La FAGiC inicia la celebración de sus 30 años de historia con un debate en la Casa del Libro

La FAGiC inicia la celebración de sus 30 años de historia con un debate en la Casa del Libro

La Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña (FAGiC) ha iniciado los actos conmemorativos de los 30 años de su creación con una jornada de reflexión con la participación de los tres presidentes que la organización ha tenido a lo largo de la historia.

El acto tuvo lugar el pasado jueves en la Casa del Libro de Barcelona y, aunque hubo limitaciones de aforo debido a la pandemia, se reunieron más de cincuenta personas para acompañar a la federación en una jornada de debate como ésta y para la entrega de los galardones del cuarto certamen literario ‘Pintamos de Gitano Cataluña’.

El debate ‘La importancia del asociacionismo en Cataluña, 30 años de la FAGiC’ sirvió para mostrar el papel capital que la federación ha tenido en la defensa de los derechos del Pueblo Gitano en tres décadas de continua transformación de la sociedad.

Los tres presidentes que ha tenido la federación en sus 30 años de vida –Manuel Heredia, José Santos i Simón Montero– fueron los encargados de poner negro sobre blanco respeto la trayectoria de la organización y las reivindicaciones del Pueblo Gitano.

El Tío Manuel Heredia, fundador y primer presidente de la federación, inició la conversación recordando los orígenes de la organización. Después de la marginalidad y la exclusión sufrida por el Pueblo Gitano durante la dictadura franquista, Juan de Dios Ramírez Heredia fue el artífice de un profundo cambio, por fin un gitano estaba presente como diputado en las políticas que se definían en el Congreso de los diputados en Madrid, hecho que caló fondo dentro de las comunidades gitanas. “El discurso de Juan de Dios para derogar los artículos antigitanos del código de la Guardia Civil me animó. Con su ejemplo teníamos que ser capaces de organizar un movimiento asociativo y político que sirviera para defender nuestro pueblo y decir ‘ya vasta!’, tal y como él estaba haciendo desde el Congreso”, explicaba Manuel Heredia.

Después de más de treinta años de historia, la valoración que sus tres presidentes hacen de la acción de la entidad es muy positiva, pero los tres concluyen que desde el ámbito asociativo no es suficiente para conseguir la igualdad entre la población gitana y el resto de la sociedad. Simón Montero, actual presidente de la FAGiC reivindica una mayor presencia gitana dentro del ámbito político. “El Pueblo Gitano es muy diverso y plural, y nuestro futuro pasa para levantarnos pacíficamente, dar un paso adelante y reclamar lo que nos pertenece como pueblo. Necesitamos que en los espacios donde se toman las decisiones importantes que afectan a toda la ciudadanía, en el Parlamento de Cataluña, haya diputados y diputadas gitanas”, reivindicaba Simón Montero.

Por su parte, el Tío José Santos, el segundo de los presidentes que ha tenido la FAGiC, subrayó que “Cataluña es pionera en el reconocimiento del Pueblo Gitano, a nuestra cultura, al genocidio sufrido, y disponemos de más instrumentos de participación política que ningún otro territorio español”, haciendo mención al ‘Intregrup’, un espacio donde representantes del Parlamento de Cataluña de diferente signo político y miembros del Pueblo Gitano debaten sobre las políticas que el Gobierno catalán diseña específicamente para la población gitana. Igualmente, Santos remarcó que todavía hace falta “un cambio en la sociedad” y facilitar que “gitanos y gitanas lleguen a ocupar posiciones de peso dentro de la sociedad catalana”, motivando a los jóvenes a recoger el relevo y dar los siguientes pasos, llegar al Parlamento.

Los tres presidentes apuntaron hacia la misma dirección, la urgencia de un mayor protagonismo y liderazgo gitano dentro del ámbito político y la generación de nuevas iniciativas, como por ejemplo la creación de un Estatuto de la Cultura Gitana, que sirva para defender y promocionar la cultura y la lengua gitana. “Nos tenemos que unir para defender que la Constitución no funciona. Tenemos derecho a mantener nuestra cultura y nuestra lengua. Nosotros somos un pueblo, sin territorio, pero tenemos derecho a un reconocimiento institucional, queremos un Estatuto de la Cultura Gitana que reconozca que somos un Pueblo más dentro del Estado”, reivindicó Manuel Heredia.

Para finalizar, Simón Montero explicó que la verdadera fuerza de la organización son las 98 asociaciones federadas, el equipo técnico y todos sus colaboradores, y que seguirán trabajando para que todas las personas que necesiten su ayuda, gitanas y no gitanas, sepan que pueden acudir a la FAGiC cuando sus derechos como ciudadanos hayan sido vulnerados.

El próximo 15 de diciembre la FAGiC celebrará su gala anual que, este año, servirá para poner el colofón final a las celebraciones por el 30 cumpleaños de la federación.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply