Retos actuales en la intervención con población gitana del este en Cataluña

Retos actuales en la intervención con población gitana del este en Cataluña

La Red ROMEST realizó el pasado 26 de enero una jornada de intercambio de experiencias para analizar los retos actuales en la intervención con población romaní procedente de este de Europa presentes en Cataluña. 

La Red para el observatorio de la población gitana del este de Europa en Cataluña (ROMEST) es una agrupación de entidades y servicios que trabajan de manera colaborativa para dar atención a las necesidades sociales de la población gitana que emigra del este de Europa a Cataluña. Entre las entidades que participan en la red se encuentra VINCLE, associació per a la recerca i l’acció social –coordinadora de la red–, la Fundación Secretariado Gitano, la Fundació Privada Pere Closa, SOS Racisme, la Fundació Ateneu Sant Roc, la Fundació Cepaim, la Fundació Idea o la Fundació Surt entre otras.

Bajo el título ‘Retos actuales en la intervención con población gitana del este en Cataluña’, la Red ROMEST organizó una jornada de reflexión con el apoyo de la Dirección General de Acción Cívica y Comunitaria (DGACC) del departamento de Derechos Sociales de la Generalitat de Cataluña. Mediante diferentes ponencias y mesas redondas, técnicos y expertos pudieron analizar las principales problemáticas a las que hacen frente las personas gitanas en su proceso migratorio.

Cesca Domènech, directora general de Acción Cívica y Comunitaria no pudo acudir al acto por imperativos laborales, pero envió un mensaje de apoyo desde el gobierno de la Generalitat, agradeciendo a la organización ofrecer este espacio «porque nos ayudan a pensar y reflexionar y a centrar el foco para poder construir políticas más efectivas».

Inauguró las jornadas Marta Eugènia, Directora General de VINCLE, enfatizando el trabajo conjunto que realizan las diferentes entidades para hacer posible una mejor atención a las necesidades de la población gitana del este de Europa. “Esta red no sería posible sin el apoyo de la DGACC y sin la colaboración, sin el esfuerzo ni la aportación de las entidades y servicios que participan”, indicó Marta.  

Tras la inauguración oficial de las jornadas, Ana Mirga, directora del European Roma Institute for Arts and Culture (ERIAC), realizó la ponencia inicial. Mirga centró su intervención en la necesidad de “repensar la presencia de los gitanos de un modo diferente, más allá de los discursos ligados a la marginación, la problematización o el victimismo”, y enfatizó la importancia de poner en el centro de las historias nacionales las contribuciones que el Pueblo Gitano ha realizado en el ámbito cultural o económico en cada uno de los países en los que se encuentran.

A continuación, tuvo lugar una mesa de experiencias en las que Enerida Isuf y Seo Cizmich, transmitieron sus vivencias e inquietudes como gitanos de origen migrado. Enerida razonó, desde su experiencia personal, la necesidad de plantearse el significado de la palabra ‘migrante’ desde la perspectiva de las personas a las que se les aplica esa etiqueta, ya que la sociedad tiene la tendencia de incluir un gran número de connotaciones negativas a personas que, por su parte, están haciendo frente a un gran desafío por dejar atrás la seguridad de sus familias, empleos y culturas.

Por su parte, Seo Cizmich planteaba dos factores por los cuales la comunidad gitana sigue siendo marginada. Por un lado, comentaba la poca participación que se le da a la población romaní en la sociedad, impidiendo así que puedan sentirse partícipes de la misma. Por otro lado, explicó como el antigitanismo es una barrera que impide avanzar a las personas romaníes. “Tenemos que recuperar nuestra identidad, no se trata de que nos integremos en España, el Pueblo Gitano lleva 600 años en España, somos España, es hora de que nos den la participación necesaria para poder sentirnos parte de ella”, apuntó Seo.

Seguidamente tuvo lugar una mesa redonda en la que técnicos de diferentes servicios que atienden a población romaní pudieron intercambiar prácticas y experiencias. En primer lugar, David Rodríguez, técnico del servicio de protección a la emergencia L’Olivar, trasladó la realidad de las chicas adolescentes gitanas de origen rumano atendidas dentro del servicio de protección, narrando realidades muy heterogéneas atravesadas por diferentes tipos de desamparo familiar.

A continuación, Oscar López, responsable del programa Rroma de la Fundación Secretariado Gitano en Asturias, explicó los ejes y metodologías de trabajo del programa, las principales acciones desarrolladas, así como los principales retos de la intervención social. Óscar también explicó las principales dificultades de la población romaní en su proceso migratorio, como por ejemplo, las barreras burocráticas que impiden su regularización, la desigualdad, la exclusión y el antigitanismo. «Tenemos que concienciar de que son ciudadanos como al resto y debemos darles una participación real que les dé acceso a un puesto laboral y en consecuencia a un NIE», apuntó Oscar como uno de los principales escollos para la inclusión de la población romaní en Cataluña.

Por su parte, Belén Arranz de Diversidades Acolle, narró el periplo migratorio de una familia que en 2006 llegó a Vigo procedente de Bucarest. El proceso migratorio de la familia se vio fuertemente influido por las dificultades en el acceso a los derechos básicos, especialmente las barreras de acceso al empleo regularizado. Arranz manifestó “Es necesario crear redes en las que se dé apoyo y se les permita buscar espacios y lugares donde quieran desarrollarse como seres humanos en el territorio europeo”.

Para clausurar las jornadas, intervinieron Marta Soler, directora técnica de VINCLE, y Ramón Vílchez, responsable del Pla Integral del Poble Gitano. Soler apuntó la necesidad de conocer la historia del Pueblo Gitano para comprender la situación actual, dando voz y participación para empoderarlos, así como crear nuevas políticas sociales que les garantice una mejor calidad de vida. Ramón Vílchez reconoció la labor que se está llevando a cabo desde la red e incidió en la importancia de ofrecer acompañamiento a la población romaní. “Únicamente dándoles este apoyo conseguiremos cambiar la situación y llegar a una normalización, aunque tardemos,  pero podremos avanzar conjuntamente”, apuntó Vílchez.

Sobre el autor

Leave a Reply