El Plan Integral del Pueblo Gitano ha colaborado para que autónomos gitanos y gitanas puedan solicitar las ayudas prestadas por la Generalitat de Catalunya

El Plan Integral del Pueblo Gitano ha colaborado para que autónomos gitanos y gitanas puedan solicitar las ayudas prestadas por la Generalitat de Catalunya

El último estudio comparado de la Fundación Secretariado Gitano realizado en el año 2019 ponía de manifiesto que el 47% de las personas gitanas con empleo eran autónomos, frente a un 16% entre la población general. Y, entre los autónomos gitanos y gitanas, la venta ambulante es el sector con una mayor prevalencia.

Las medidas de prevención establecidas para hacer frente a la covid han ocasionado que muchos autónomos hayan perdido gran parte de sus ingresos habituales. Por ello, la Generalitat de Cataluña ha puesto en marcha un mecanismo de apoyo económico específicamente dirigido a los trabajadores autónomos de carácter trimestral. La ayuda consiste, al igual que en ocasiones previas, en un pago de 2.000€ por trabajador.

Esta ayuda se enmarca dentro del plan de ayudas directas que el gobierno aprobó por un valor de 618 millones de euros para los sectores más afectados por la crisis. El presupuesto destinado a los trabajadores autónomos permitirá que 140.000 personas puedan beneficiarse de esta ayuda.

La convocatoria se inició el pasado 19 de febrero y expiró el 26 de febrero. Durante esos días, Alfredo Reyes, técnico del Plan Integral del Pueblo Gitano de Cataluña (PIPG), ayudó a que más de 40 personas pudieran solicitar la ayuda.

Alfredo explica que muchas personas llamaron a la oficina del PIPG pidiendo información sobre el proceso de solicitud de las ayudas y, ante la dificultad de muchas de ellas ante procesos digitales como este, hicieron un seguimiento personalizado a cada uno de los trabajadores para que pudieran tramitar la ayuda.

Desde el PIPG también se facilitó asesoramiento a diversas entidades gitanas para que, a su vez, pudieran ayudar a los trabajadores que también se dirigían a ellas.  

L’Alfredo Reyes conoce de cerca la realidad de los trabajadores autónomos ya que, antes de trabajar en el Plan Integral del Pueblo Gitano, también se dedicó a la venta ambulante

Actualmente no se permite organizar los meradillos en fin de semana, que es cuando se produce el grueso de la actividad económica. A ello hay que añadirle que muchos municipios sólo permiten montar un 30% del mercadillo, lo que implica que los vendedores sólo pueden montar cada 14 días, y no de manera semanal.

La pérdida de ingresos y la dificultad para hacer frente a los pagos está ocasionando que muchas personas que se dedican a la venta ambulante estén cerrando definitivamente su negocio. “Hay familias gitanas que han decidido el cierre definitivo. El problema es que la venta ambulante es el único recurso económico al que tienen acceso muchas familias gitanas”, explica con preocupación Alfredo.

Para Alfredo, otra iniciativa que también serviría para paliar los efectos de la crisis del sector de la venta ambulante sería la unificación de los tributos y tasas que los municipios cobran por la explotación de los mercadillos. Varios municipios, como Reus o Lleida, han decidido no cobrar la tasa municipal mientras dure el estado de alarma, sin embargo, la mayoría de los municipios continúan cobrándola con plena normalidad.  

*Imagen de cabecera de ‘El Diari de Badalona’

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply