HISTORIA

Comunidades Autónomas

Ceuta y Melilla

Los gitanos en Ceuta y Melilla

En el siglo XVII ya había gitanos en Ceuta y Melilla, lo que supera en antigüedad a otras etnias que componen la población de estas ciudades.

Los historiadores [1] afirman que en 1680 aparecen muchos soldados gitanos desterrados que conviven con sus familias. Hay constancia documental de que, al menos hasta el 1723, continuaron existiendo soldados gitanos desterrados.

Después de la Pragmática promulgada por Felipe V el 30 de octubre de 1745 ,el número de gitanos de estas ciudades aumentó mucho.

Hay que hacer constar que, justo recién llegados, los soldados gitanos eran destinados a las compañías de armas y que un gran número de ellos perdieron la vida defendiendo las ciudades.

Un documento singular [2] nos cuenta que en el año 1773, «Ramón Eredia, español, gitano, casado, y pasado a Melilla» se había escapado de Berbería, donde había sido torturado y circuncidado por un príncipe para convertirlo al Islam, y que él se había proclamado cristiano y, cuando querían casarle con una esclava mora, se escapó «salió de noche hacia Ceuta y consiguió que la Virgen de la Victoria le permitiera entrar en aquella plaza … y llegó este infeliz llorando y sin poder hablar de la pena que llevaba «. Este podría ser un insólito documento, en el que un gitano es presentado como mártir por la fe.

Melilla

Con la expansión urbana de nuestra ciudad, desarrollada durante las primeras décadas del siglo XX, se produjo un asentamiento gitano en uno de los lados del barrio del Polígono, conocido popularmente como «Las Barracas de San Francisco», nombre que viene del Fortín de 1890 que hay en el interior del Cuartel de Santiago.

Muchos otros miembros de la comunidad gitana alquilaron casas en los barrios periféricos y formaron, con el paso del tiempo, una colonia de varios centenares de habitantes.

Para mejorar la zona de barracas donde habitaban los gitanos, en 1968 se tiraron al suelo 175 barracas y, en el mismo lugar, se construyeron 60 viviendas de unos 50 metros cuadrados así como varios locales comerciales.

Con la construcción de nuevas casas, sus destinatarios pudieron disfrutar de una mejor calidad de vida, y a partir de ese momento la zona se pasó a llamar Barriada de San Francisco de Asís, y toma este santo como patrón del barrio.

Según los responsables de las asociaciones gitanas que representan esta comunidad de Melilla, actualmente en nuestra ciudad residen alrededor de unos 800 gitanos y afirman que la población está disminuyendo como consecuencia de la crisis laboral que cada vez afecta a la ciudad con más fuerza. Asimismo indican que la disminución de la actividad comercial está íntimamente relacionada con el éxodo de las familias gitanas, sobre todo hacia las Islas Canarias.

Desde el asentamiento de los gitanos en nuestra tierra ciudad, éstos han ido buscando salidas laborales, entre ellas la venta ambulante aunque cabe destacar que también se dedican a realizar otros trabajos relacionados con la forja, la herrería, la construcción y que también trabajan como funcionarios de la ciudad autónoma.

De los casi 800 gitanos que residen en nuestra ciudad, hay unos 300 que son evangelistas, el resto son católicos.

Entre las actividades que suelen hacer destaca el homenaje que hace anualmente la comunidad gitana en su tercera edad.

Ceuta

Como ocurre en su ciudad vecina, Melilla, los gitanos mantienen una buena convivencia con sus conciudadanos. Muchos de ellos se dedican a la venta ambulante, sobre todo de ropa, pero también tienen otros oficios comunes como el trabajo en la construcción, camareros, venta de lotería, etc. Los hijos están escolarizados, y muchas familias pertenecen a la Iglesia evangélica de Filadelfia. No pierden sus costumbres y participan en la peña flamenca de la ciudad, donde se mantiene el flamenco, música que da compás a la vida gitana. Actualmente, en Ceuta viven unos 300 o 400 gitanos.

Los gitanos de Ceuta y Melilla reivindican que se les reconozca su cultura y por ello piden que en sus ciudades se considere que hay cinco culturas y no cuatro, ya que el número de gitanos que hay en la ciudad es superior al de otras etnias.

1. Estudio del Dr. Salafranca
2. Libro de defunciones de los frailes franciscanos de Mequinez
Escrito por Jesús Salinas.
Con la colaboración de Antonio Gómez Alfaro y el Movimiento Asociativo Gitano de Ceuta y Melilla.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies