Un encuentro para luchar contra el silencio de las víctimas de la barbarie nazi

Un encuentro para luchar contra el silencio de las víctimas de la barbarie nazi

La Asociación Jóvenes Gitanos de Gracia y la Amical de Mauthausen organizaron el viernes 15 de marzo un encuentro con vecinos y vecinas del barrio de Gracia, en Barcelona, ​​para dialogar en torno a las deportaciones a campos nazis y la lucha contra el fascismo hoy día.

La deportación de republicanos catalanes y españoles que lucharon en el bando de los aliados a los campos de concentración nazi durante la segunda guerra mundial es un tema todavía muy desconocido en España. Cerca de 10.000 españoles fueron deportados, la mayoría de ellos llegaron al campo de Mauthausen y, en menor grado, también fueron deportados a los campos de Dachau, Buchenwald y Ravensbrück.

«Debemos conservar la memoria histórica, tenemos que luchar contra el olvido para que no se vuelvan a repetir actos como los del pasado», explicó Ricard Valentí, presidente de la Asociación Jóvenes Gitanos de Gracia. Aunque gitanos y republicanos sufrieron de manera muy diferente la barbarie nazi, el encuentro sirvió para poner de relieve muchos paralelismos desde una perspectiva de memoria histórica y reivindicaciones actuales de ambos colectivos.

El poco reconocimiento de las víctimas por parte de las instituciones públicas fue la reclamación más escuchada durante el encuentro. «Aquí no hay el mismo conocimiento sobre las víctimas que hay en Europa. En España hay un gran silencio sobre este tema en los medios de comunicación y en las escuelas», se quejó Fernando Cardoso, miembro de la Amical de Mauthausen.

Llibert Villar y Alex Rigol relataron cómo se produjeron las deportaciones y cómo era la vida cotidiana de los republicanos españoles en los campos de concentración. Llibert también hizo referencia al poco reconocimiento público que tienen las víctimas en España, «sólo tenemos el nombre de alguna calle en algún pueblo», y puso como ejemplo una escuela en Alemania con un monumento que recuerda cada día, a sus alumnos, los nombres de todos los niños y las niñas judías, antiguos alumnos de aquella escuela en la época nazi, que fueron deportados a los campos de exterminio.

Ricard Valentí también reclamó mayor unidad en el trabajo de recuperación de la memoria histórica del pueblo gitano por parte de las administraciones y del movimiento asociativo, ya que «poder contar al mundo lo que sucedió durante el régimen nazi es una herramienta para luchar contra el fascismo en la actualidad «.

 

Sobre el autor

Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply