Conferncia Bokalé de Revolución

Conferncia Bokalé de Revolución

El pasado sábado, Kali Zor organizó la conferencia Bokalé de Revolución en el Centre de Cultura Contemporània de Barcelona con el fin de motivar a jóvenes gitanos a involucrarse en la lucha por los derechos del pueblo gitano.

La necesidad de cambiar la sociedad es algo cada vez más palpable para los jóvenes gitanos, y muy especialmente para la asociación Kalí Zor, una entidad que nace en 2014 en el barrio de San Roque en Badalona con la misión de motivar y promover la participación de los jóvenes del barrio. Alfonso Amaya, su presidente, habla de la revolución gitana, “es momento de que los jóvenes se enfaden y utilicen las herramientas que la sociedad les ofrece, porque el que no se enfada y se conforma con la situación, no cambia nada”. Alfonso Amaya parafrasea la famosa frase de Malcom X, “el que se enfada es el que consigue el cambio”, y es que el líder afroamericano es para ellos es una fuente de inspiración, de ahí nace su campaña Malcom X Kali Zor, jugando con el significado Kali Zor que en caló quiere decir Fuerza Gitana y en romanó Black Power.

En el marco de esta campaña, Kali Zor ha organizado una conferencia con el título Bokalé de Revolución, hambrientos de revolución, con la participación de Michael Simmons, reconocido activista con una larga trayectoria en la lucha por los derechos civiles de la comunidad afroamericana en Estados Unidos, Patricia Caro, investigadora y feminista gitana, y Vicente Rodríguez, activista gitano y profesor en la Universidad de Washington.

Michael Simmons, que también se ha implicado desde hace más de 20 años en la defensa de los derechos del pueblo gitano, explicó sus inicios en la lucha estudiantil de la comunidad afroamericana en los Estados Unidos y relacionó la discriminación sufrida por su comunidad con la sufrida por el pueblo gitano, “lo que dicen de los afroamericanos es exactamente lo mismo que dicen de los gitanos, somos sucios, robamos, no queremos educarnos”, y prosiguió indicando que “el problema es que muchas veces aceptamos lo que la gente dice de nosotros y permitimos que la gente nos fuerce a faltarnos el respeto a nosotros mismos”. Simmons también apuntó una gran diferencia entre la situación de ambas comunidades, “los afroamericanos tenemos un contacto directo y diario con la población blanca,  cocinamos su comida, cuidamos a sus hijos, trabajamos con ellos, pero en Europa central y del este, la mayoría de la gente jamás ha tenido contacto con los gitanos. Los gitanos no tienen apoyo en ningún país y el único que tienen es paternalista”, y argumentó la necesidad de “crear una red de solidaridad internacional para que cada vez que le pase algo a la comunidad gitana, otros pueblos de la tierra pudieran movilizarse en su favor”. Simmons también indicó que para conseguir cambios “la clave del éxito está en mantener la presión y no aflojar nunca, porque cada paso que das puede perderse si no sigues organizado y luchando”.

Seguidamente, Patricia Caro explicó el origen del feminismo gitano, “el feminismo calí debe nacer de nuestra memoria histórica, de no olvidarnos nunca quienes fueron nuestras ancianas. Toda la vida nos han dicho que las mujeres gitanas somos sumisas, que sólo nos gusta pintarnos las uñas y arreglarnos el pelo, pero eso no es verdad, y además creo que eso lo podéis averiguar vosotras mismas si les preguntáis a vuestras ancianas cuál fue su vida”. Patricia continuó cuestionando los estereotipos que se promueven sobre las mujeres gitanas en determinados programas de televisión, “los medios de comunicación engañan a las mujeres y hombres gitanos sobre lo que significa ser gitana o gitano. Ser una mujer gitana no significa ser una mujer sumisa. Ser una mujer gitana es ser una mujer fuerte, una mujer luchadora, y eso es lo que han sido nuestras ancianas toda la vida”.

Patricia también aprovechó su intervención para llamar la atención sobre las dificultades que las mujeres gitanas afrontan en la sociedad actual para poder ejercer sus derechos como ciudadanas y acceder a la educación o a un puesto de trabajo en igualdad de condiciones. “Se nos dice que lo que nos pasa a las mujeres gitanas es por culpa nuestra y por culpa de nuestra cultura, y se nos transmite que si nosotras queremos derechos debemos abandonar nuestra cultura. La responsabilidad de los obstáculos hacia nuestros derechos está en el Estado, es el Estado el que tiene la obligación de asegurar que las mujeres gitanas tengan una educación en igualdad de condiciones, o que no tengan problemas para alquilar una vivienda por el hecho de ser mujeres gitanas. Es una cuestión de estado, y no una cuestión cultural”.

Por su parte, Vicente Rodríguez abordó las premisas necesarias para que el pueblo gitano pueda iniciar una revolución, “lo primero debe ser reconocer lo mala que es la situación actual, pero eso cuesta mucho porque, en realidad, los gitanos venimos de vivir situaciones mucho peores a nivel político y económico. El racismo vivido por nuestros padres era tan grande que ni siquiera sabían que lo sufrían, no eran capaces de conceptualizarlo. Yo tampoco lo entendía. Hasta que no pasé unos años fuera de la comunidad gitana no pude darme cuenta del racismo que había sufrido”. Vicente también apuntó la necesidad de vincular la Iglesia Evangélica de Filadelfia a la defensa de los derechos del pueblo gitano, “creo que hay un potencial enorme en la Iglesia Evangélica, no sólo ha crecido mucho en España, también lo ha hecho en Europa, y nunca se ha instrumentalizado la capacidad política de la fe dentro de la comunidad gitana. Si queremos que la comunidad se organice desde la base, si queremos esa revolución no violenta, la validación debe llegar desde la base y deberá pasar por los gitanos evangélicos”.

Tras la conferencia, que no ha tenido otra finalidad que la de poner sobre la mesa elementos para el debate con jóvenes, Kali Zor empieza a organizar la Escuela Barvalipé, una iniciativa con la que quieren reunir a jóvenes gitanos con ganas de transformar la sociedad y ofrecerles las herramientas participativas necesarias para ello.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies