El proyecto de investigación UNIROMA ha elaborado un conjunto de recomendaciones para mejorar la inclusión del alumnado gitano en las universidades

El proyecto de investigación UNIROMA ha elaborado un conjunto de recomendaciones para mejorar la inclusión del alumnado gitano en las universidades

La presencia de personas gitanas en las universidades continua siendo muy escasa. Pese a que en los últimos años se están dedicando muchos recursos por parte de administraciones públicas y entidades sociales a mejorar el éxito educativo entre la población gitana, la mayor parte de estos recursos se dedican a las etapas educativas obligatorias., y los alumnos y alumnas gitanas que consiguen romper el techo de cristal y acceder a la educación postobligatoria, frecuentemente carecen del mismo apoyo y atención recibidos en etapas previas.

El proyecto de investigación ‘UNIROMA: Gitanas y gitanos en la universidad española’ ha tratado de acercarse a una realidad ínfimamente analizada, como es la de los universitarios y universitarias gitanas, a pesar de que la población gitana es la principal minoría étnica en España y Europa.

Durante más de dos años, el equipo de investigadoras de la Universidad Autónoma de Barcelona liderado por Ainhoa Flecha y Olga Serradell han recogido información mediante entrevistas, cuestionarios y grupos de discusión con estudiantes universitarios gitanos para conocer cómo es su día a día y cuáles son las dificultades a las que hacen frente. Todo ello con la finalidad de definir acciones basadas en evidencias científicas que sirvan para aumentar el número de gitanos y gitanas que logran graduarse en las universidades españolas.

Entre las principales barreras detectadas por la investigación se encuentran en, muchos casos, la falta de recursos económicos y materiales, la dificultad para conciliar la vida laboral, familiar y académica –puesto que un número significativo de los estudiantes gitanos son madres y padres–, la falta de referentes universitarios dentro de sus familias y comunidades, la falta de orientación académica y la distancia cultural que viven en las universidades, incluso el racismo.

Entre las recomendaciones realizadas por el equipo de investigación encontramos medidas para impulsar la colaboración entre estudiantes gitanos, el desarrollo de programas de mentoría, mejorar el apoyo económico mediante el aumento de becas o programas de prácticas remuneradas, facilitar la inserción profesional del alumnado universitario, potenciar diferentes acciones de apoyo educativo y, finalmente, promover la presencia y visibilidad de la cultura y personas gitanas en el contexto universitario.

Cuadro con las recomendaciones del proyecto de investigación ‘UNIROMA: Gitanas y gitanos en la universidad española’

Durante todo el proceso de investigación, el Plan Integral del Pueblo Gitano de Cataluña (PIPG) ha colaborado incorporando profesionales al equipo de investigadores, al consejo asesor del proyecto y facilitando la difusión y el contacto con estudiantes gitanos universitarios.

Fernando Macías, miembro del equipo técnico del PIPG y colaborador en la investigación, considera que esta investigación representa un paso muy importante porque “es la primera vez que el programa I+D del Gobierno de España focaliza una investigación con estudiantes gitanos universitarios” y porque ofrece datos de una realidad que no se había estudiado con anterioridad. “Ahora conocemos cual es perfil del alumnado gitano universitario, sabemos cuáles son sus principales barreras y cuáles son las barreras que comparten con otros colectivos y, a partir de ese conocimiento, ya se pueden establecer medidas”, explica Macías.

Entre los datos más relevantes arrojados por la investigación, Fernando destaca que la mitad de los gitanos y gitanas universitarias representan estudiantes no tradicionales ya que han accedido a la universidad por vías no tradicionales como el acceso a mayores de 25 años, o llegan a la universidad con cargas familiares, con una situación económica vulnerable, o porque son la primera generación de estudiantes universitarios en sus familias.

Otra de las conclusiones del estudio destacadas por Macías es que “los prejuicios y estereotipos sobre la población gitana siguen muy presentes en las aulas universitarias y constituyen una barrera importante para su inclusión en el sistema universitario”.  

Previamente a la investigación, el Plan Integral del Pueblo Gitano de Cataluña ya poseía un fuerte compromiso con la promoción de la formación universitaria entre las personas gitanas, por lo que desde hace varios años desarrolla acciones para facilitar la incorporación de estudiantes gitanos a las universidades como el acuerdo alcanzado con el Consejo Universitario en 2018 para la reserva de plazas para alumnado gitano en los diferentes grados universitarios ofrecidos por universidades públicas catalanas y la Universidad de Vic,  además de los programas propios de becas y seguimiento de estudiantes.

El compromiso del PIPG con las nuevas recomendaciones elaboradas por el proyecto UNIROMA es compartirlas con las administraciones competentes en este asunto como la Secretaria General de Investigación y Universidades de la Generalitat de Cataluña o el Consejo Interuniversitario de Cataluña para que puedan incorporarlas y facilitar que el Pueblo Gitano esté cada vez más presente en las universidades.

 

Sobre el autor

Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply