La FAGiC promueve el intercambio de buenas prácticas en el ámbito de salud

La FAGiC promueve el intercambio de buenas prácticas en el ámbito de salud

La Federación de Asociaciones Gitanas de Catalunya organizó el pasado jueves en Barcelona una jornada de formación, Ʒivipen thaj Sastipen, Vida y Salud, con la finalidad de intercambiar buenas prácticas en la intervención con comunidad gitana en el ámbito de salud.

Las desigualdades que afectan a la población gitana en relación a la sociedad mayoritaria se hacen evidentes en diferentes ámbitos, uno de los principales es el de la salud, existiendo investigaciones que llegan a establecer una esperanza de vida, por parte de la población gitana, diez años menor que el resto de la sociedad.

Precisamente a la luz de esta investigación, en el año 2010, surgió la red Equi-Sastipen-Rroma, una agrupación que engloba a más de un veintena de entidades gitanas que luchan por mejorar las condiciones de salud de la población gitana. Una de estas entidades es la Federación de Asociaciones Gitanas de Catalunya (FAGiC), organizadora, conjuntamente con la Asociación Gitana de Asturias UNGA, de una jornada de formación y sensibilización el pasado jueves 30 de noviembre en Barcelona y dirigida a profesionales de la salud que trabajan con población gitana.

La jornada de trabajo fue inaugurada por Carmen Cabezas, Subdirectora general del Departamento de Salud, Ramón Víchez, Responsable del Programa del Pueblo Gitano y de la Innovación Social, y Simón Montero, Presidente de la FAGiC. Vílchez remarcó la importancia de “realizar evaluaciones claras y objetivas para conocer el impacto real en la población” de los diferentes proyectos que se realizan en el ámbito de salud. Por su parte, Simón Montero enfatizó la orientación al trabajo de la federación desde un enfoque basado en los derechos humanos, “quien acude a la federación no es una persona usuaria o beneficiaria, sino que se trata de una persona titular de una serie de derechos que busca en nosotros la herramienta, a través de la cual, que esos derechos se hagan efectivos”.

La primera ponencia de la jornada corrió a cargo de Diana Gil González, profesora titular de Medicina Preventiva y Salud Pública en la Universidad de Alicante. Diana explicó que las desigualdades en salud han de analizarse desde un enfoque que tenga en cuenta a los determinantes sociales de la salud y los procesos de exclusión que afectan a diferentes colectivos, como es el caso del Pueblo Gitano. Gil comparó la Encuesta Nacional de Salud con los resultados de dos encuestas de salud realizadas con población gitana en los años 2009 y 2014, todo ello para poner de relieve como entre los años que transcurren entre 2009 y 2014, las fuertes desigualdades que afectan a la población gitana, en materia de salud, no sólo no han disminuido sino que han empeorado. El único aspecto positivo a destacar de dicho estudio comparado es la mejora de la prevención ginecológica por parte de las mujeres gitanas, aumentando las visitas a ginecología y la realización de mamo-grafías.

Seguidamente, Javier Arza, Profesor del departamento de Trabajo Social de la Universidad Pública de Navarra, explicó los diferentes factores que ayudan a explicar las desigualdades en salud, entre ellos resaltó la exclusión social, la discriminación y factores culturales gitanos, como la resistencia y desconfianza generada hacia las instituciones gachés. Arza argumentó las claves para que las instituciones sanitarias sean más interculturales y estén más habilitadas para trabajar con personas de procedencias culturales diversas. Entre estas claves destacó la necesidad de incorporar profesionales gitanos a los equipos de trabajo, la alianza de las instituciones sanitarias con el movimiento asociativo o la capacitación en competencias interculturales por parte de los profesionales sanitarios.

Seguidamente José Antonio Jiménez, “Román”, Presidente de UNGA y principal impulsor de la red  Equi-Sastipen-Rroma, explicó los difíciles inicios del nacimiento de la red, empezando con tan sólo tres entidades hace siete años, y cómo han conseguido evolucionar hasta las 21 entidades que engloban la red actualmente. Pero para Román también ha sido muy importante la evolución del trabajo realizado, destacando que “hoy día estamos trabajando asuntos como la diversidad sexual o la parentalidad positiva”.

A continuación tuvo lugar un intercambio de buenas prácticas en el ámbito de la mejora de la salud con población gitana. De especial interés para el público fueron un proyecto de reducción de la obesidad infantil desarrollado por el Equipo de Atención Primaria de Figueres en un contexto escolar y con participación de las familias, y la presentación de la Red Artemisa, un proyecto de medicación sanitaria dirigido especialmente a mujeres gitanas en la comunidad de Madrid.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply