen los recursos adecuados, y el día a día supone un sobresfuerzo increíble, físico y mental, que no te permite entrar en dinámicas sostenidas en el tiempo, ¿cómo participar si estás de día y de noche sobre cargado de preocupaciones y tensiones?”.

Me gustaría que la gente conociera ese pueblo gitano al que yo estoy acostumbrada

Frecuentemente se achaca la difícil convivencia entre gitanos y no gitanos a diferencias culturales, no obstante, Cristina opina que “la convivencia es más un problema de carácter social que cultural”, provocado por “la situación de precariedad en la que vive mucha gente, por un mobiliario urbano y viviendas que no están habilitadas”. Cristina explica que en estas situaciones “es normal la ocupación masiva de espacios públicos. Si no tienes una vivienda en condiciones, ¿dónde vas a ir? Pues donde estés un poco más cómodo. Realmente creo que deberíamos verlo como una oportunidad para crear vínculos, son oportunidades que tenemos que utilizarlas para construir y no para vivirlas como un problema”.

Para Cristina, una de las vías para mejorar la inclusión de los gitanos en el barrio pasa por “cambiar la imagen de la mujer gitana y del pueblo gitano, poder mostrarle al mundo y al barrio que todavía hay muchos prejuicios”, y matiza que le gustaría que “la gente conociera ese pueblo gitano al que yo estoy acostumbrada, esas costumbres a las que yo estoy acostumbrada, esos valores a los que yo estoy acostumbrada. Todo eso puede ser de beneficio y enriquecimiento para el barrio. Hay valores que hoy día siguen vivos gracias al pueblo gitano, que la sociedad mayoritaria ha perdido pero que son muy necesarios para la convivencia”.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies