HISTORIA

Comunidades Autónomas

Galicia

Los gitanos de Galicia

El hecho de que durante el siglo XV otorgaran salvoconductos a los gitanos para peregrinar a Santiago de Compostela y otros lugares santos, hace suponer que habrían viajado por Galicia y que se habrían instalado en Compostela. Sin embargo, no hay constancia de que llevaran a cabo estas peregrinaciones. Podría ser que, tratados de acuerdo con lo que dictaba la Paz del Camino (ley que garantizaba la seguridad de cualquier peregrino), hubieran pasado completamente desapercibidos y sin ningún tipo de problema.

La Pragmática de 1717 de Felipe V da una lista de ciudades donde tienen que vivir los gitanos y, entre ellas, de las ciudades de Galicia figuran Betanzos y Ourense. En el año 1746, sin embargo, sus corregidores comunican al Consejo que no se ha producido ninguna solicitud de vecindad.

Durante la Gran Redada de 1749 se envían muchos gitanos al arsenal de A Graña, en Ferrol (A Coruña), pero ninguno de ellos era de Galicia. Los gitanos seguían sin asentarse en Galicia.

galicia_historia

“Les bohémiennes”. Gravado de Gaspar Netscher. ↵

Con motivo de la Real Pragmática de 1783, la Real Audiencia de la Coruña envía un informe sobre los gitanos que hay en su territorio y dice: «será sin efecto en cuanto a este Reino de Galicia ya que según informan los nativos no tienen presente que haya habido gitanos en estas tierras, sí se han producido noticias de haberse presentado hace algunos años unas mujeres llamadas gitanas que mirando las rayas de las manos percibían lo que les dictaba su arrebato y al no amoldarse -se al modo de pensar de los gallegos dicen que estas gitanas desaparecen inmediatamente del pueblo. «

Posteriormente, se solicitan nuevos informes a los tribunales superiores para saber en qué había quedado el cumplimiento de la Pragmática de 1783. La Real Audiencia de la Coruña vuelve a responder: «no se ha dado el caso de formarse ninguna causa por no haberse visto ni conocido ahora ni en ningún momento en todo el Reino de Galicia los llamados gitanos.»[1]

La existencia de los gitanos en Galicia es posterior al siglo XVIII. Poco a poco, durante los siglos XIX y XX, los gitanos fueron asentándose en Galicia. Sus oficios tradicionales fueron artesanales y relacionados con el comercio. Eran afiladores, esquiladores, herreros, canasteros, tejedores, esparteros, arreglaban cazuelas y sartenes, colchones y somieres, vendían puntas, compraban y vendían pelo, recogían espárragos, higos, caracoles, piñas y otros productos silvestres, leían la mano y tiraban las cartas. Normalmente, tenían varias ocupaciones que compaginaban con las ferias y los trabajos agrícolas de temporada.

Hacer de feriantes fue un oficio gitano mientras duró su vida seminómada. La compra, la venta y el intercambio de ganado equino tenía lugar durante su viaje y en las ferias. Iban a las principales ferias ganaderas de Galicia: las de Moeche, las de Azúa, las de Santiago de Compostela, las de Mondoñedo y de Padrón. Y era en estas ferias donde las familias se reencontraban, después de estar viajando por separado durante semanas o meses, y se acordaban matrimonios y se formaban nuevos grupos de viaje. [2]. Uno de estos matrimonios llamó la atención de la prensa, que, en un reportaje de 1936, describía la boda de Bernardo Jiménez y Clara Montoya: «El principal gitano de Galicia se ha casado con la chai de los Montoya». La boda ponían fin a una vieja pugna familiar.[3]

Actualmente, en Galicia viven alrededor de 9.000 gitanos. La población de gitanos es muy heterogénea y en Galicia constituyen grupos muy diferenciados. Los principales grupos que podemos encontrar son:

  • Los gitanos gallegos y los gitanos castellanos mantienen unas estrechas relaciones familiares entre ellos y también tienen costumbres parecidas. Representan la mayor parte de la población gitana gallega (85%) y forman una comunidad homogénea y diferenciada de otras comunidades gitanas del Estado. Los gitanos gallegos tienen cuatro grandes familias: Paulos, Santos, Gabarres y Salazares. Los gitanos castellanos son los Manzano, Dual, Ventós, Barrull, Romero, Gabarri, Jiménez, Díaz y Vázquez.
  • Los zamoranos (13%) son los gitanos castellanos que emigraron en Galicia durante la década de los setenta, procedentes de Castilla y León. Se dedicaban a tareas relacionadas con el ganado, a tareas agrícolas y a la venta domiciliaria. La crisis de estos oficios tradicionales hace que deban dedicarse a la venta ambulante en encantes. Los apellidos de sus familias son: Fernández, Navarro, Salazar, Jiménez, Dual, Muñoz.
  • Los húngaros (el 2%) son un grupo minoritario que llegaron a España durante la Segunda Guerra Mundial procedentes de Yugoslavia y de la región de los Balcanes. Aunque sus condiciones de vida son similares a las de los gitanos gallegos, tienen tradiciones culturales y pautas de organización comunitaria diferentes. La mayoría están asentados en la localidad costera de Riveira (A Coruña) y tienen una situación similar a la de los gitanos gallegos.

Todos ellos se distribuyen en núcleos poblados generalmente concentrados y suelen asentarse en las barriadas de las principales ciudades gallegas. Generalmente, los gitanos de Galicia viven en pisos de protección social. Aún no se ha terminado el proceso de realojamiento de asentamientos en barracas, aunque hay familias que acceden a la vivienda por iniciativa propia.

En cuanto a la religión, podemos decir que hay comunidades gitanas de católicos y de protestantes. En los últimos años, ha habido una rápida expansión de la Iglesia evangélica de Filadelfia, que está presente en casi todas las ciudades donde viven las comunidades gitanas. Casi el 68% de los gitanos gallegos pertenecen a esta iglesia.

El uso de la lengua gallega por parte de los gitanos es cada vez más frecuente por la necesidad de comunicación con los clientes en los mercados, así como la incorporación de las niñas y los niños gitanos al sistema escolar.

Durante los años sesenta, la mecanización del campo y el desarrollo industrial hizo que los gitanos buscaran trabajo en las ciudades de la franja costera donde se dedicaban básicamente a hacer de peones portuarios, a hacer de estibadores, a la carga y descarga , en la limpieza de los tanques de gas de los petroleros, etc. También los había que se dedicaban a la recolección de mariscos, también había quienes hacían de peones de la construcción y quienes se dedicaban a la recogida de baratijas.

Actualmente, los gitanos tienen una elevada tasa de desempleo, que resuelven con actividades laborales esporádicas y colaborando en la actividad económica familiar. (…) Al trabajo más común que es la venta ambulante, se añaden la recogida de chatarra y la recolección de mariscos, así como en las poblaciones más rurales, los trabajos temporales agrícolas o la limpieza y desgasificación de los depósitos de barcos de los astilleros de Izar en Ferrol.

Hoy en día, la venta ambulante es una salida laboral importante para la comunidad gitana. Desarrollan su actividad en más de 100 ferias y mercados de todo Galicia. Ofrecen, preferentemente, mercancías relacionadas con el textil o el calzado. Las mercancías las obtienen directamente de las fábricas o de los comercios de Galicia y Portugal.

Como actividad complementaria, las familias gitanas se dedican a la recolección de marisco a pie o, como ellos la llaman a «ir a marea», básicamente en las costas norte de Lugo, La Coruña, Riveira y Ferrol, y en las rías de Arousa, Noia, Pontevedra y Vigo. En esta actividad participan los hombres y las mujeres, a pesar de que la extracción no la hacen igual: los hombres usan escardillos y las mujeres la hacen a mano. La mayoría de extracciones de marisco en el que participan los gitanos son de almejas y de berberechos. No suelen participar en la recolección de mejillones, ostras, zamburiñas ni de vieiras. En 1963 se establece, por primera vez, el carné de mariscador, y en 1970 se publica la Ley de marisquería en la que deben ajustarse todos los mariscadores, lo que supone una limitación para los gitanos que participaban ocasionalmente en estas tareas.

… El pueblo gitano está viviendo un proceso acelerado de cambio cultural, provocado por tanto por la necesidad de adaptar las pautas de comportamiento tradicional a las nuevas condiciones de vida o por la importante influencia aculturadora del entorno, como por las inevitables mudanzas generacionales que afectan a todos los pueblos y culturas. [4]

1. Informe de la Real Audiencia de la Coruña. XI – 1783. AHN, Cons, legº 4206.
2. Xunta de Galicia (2002). A comunidade gitana en Galicia 1990 – 2000. A Coruña: Xunta de Galicia.
3. La Linterna. Seminario popular de Madrid. Reportaje de Arturo Nogueira. 4-2-1936
4. Xunta de Galicia (2002). A comunidade gitana en Galicia 1990-2000. A Coruña: Xunta de Galicia.
Este artículo es un fragmento del original “Los gitanos de Galicia” del proyecto “Maj Khetane”. Maj Khetane significa “más juntos”, en lengua romaní, y es un recurso didáctico interactivo presentado en un formato multimedia y concebido por Jesús Salinas. Maj Khetane es un material de consulta que se ubica en una concepción de la educación intercultural y los materiales didácticos que presenta son una pequeña enciclopedia sobre el mundo gitano, estructurada en los siguientes bloques: Historia, Cultura, Manual de Conversación en Romanó, Actividades, Cuento, Historietas, Recursos didácticos, Recursos gráficos.
Escrito por Jesús Salinas.
Con la colaboración de Antonio Gómez Alfaro y el Movimiento Asociativo Gitano de Galicia.