La Dirección General de Acción Cívica y Comunitaria trabaja en un proyecto para luchar contra el antigitanismo y la islamofobia

La Dirección General de Acción Cívica y Comunitaria trabaja en un proyecto para luchar contra el antigitanismo y la islamofobia

A raíz del auge de actitudes y comportamientos discriminatorios, especialmente con el Pueblo Gitano y las comunidades islámicas presentes en Cataluña, la Dirección General de Acción Cívica y Comunitaria (DGACC) ha puesto en marcha un proyecto con el objetivo de influir en la sociedad para la erradicación del racismo, la xenofobia y otras formas de discriminación, y en particular en la lucha contra la islamofobia y el antigitanismo.

El proyecto, que se titula Empowering for Inclusion y que ha sido financiado por la Comisión Europea, pretende llegar a más de dos mil jóvenes de entre 14 y 16 años de todo Cataluña mediante la red de Equipamientos Cívicos de la DGACC, institutos de secundaria y el trabajo realizado por las entidades Fundación Marianao, Tándem Social y la Agrupación de Entidades Gitanas de los Países Catalanes.

En el proyecto participarán veinte equipamientos cívicos y veinte centros educativos distribuidos por las cuatro provincias catalanas. Cada territorio contará con un dinamizador juvenil que hará que los equipamientos cívicos se conviertan en un espacio de referencia para los jóvenes en la promoción de una sociedad donde el racismo no tenga espacio.

Durante una primera fase del proyecto, los veinte dinamizadores juveniles contratados por la DGACC han realizado una formación para desarrollar el proyecto con éxito, y el pasado mes de octubre iniciaron su intervención en centros educativos y equipamientos cívicos para que los jóvenes se conviertan en motores de cambio social y referentes en la lucha contra el racismo.

Entre estos dinamizadores juveniles se encuentra Jorge González, un joven gitano del barrio de La Mina, trabajador social, que tiene la misión de formar y sensibilizar a todos los jóvenes del proyecto sobre las diferentes formas en que se ha expresado y expresa el antigitanismo en la sociedad. Jorge ha visitado más de la mitad de los centros educativos y en cada centro realiza de tres a seis sesiones formativas, dependiendo del número de alumnos.

“Todas las personas nos tenemos que sacar aquellos perjuicios que tenemos de una forma inconsciente o bien por desconocimiento. Acercando la realidad del pueblo gitano, además de mucha información al respeto, de una forma conjunta podemos ir destruyendo el encasillamiento de las personas gitanas. Me gustaría que los jóvenes comprendan que todas las personas tenemos los mismos derechos”, nos explica en Jorge, quien acaba de iniciar su intervención con alumnas de 4º de ESO.

González nos comenta que la predisposición de los centros está siendo extraordinaria y que la participación de los jóvenes es también ejemplificadora. “Cuando explico la situación de gitanos otros países, gitanos que todavía son perseguidos, en los comentarios de los alumnos ves cómo hay una gran empatía y una verdadera humanidad. Estos son los aspectos donde queremos incidir, puesto que ellos son nuestro futuro”, explica satisfecho en Jorge.

A lo largo de los próximos meses, los jóvenes que participan en el proyecto se formarán y podrán diseñar y protagonizar acciones encaminadas a apoderar a la juventud con un espíritu crítico y antirracista, para que la diversidad cultural pueda ser entendida como una fuente de riqueza y no de segregación.

Sobre el autor

Leave a Reply