Instituciones y entidades celebran la efeméride de la llegada del Pueblo Gitano a tierras catalanas

Instituciones y entidades celebran la efeméride de la llegada del Pueblo Gitano a tierras catalanas

El pasado 26 de noviembre, las ciudades de Figueres y Barcelona se convirtieron en el epicentro de las celebraciones para conmemorar la llegada de los primeros gitanos en 1415 a Perpiñán, ciudad que entonces pertenecía al Principado de Cataluña.

Thomas, hijo del duque Bartholomé de Sanno de las Indias Mayores de Etiopía recibió en Perpiñán un salvoconducto firmado por el que más tarde se convertiría en el rey de Aragón Alfonso V, el 26 de noviembre de 1415, que le permitía a él y su familia peregrinar a Santiago de Compostela. Se supone que este es el primer documento que hace referencia a la llegada del Pueblo Gitano al norte de Cataluña. Por este motivo, la ciudad de Figueres lo ha querido celebrar con una jornada llena de actividades culturales en el centro de la ciudad.

Los actos se iniciaron por la mañana con una recepción solemne en el Ayuntamiento de Figueres presidida por la alcaldesa Agnès Lladó, y en la que también participaron destacados miembros del Pueblo Gitano y del gobierno de Cataluña. José Castellón, concejal de Figueres y miembro de la comunidad gitana de la ciudad, fue el encargado de presentar la jornada cultural. Con su discurso, José Castellón, reconoció el trabajo realizado y el papel que desarrollan los gitanos más ancianos de la ciudad y la Asociación de Vecinos Consejo de Sabios del Barrio de San Juan.

Simón Montero, Presidente de la Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña (FAGiC), apuntó la necesidad de reconocer la cultura gitana y su papel histórico dentro de la sociedad catalana. «El conocimiento de la historia es imprescindible para seguir avanzando. Un pueblo sin historia es un pueblo sin presente y sin futuro. Además, es importante que se dé reconocimiento a las aportaciones que la cultura gitana ha hecho a la cultura en general, a la construcción de la lengua y al papel que hemos tenido en la historia», explicó Simón Montero.

Por su parte, Manuel Heredia, asesor de la FAGIC, explicó diferentes anécdotas relacionadas con la comunidad gitana de Figueres pero remarcó que lo importante es «sentirse orgullosos por el presente», haciendo referencia a la presencia de un concejal gitano en el equipo de gobierno y enfatizó el papel capital de «la participación gitana en la generación de políticas locales que incidan en la mejora de las condiciones de vida tanto de la comunidad gitana como del resto de ciudadanos».

Seguidamente habló Nadia Fernández, una joven gitana de Figueres que actualmente se encuentra estudiando el grado de Derecho en la Universidad de Girona y trabaja como profesora de la formación de familiares que financia el Plan Integral del Pueblo Gitano en Figueres para facilitar que gitanos y gitanas mayores de 18 años puedan conseguir el Graduado en Educación Secundaria Obligatoria. Nadia indicó que este tipo de iniciativas son imprescindibles, ya que «la comunidad gitana necesita ser escuchada y necesita ser ayudada para desencadenarse los prejuicios sociales existentes y lograr la inclusión en la sociedad».

Las reivindicaciones sobre el conocimiento y difusión de la historia gitana en Cataluña también estuvieron presentes en la mesa. Pau Subirós, periodista figuerense e investigador de la historia gitana en la ciudad, explicó algunos resultados de su investigación y denunció «el gran vacío histórico sobre el Pueblo Gitano en Figueres», señalando la «falta de fuentes y de historiadores expertos en el Pueblo Gitano de Cataluña».

