HISTORIA

Comunidades Autónomas

Cantabria

Gitanos de Cantabria

Hasta ahora no han salido a la luz documentos históricos en los que conste la llegada y asentamiento de la comunidad gitana en Cantabria. Sin embargo, es previsible que algún grupo familiar gitano estableciera o cruzara las tierras cántabras, tal como ocurrió con el que llegó a Santoña.

En 1575, varias mujeres gitanas llegaron a Santoña para entregar al capitán de la galera San Ginés una cédula real que ordenaba la liberación de sus maridos de galeotes. Sin conocer esta circunstancia y aprovechando que en el barco sólo habían quedado cinco soldados, los gitanos promovieron alboroto, mediante el cual lograron liberarse. Se les unieron dos gachés, compañeros de penas. Los diez subieron a un bote para llegar a tierra; uno de los gachés se ahogó y poco después de llegar al suelo, Orlando, uno de los gitanos, fue arrestado.

Cuando le interrogaron, dijo que uno de sus compañeros quería atravesar Aragón, llegar al Reino de Valencia y después a Andalucía. La fuga no estaba preparada y las mujeres no sabían nada de la traición. Una de ellas era Gracia de Estepa (Sevilla), lo que demuestra la procedencia andaluza del grupo [1].

cantabria_cestos

Haciendo cestas de caña. Un viejo oficio de los gitanos «andarríos». ↵

Como no hay documentación que permita aclarar hasta cuándo se remonta la presencia gitana en Cantabria, hemos consultado las únicas fuentes de información que actualmente tenemos los gitanos. Estas fuentes son nuestros mayores, los gitanos y gitanas más viejos, de entre 60 y 80 años. Los datos orales más antiguos, que tienen la relatividad de la transmisión a través de múltiples generaciones, nos dicen que los primeros gitanos que se establecieron en Cantabria lo hicieron, aproximadamente, sobre el año 1800.

Este primer núcleo de habitantes estaba formado por la familia Jiménez, que tenía entre 15 y 20 personas y que constituyó el primer asentamiento de gitanos en Cantabria.

Poco a poco, fueron apareciendo otras familias de gitanos, como los llamados Relojeros (llamados así porque se dedicaban a arreglar relojes de pueblo en pueblo), y la familia de los Pérez, que venían de León y que aparecieron por Cantabria alrededor de 1936.

Antiguamente, los gitanos de Cantabria vivíamos en unas condiciones de vida muy duras. Nuestras casas eran los carros -quien tenía-, tiendas de campaña improvisadas, cuevas para refugiarse del mal tiempo … y, en definitiva, todos aquellos espacios que nos servían para sobrevivir.

Vivíamos con una gran represión de las autoridades, siempre estábamos bajo sospecha. Cada día nos expulsaban del lugar de asentamiento o de acampada y nos expulsaban de la demarcación de cada localidad. Había mucha falta de alimentos, casi no se tenía nada para comer y, en general, se vivía en muy malas condiciones.

Nuestras ocupaciones consistían en utilizar el trabajo de los miembros de la familia. Se trataba de una economía familiar o doméstica en que contribuían varios parientes y ponían en común los medios de producción y la fuerza de trabajo. Las familias se especializaban en ciertos oficios y creaban tradiciones familiares asociadas a ellos. El trabajo se aprendía en la interacción familiar y por inmersión desde la infancia.

La mayoría de las actividades que realizábamos los gitanos eran concebidas como venta de bienes y servicios a clientes que no eran gitanos: la compra-venta de ganado, la venta en ferias, los trabajos de canasteros y algunos que hacían de relojeros.

Actualmente nuestro sistema ocupacional es más precario, frágil e inestable. El cambio económico y tecnológico está poniendo en crisis la forma de ganarse la vida de muchas familias gitanas. Rompe con la transmisión de una generación a la siguiente de algunos negocios tradicionales que hemos ejercido desde siempre.

Actualmente, nuestros principales oficios y actividades económicas son:

  • El comercio, que ha sido y sigue siendo una ocupación central entre los gitanos, engloba formas y productos muy diversos. Puede ser formal o informal y también fijo o ambulante. En los últimos años, la venta ambulante cada vez está topando con más obstáculos debido a las regulaciones, controles, impuestos y prohibiciones establecidas por la Administración.
  • Los trabajos agrícolas temporales y trabajos discontinuos en sectores que no son agrarios como la construcción, los servicios y, sobre todo, la hostelería.
  • Y, ya en casos muy determinados, artistas de espectáculos, sobre todo de flamenco y la recogida de chatarra, vidrio, cartón …

En Cantabria, los movimientos migratorios han sido muy frecuentes entre los gitanos hasta que, durante los años sesenta y setenta, los procesos de desarrollo e industrialización del campo han terminado con nuestros trabajos tradicionales y nos han empujado hacia las grandes ciudades para iniciarse hay un proceso de sedentarización total.

Los gitanos de Cantabria no llegamos al 1% de la población total. Somos unos 3.500, es decir, el 0,65% del total de la población de la región.

De los 102 municipios que componen la región, se han contado asentamientos gitanos consolidados en 11 municipios. Donde los gitanos somos más numerosos es el municipio de Santoña, con un 2.8% sobre la población total. Después encontramos Santander, Torrelavega, Valdeolea, Camargo y Reinosa, con valores entre el 0,8% y el 0,5%.

1. Recogido de la Tesis Doctoral «La Gran Redada de Gitanos» de Antonio Gómez Alfaro.
Este artículo es un fragmento del original “Gitanos de Cantabria” del proyecto “Maj Khetane”. Maj Khetane significa “más juntos”, en lengua romaní, y es un recurso didáctico interactivo presentado en un formato multimedia y concebido por Jesús Salinas. Maj Khetane es un material de consulta que se ubica en una concepción de la educación intercultural y los materiales didácticos que presenta son una pequeña enciclopedia sobre el mundo gitano, estructurada en los siguientes bloques: Historia, Cultura,  Manual de Conversación en Romanó, Actividades, Cuento, Historietas, Recursos didácticos, Recursos gráficos.
Escrito por Jesús Salinas.
Con la colaboración de Antonio Gómez Alfaro y el Movimiento Asociativo Gitano de Cantabria.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies