HISTORIA

Comunidades Autónomas

La Rioja

Gitanos en La Rioja

Entre los numerosos pasaportes que se dan a los condes gitanos durante el siglo XV para que puedan peregrinar a Santiago de Compostela, hay uno de Logroño, del 16 de septiembre de 1746, a favor de Don Juan Conde de Egipto menor. El documento está firmado por el rey Juan II de Aragón y se otorga para que puedan peregrinar a Compostela, Roma y otros lugares santos. El documento, que está escrito en latín, dice que el conde Juan asegura que otros condes gitanos le persiguen para matarlo. En concreto, habla de los condes Martín, Miguel y Jacobo de Egipto Menor.

Hay documentos del Santo Oficio que nos confirman la presencia de familias gitanas en La Rioja desde el siglo XVI hasta el XVIII. El tribunal de la Inquisición de Logroño procesó cinco mujeres gitanas.

En 1573, Teresa y Mencía fueron procesadas «por incitación carnal». Entre 1577 y 1578 se procesó María por blasfemia, en 1778, Juana de Artimizbere y en 1785, María Estefanía, ambas por supersticiosas. Estos documentos también dejan constancia de que, en los casi tres siglos de funcionamiento de los tribunales de la Inquisición, sólo se produjeron estos cinco procesos, lo que demuestra el poco número de gitanos que habitaban este territorio y los pocos problemas que ocasionaban.

Una peculiar noticia no documentada [1]

explica que durante una epidemia de peste, un grupo de gitanos intentó asaltar la ciudad de Logroño. Geroge Borrow la convirtió en novela y se inventó la historia tal como nos ha llegado. Los historiadores opinan que durante las pestes se quemaban la ropa y las cosas, y podría ser que los gitanos intentaran entrar en la ciudad para llevarse estas ropas y trastos, pero no para asaltarla.

La Pragmática de 1717 obligaba a los gitanos a vivir en unas ciudades concretas. En La Rioja se trataba de Santo Domingo de la Calzada y Logroño, pero nunca se han encontrado datos que indiquen que durante aquella época se hubieran domiciliado gitanos en estas poblaciones.

Posteriormente, cuando la sedentarización es más palpable (durante los siglos XVII y XVIII), los gitanos nos fuimos asentando en estas tierras por ser propicias para el desarrollo de nuestros oficios tradicionales. Pero todo esto son suposiciones ya que realmente no hay documentos que concreten las circunstancias ni los asentamientos de nuestros antepasados en La Rioja.

Esta tierra eminentemente agrícola facilitó que los gitanos pudiéramos ejercer los oficios para los que éramos más competentes: trabajos agrícolas, herreros, caldereros, etc.

Y, una vez en el siglo XIX, se pudieron diversificar más y recuperar algunos oficios prohibidos: el mercadeo del ganado equino, esquilar animales, hacer de calderero y de platero, canastero, afiladores, trabajos agrícolas temporales y la venta ambulante.

De todos estos, actualmente se mantienen, básicamente, los trabajos agrícolas temporales y la venta ambulante. En menor medida también se mantiene la cestería y el mercadeo de ganado en ferias específicas de la región.

larioja_historia

Esquiladores gitanos. Gravado de Villain. ↵

Ya en el siglo XX, la fuerte migración interna del campo a las ciudades y hacia las regiones económicamente más fuertes, hizo que las familias gitanas volvieran a viajar y a pasar de hacer de feriantes a hacer de peones de la construcción o a trabajar en las fábricas de las ciudades. La industrialización del campo cambió los animales por los tractores y tuvimos que buscar nuevas formas de ganarse la vida.

Actualmente, en La Rioja vivimos unos nueve mil gitanos estables, y dos mil más viven durante las épocas de las cosechas y de determinados trabajos agrícolas: patata, vendimia, desniete, fruta, etc. Dos tercios de los que residimos habitualmente, vivimos en Logroño. Algunas otras ciudades con una población gitana significativa son: Haro, Calahorra, Arnedo, Nájera y Santo Domingo de la Calzada. Algunas familias gitanas también vivimos en otros municipios pequeños.

Nuestra situación socioeconómica ha mejorado muchísimo desde el advenimiento de la democracia pero aún tenemos muchas desventajas que nos alejan de los niveles de bienestar que tiene la sociedad en su conjunto. La falta de preparación profesional nos hace difícil conseguir oficios comunes, y sin un trabajo estable y bien pagado no se puede acceder a una vivienda digna ni a un barrio con buenos servicios, etc.

A pesar de todo, sin embargo, los gitanos nos estamos incorporando a profesiones muy diversas: peones de la construcción, vendedores ambulantes, artesanos, anticuarios, empleados de limpieza, jardineros, empleados de hostelería, del servicio municipal de limpieza, temporeros agrícolas, trabajadoras del hogar … nuestra esperanza radica en la educación de nuestras niñas, niños y jóvenes.

Los gitanos vivimos en torno a una familia que se conoce por un apellido o apodo. En la Rioja, los más extendidos son los Jiménez, los Gabarri, los Montoya, los Borja, los Hernández, los Duval, los Carbonell, los Romero, los Pisa, los Durán, los Amador, los Mendoza, …

Los gitanos éramos mayoritariamente católicos y sentíamos una especial devoción por la Virgen, «la Majarí». Pero en los últimos años la Iglesia evangélica de Filadelfia ha extendido mucho entre las familias gitanas y, actualmente, podemos afirmar que, en La Rioja, la mayoría de gitanos somos evangelistas.

En La Rioja se mantiene la celebración de fiestas tradicionales para el pueblo gitano como la fiesta de San Juan, que celebramos el día 23 de junio por la noche haciendo una hoguera y tomando café al estilo gitano, acompañándolo todo con las guitarras y las palmas y donde los mayores transmiten sus anécdotas y tradiciones a los más jóvenes. Y, el día 24, hacemos una gran fiesta infantil para todos, los gitanos y no gitanos. Hacemos una gran chocolatada y juegos para los más pequeños, en el parque del Ebro y, por la noche, celebramos una verbena popular con grupos flamencos, donde se crea un ambiente de relación intercultural.

También son muy conocidas en nuestra comunidad (y en especial para los gitanos) las ferias de compra-venta de ganado, en especial de caballos y yeguas. Son notorias las que se celebran: el 11 de junio por San Bernabeu, patrón de Logroño; el 21 de septiembre, por San Mateo, patrón de La Rioja o por la fiesta de la vendimia, y el 11 de septiembre, la feria anual de ganado de Villoslada de Cameros.

Los gitanos estamos haciendo un gran esfuerzo para mejorar nuestra calidad de vida intentando prepararnos para no perder el tren del siglo XXI, pero sin abandonar nuestra preciosa cultura; evolucionando, pero sin perder nuestra identidad como gitanos y como pueblo.

1. Fernández de Córdoba. “Didascalai múltiples”. Editado en 1615.
Este artículo es un fragmento del original “gitanos de La Rioja” del proyecto “Maj Khetane”. Maj Khetane significa “más juntos”, en lengua romaní, y es un recurso didáctico interactivo presentado en un formato multimedia y concebido por Jesús Salinas. Maj Khetane es un material de consulta que se ubica en una concepción de la educación intercultural y los materiales didácticos que presenta son una pequeña enciclopedia sobre el mundo gitano, estructurada en los siguientes bloques: Historia, Cultura,  Manual de Conversación en Romanó, Actividades, Cuento, Historietas, Recursos didácticos, Recursos gráficos.
Escrito por Jesús Salinas.
Con la colaboración de Antonio Gómez Alfaro y el Movimiento Asociativo Gitano de La Rioja.