A continuación tomó la palabra Bernat Valls, director general de Acción Cívica y Comunitaria del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias de la Generalitat de Calalunya. Valls explicó que este tipo de jornada son esenciales para el «conocimiento y reconocimiento de las aportaciones del Pueblo Gitano en Cataluña». También argumentó que el Departamento «estamos intentando dar pasos cada vez más firmes para la igualdad real del Pueblo Gitano» pero alertó que «el racismo específico que sufre el Pueblo Gitano impide una progresión más rápida y efectiva», reafirmando el compromiso del gobierno para luchar contra el antigitanismo.

Para concluir la recepción, la alcaldesa de Figueres, Agnès Lladó, expresó su orgullo como ciudadana de Figueres por «hacer un acto de reconocimiento y de justicia como este». «Figueres es la ciudad donde muchos gitanos decidieron detenerse y que se convirtiera en su casa después de una larga historia de persecución, y hoy podemos decir que la historia y la cultura di Figueres y de Cataluña son más ricas gracias a las aportaciones que el Pueblo gitano ha hecho en nuestra casa», arguyó Lladó.

David Gil y Sara Pareja de la Fundació Alícia compartieron diferentes recetas de cocina gitana recogidas en el libro «Jalar. Cocina Gitana en Cataluña».

A continuación, los actos de celebración se trasladaron a la Biblioteca Pública Fages de Climent donde se inauguró la exposición «600 Anys del Poble Gitano a Catalunya». Un poco más tarde, entre la ida y venida de vecinos en el mercado de la Plaza Cataluña, se presentó el libro «Halar. Cuina Gitana a Catalunya», a la vez que se cocinaron en directo diferentes recetas del libro. Paralelamente los alumnos de la escuela Pous i Pagès pudieron disfrutar de un taller de historia y una sesión de cuentacuentos gitanos. Por la tarde, nuevamente en la Plaza Cataluña, tuvo lugar un concierto final con dos grupos musicales del barrio de San Juan, «Tambaleo» y «Gipsy Sirocco».

Cien kilómetros más al sur, en el barrio de Gracia de Barcelona, ​​la Agrupació d’Entitats Gitanes dels Països Catalans (AGIPCAT) celebró la llegada del Pueblo Gitano a Cataluña con una gala en la que se entregaron diferentes galardones a personas destacadas para la comunidad gitana. Joan M. Girona recibió el galardón «Carmen Garriga» por su trabajo en el ámbito de la educación; Emilia Giménez «La Maña» recibió el galardón «Agustín Abellán, Chango» por su trayectoria artística; Antonia Santiago Amador «la Chana» recibió el galardón «Pere Pubill Calaf, Peret», también por su trayectoria artística; Celia Sánchez recibió el galardón «Manel Giménez, Oncle Manuel» por su labor dentro del movimiento asociativo gitano; y por último, Candeli Reyes y Domingo Jiménez recibió el galardón «El Gitano Rumbero del Año» y el galardón honorífico «Referente Educativo 2019», respectivamente.

Aparte de estos galardones, AGIPCAT también entregó premios honoríficos a sus fundadores – el Tío Antonio Giménez, el Tío Santiago Hernández, el Tío Ramón Mariano, el Tío Amadeo Reyes, el Tío Ángel Giménez y el Tío Paquito Salazar-. A título póstumo también recibieron este reconocimiento el Tío Manel Giménez, el Tío Antonio Salazar y el Tío Pedro Pubill «Peret». También recibió un premio honorífico por su labor como referente positivo, Enrique Batista, Cabo de los Mossos de Tarragona, Domingo Jiménez Montaño como referente educativo y Ramón Vílchez por su promoción de la comunidad gitana desde la administración pública.

Entre premio y premio sonó mucha música, mucha rumba catalana, entre los artistas invitados se encontraban el Gitanos de Perpinyà, Yumitus, Chipén, Candeli, Arrels de Gràcia, Sabor de Gràcia, Enrique Son, Kiki Maya, Paco Batista y Juan de Los Banis.

Al final de la gala todos los artistas subieron juntos al escenario para deleitar al público con uno de los mejores carteles posibles en el circuito actual de la rumba catalana

Sobre el autor

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies