El 19º Encuentro de Estudiantes Gitanas de Cataluña sirve para reivindicar una educación de calidad a pesar de la pandemia

El 19º Encuentro de Estudiantes Gitanas de Cataluña sirve para reivindicar una educación de calidad a pesar de la pandemia

Han sido muchas las familias gitanas que han tenido que hacer frente a un duro confinamiento por la pandemia de Covid-19. A pesar de ello, se ha hecho un esfuerzo extra para apoyar académicamente a todas esas niñas y niños gitanos que no quieren quedarse atrás.

Cristina Vázquez es una de las mujeres más activas dentro de la familia que forman en Drom Kotar Mestipen

Cuando las escuelas tuvieron que adaptarse a esta situación, la diversidad de situaciones que tuvieron que afrontar las estudiantes gitanas y sus familias se multiplicó.

Algunas de estas iniciativas pudieron tapar solo en parte las muchas carencias a las que se hacía frente, tanto en digitalización de contenidos, conexiones a Internet y virtualización de materiales docentes.

Para poner en común las experiencias vividas y los logros alcanzados, la XIX Trobada Online d’Estudiants Gitanes de Catalunya, organizada por Drom Kotar Mestipen, fue fiel a su cita para dar voz a más de una veintena de estudiantes gitanas de distintas zonas de Cataluña, como La Mina, Badalona, Zona Franca, Cambrils, Tarragona, Girona o Amposta.

Durante esta Trobada virtual se planteó un debate-conversación en torno a las adversidades sufridas y las oportunidades experimentadas por las alumnas gitanas durante el confinamiento. Se dio voz a estudiantes de distintos grados y edades para poner de manifiesto qué ha supuesto esta “nueva normalidad”, colectivizando sus voces para construir conjuntamente nuevas estrategias que serán necesarias en la vuelta a las aulas el próximo curso académico.

Ana Contreras, presidenta de Drom Kotar Mestipen, presentó esta actividad planteando el derecho de exigir una educación de calidad como garantía de éxito, con pandemia o sin ella.

El responsable del Plan Integral del Pueblo Gitano de Cataluña, Ramón Vílchez, también mostró su apoyo a las estudiantes gitanas e incidió una vez más en la importancia de la educación como herramienta principal para la construcción de un mejor futuro.

Voces gitanas como las de Libertad Heredia, bióloga especializada en neurociencia, abrieron la temática que daba título a este encuentro, educación y salud.

Habló de la estrecha relación entre los bajos niveles educativos que desembocaban en peores condiciones laborales, que a su vez inciden en peores situaciones económicas generando una baja calidad de vida, confluyendo finalmente a un mayor porcentaje de enfermedades crónicas entre la población gitana (obesidad, malnutrición, problemas coronarios, etc.).

Otras voces especializadas como la de Carmen García Ayeste, profesora y voluntaria en la Escola Mediterrani, dio una visión más genérica sobre la importancia de la educación como herramienta para mejorar la vida de las personas ya que cuanto más bajo es el nivel educativo entre la comunidad gitana, mayor es el nivel de pobreza y, por ende, su incidencia en la salud de las personas y su calidad de vida.

Pero una vez más, fueron las jóvenes gitanas quienes tomaron el protagonismo para hablar de todas las iniciativas que se llevaron a cabo a lo largo de la geografía catalana para dar apoyo a tantos estudiantes gitanos que, de la noche a la mañana, vieron interrumpida su progresión en las escuelas.

Acompañamiento en las videollamadas que hacían las chicas con sus profesores, refuerzos en las clases de inglés con Rosa Kostic, gitana residente en Reino Unido y apoyo en las actividades que se tenían que llevar a cabo para seguir con la “normalidad” de curso fueron tan sólo algunas de las muchas iniciativas que voluntarias, monitoras y mediadoras gitanas realizaron durante el confinamiento.

En definitiva, un espacio para la reflexión que sirvió para que las profesionales y estudiantes gitanas pudieran debatir sobre el escenario que se avecina en las escuelas y cómo las familias gitanas, las asociaciones y los centros educativos van a hacer frente al curso escolar sin todavía una solución clara a la pandemia por coronavirus.

Fueron varias las voces las que mostraron su preocupación sobre las medidas sanitarias que habrá que tener en cuenta, siendo esto un hándicap que se puede convertir en un mayor problema por el miedo de las familias a dejar que sus hijas puedan asistir a las aulas por miedo a potenciales contagios. Para ello, llegaron a la conclusión que será necesario un diálogo abierto y continuado con los centros educativos y las instituciones para tener información y consensuar qué medidas sanitarias se tomarán y cuáles serán los protocolos a seguir para facilitar una rápida adaptación del alumnado.

En una situación tan complicada, las estudiantes que participaron en el encuentro concluyeron que, ahora más que nunca, la comunidad tiene que estar unida y trabajar bajo una mejor coordinación para asegurar que ninguna estudiante se queda atrás, que tanto esfuerzo previo no se haya hecho en vano y que, lejos de que disminuyan los éxitos, las dificultades se transformen en victorias.

 

 

Sobre el autor

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies