La Red ROMEST reflexiona sobre los efectos de la pandemia en la población gitana procedente del Este de Europa

La Red ROMEST reflexiona sobre los efectos de la pandemia en la población gitana procedente del Este de Europa

Las jornadas «La población gitana del este de Europa frente al Covid: situación actual y retos de futuro», tuvieron lugar el pasado 19 de noviembre con el objetivo de analizar el escenario al que se enfrentan miles de personas gitanas tanto en Cataluña como en el resto de España y Europa.   Para tratar este tema, la Red ROMEST, la Red por el Observatorio de la población gitana del Este de Europa, puso sobre la mesa los principales factores a tratar en este periodo. Para ello, contó con la presencia de distintos profesionales como Marta Soler de la asociación VINCLE, Catherine Bonhoure de la Fundación Secretariado Gitano, Oscar López de APROAPE y Francina Planas, entre otros. Tanía García, del Plan Integral del Pueblo Gitano de Cataluña hizo hincapié en el impacto que ha tenido en innumerables familias gitanas de Cataluña la pandemia del Covid-19 y como se han intensificado situaciones inaceptables de inhabitabilidad, inseguridad alimentaria, problemas de acceso a una educación de calidad y muchos otros problemas que, a pesar de los esfuerzos de la administraciones públicas y las organizaciones de la sociedad civil, no han podido ser remitidos en su totalidad debido a la situación de excepcionalidad en la que nos encontramos. Desde el Plan Integral del Pueblo Gitano, se ha establecido como prioridad máxima mejorar la situación de estas personas en estos momentos de crisis, facilitando recursos técnicos y administrativos a las organizaciones y redes de Cataluña que trabajaban día a día al pie del cañón y tratar de llevar una coordinación para paliar situaciones de desamparo entre familias gitanas, y especialmente las llegadas desde Europa del Este. Entre otras iniciativas, Tania García habló especialmente de la tramitación de la ley que combata especialmente el antigitanismo que espera ser aprobada en 2021 y que podrá ofrecer un marco legal de protección para todas estas familias que se ven discriminadas día tras día, ya que se podrán regular acciones concretas y sanciones específicas a todos aquellas personas o entidades que lleven a cabo acciones de antigitanismo. En la mesa redonda moderada por Oscar López, pudimos conocer como la pandemia ha afectado a todos los países miembros de la UE, pero particularmente en Rumanía a nivel social, sanitario, laboral y educativo, poniendo énfasis en la discriminación que ha sufrido la comunidad gitana en este país y el vacío legal en el que se encuentra, tal como explicaba Marc Vallés, profesor asociado de la Universidad de Girona. En la misma línea, Almudena Macías, del departamento de antropología social de la Universidad de Málaga, habló del caso concreto de la comunidad gitana del este en España y como se ha visto brutalmente afectado sus formas de subsistencia, perturbando también áreas como la educación y la sanidad. La aceptación implícita de la situación de pobreza de este colectivo por parte de la sociedad española y de las administraciones públicas, pone de manifiesto que en realidad este país no es un ejemplo de estrategias de inclusión gitana como siempre se ha creído, sino que se hace más palpable la ineficacia de las medidas tomadas hasta el momento.       Por su parte, Rebeca Collantes de los servicios SISFAM del Ayuntamiento de Barcelona presentó los recursos que pone a disposición el consistorio para las familias gitanas del este que viven en asentamientos y cómo han tenido que adaptarse a la nueva realidad en cuanto a escolarización de menores, atención médica y asesoramiento para padres y madres, así como a entidades sociales para que puedan hacer orientación y entender las necesidades específicas de las personas. Del mismo modo, en nombre de la Red Romest, Catherine Bonhoure dio visibilidad a las acciones que llevan a cabo para atender a personas gitanas de Rumanía, poniendo de manifiesto la incapacidad de las administraciones públicas en momentos de extrema complejidad y como han tenido que adaptar nuevas iniciativas para atender las necesidades de estas personas. Igualmente Bonhoure comentaba que las administraciones tendrían que poder descolapsar servicios esenciales como el SEPE y la Seguridad Social y poner recursos suficientes para no retrasar tanto los trámites básicos que pueden provocar grandes injusticias. Como cierre, Aura Morales de la Asociación Barró en Madrid habló de la experiencia formativa en mediación intercultural para adquirir competencias necesarias para el trabajo con las personas gitanas de Rumanía que viven en Cañada Real, el asentamiento más grande de Europa. Finalmente, Francina Planas directora de Vincle, subrayó la vital necesidad de coordinación entre administraciones para tomar las medidas adecuadas para luchar contra estas situaciones de vulnerabilidad que hace frente el colectivo gitano del este, principalmente en momentos de crisis e incertidumbre con el fin de anticiparse y poder actuar con los recursos necesarios. Como resumen, vemos que la pandemia de Covid-19 es una nueva razón que excluye y estigmatiza en España y otros países europeos a la comunidad gitana y por tanto la erradicación de la vulnerabilidad sufrida por este colectivo debe ser una prioridad para las administraciones y la sociedad civil. En el siguiente enlace podréis ver el vídeo de las jornadas.

Sobre el autor

Leave a Reply