La Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona conmemoran las víctimas del Holocausto

La Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona conmemoran las víctimas del Holocausto

«No me avergüenzo de decir que en mi vida pasé hambre ni de que lo primero que perdí fue mi nombre». Annete Cabelli, superviviente del campo de Auschwitz, en el acto de la conmemoración del Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Un 27 de enero de hace 73 años, el ejército rojo de las tropas soviéticas llegó a Auschwitz y liberó del horror a miles de personas que habían sido víctimas de la barbarie nazi en el campo de exterminio. Antes de abandonar el campo, los nazis habían quemado y destrozado la mayor parte de las pruebas de todas las atrocidades que habían sido capaces de cometer, pero no pudieron borrar los recuerdos ni la palabra de aquellas personas. En 2005, Naciones Unidas proclamó oficialmente este día como el Día Internacional en Memoria de las Víctimas del Holocausto.

Desde 2008, la Generalitat de Catalunya y el Ayuntamiento de Barcelona celebran la liberación del campo de exterminio de Auschwitz en un acto institucional conjunto que finaliza con la ceremonia del recuerdo y la tradicional encendida de velas en la Plaza Sant Jaume de la ciudad de Barcelona.

Esta vez, el acto se centró en el tema específico de «el poder de las palabras». Durante la conferencia, se citaron a testigos y autores que han hecho referencia al Samuradipen y a la Shoá, la tragedia que vivieron aquellas personas. El Holocausto asesinó a más de seis millones de judíos y a más de un millón y medio de gitanos.

El filósofo Joan-Carles Mèlich, a través de la voz de Primo Levi y Vasili Grossman, transportó al público hacia el sentimiento de dolor y sufrimiento de las víctimas. Además, la presente Annette Cabelli, judía sefardí superviviente del campo de Auschwitz, emocionó a los asistentes, siendo capaz de compartir con solemnidad su sobrecogedora experiencia y convertirla en parte de la memoria colectiva de nuestra historia.

«Yo trabajaba en el hospital. Puedo decir que cuando una persona entraba, ya no salía. Las mujeres eran menos válidas para trabajar y las mataban en el horno. El horno quemaba veinticuatro horas al día. Cuando ya no había tiempo para quemar tantas mujeres, entonces las dejaban fuera, con el frío, durante días, hasta morir. Escuchábamos que cada vez había menos mujeres llorando. Cada día menos, hasta morir». (Fragmento del testimonio de Annette Cabelli).

Con las palabras y los recuerdos de las atrocidades nazis, Melich citó al sociólogo de la memoria colectiva Maurice Halbwachs para poner de manifiesto la importancia de hacer política de la memoria: «Toda colectividad es sobre todo una colectividad de memoria. Por lo tanto, una política de la memoria es una política que asume que su pasado es también su presente porque está entre nosotros. Es una política de la memoria que mira al futuro».

El acto también contó con cantos sefardíes interpretados por Linda Sixou y la misma Annette Cabelli. Una de las canciones fue «Durme Durme Hermoso hijico», dedicada a aquellas madres e hijos para los que no hubo futuro.

Finalmente, Gerardo Pisarello, primer teniente de la alcaldía de Barcelona, ​​expresó que «todavía hoy el nazismo, la xenofobia y el racismo no han desaparecido del todo y que estamos obligados a recordar». También, el Secretario General de Asuntos Exteriores de la Generalitat de Cataluña, Aleix Villatoro y Oliver agradeció a Annette Cabelli su testimonio y recordó que «hay que defender el derecho de las personas, la empatía en el otro y el re-conocimiento del propio pasado y de la memoria del horror».

Al terminar la conferencia, la plaza Sant Jaume acogió la ceremonia del recuerdo donde representantes de los diferentes colectivos que fueron víctimas de la barbarie encendieron una vela para el recuerdo. Ricard Valentí, presidente de la Asociación de Jóvenes Gitanos de Gracia encendió una vela como recuerdo del Samuradipen y del exterminio que sufrieron muchos gitanos y gitanas durante la segunda Guerra Munidal. Finalmente, el Gelem Gelem, el himno internacional del Pueblo Romaní, llenó las paredes de la plaza con versos inspirados en los gitanos y gitanas que fueron llevados y asesinados en los campos de concentración nazi.

Sobre el autor

Sara Mas Assens Sara Mas Assens
Sara Mas Assens es sociologa y antropóloga, con un postgrado en Género e Igualdad. Actualmente trabaja en la Fundación Privada Pere Closa como coordinadora técnica de proyectos europeos en el ámbito de la educación, la juventud y la participación social.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies