Lachó Bají Calí rememora el pasado canastero de los gitanos de El Gornal

Lachó Bají Calí rememora el pasado canastero de los gitanos de El Gornal

El pasado domingo, las entidades Lachó Bají Calí y LaFundició compartieron una mañana con todos los vecinos de El Gornal haciendo canastos y recordando la historia de los gitanos del barrio.

La mirada al pasado del pueblo gitano siempre nos llevará, de una u otra manera, a recordar el modo en que cada familia se ganaba la vida. Aunque la economía de los siglos XIX y primera mitad del siglo XX fuera mucho más precaria, era también más cierta, y a diferencia de hoy día, la inmensa mayoría de gitanos y gitanas trabajaban. De hecho los gitanos ocuparon un espacio básico en la economía agraria española, ya fuera ofreciendo una serie de útiles para el trabajo -canasteros, herreros, lateros, tratantes de ganado- o trabajando en la siega y recogida del cultivo.  La industrialización producida en la segunda mitad del siglo XX llevó a numerosas familias del campo a las ciudades, y los oficios que habían nutrido a los gitanos durante tantos años empezaron a caer en decadencia.

La asociación Lachó Bají Calí de Hospitalet del Llobregat y la entidad LaFundició quieren precisamente rememorar esa parte de la historia más reciente de los gitanos que hoy viven en Hospitalet. Lo hicieron con un acto abierto a todo el barrio de El Gornal, en la Avenida de Carmen Amaya. Acudieron jóvenes y ancianos, gitanos y no gitanos, y compartieron la mañana del domingo haciendo pequeñas canastas de mimbre. “Recordar esos oficios es una de las maneras de recuperar el patrimonio cultural gitano”, nos indica Mercedes Gómez, coordinadora de la asociación Lachó Bají Calí.

En la organización del acto también participó LaFundició, una entidad que también trabaja para recuperar la memoria histórica de El Gornal, barrio que nace para realojar a las familias gitanas y no gitanas que vivían en las barracas de Can Pi y La Bomba en el año 90. Mariló Fernández, miembro de LaFundició, nos explica que con este acto quieren “acercar al presente la realidad de los vecinos Can Pi y La Bomba”. Y es que muchos de los gitanos que vivieron en estos dos barrios llegaron a Catalunya desde diferentes comunidades y, la gran mayoría de ellos, había vivido hasta entonces combinando varios oficios artesanales, entre ellos el de canastero.

Mariló también reivindicó “usar la calle para una práctica comunitaria. Hoy día hay pocos espacios en la calle donde te puedes encontrar con tus vecinos y vecinas para compartir cosas. Incluso las fiestas de los barrios están ya muy marcadas por el consumo y no por compartir, relacionarse y organizarse”, y añadió que “hacer canastos es una acción que lleva su tiempo, y puedes estar en grupo y relacionarte con tus vecinos”.

Durante el acto, en los corrillos donde se iban haciendo canastos, también se pudo rememorar las historias de infancia y juventud de muchos de los hoy ya ancianos del barrio. Y es que este proyecto forma parte de una iniciativa más amplia de Lachó Bají Calí que se inició en 2014. Entonces, también con la cooperación de LaFundició, recogieron los testimonios de varios vecinos del barrio, recopilaron fotografías familiares, crearon canciones y realizaron una ruta por lo que fueron los puntos más emblemáticos de los antiguos asentamientos de Can Pi y La Bomba, hoy día convertidos en centros empresariales y comerciales. Mercedes Gómez enfatizó que uno de sus principales objetivos como entidad es “trabajar para la recuperación de nuestro patrimonio cultural”, y que ese trabajo debe pasar por “recuperar la lengua romaní, no olvidar los oficios tradicionales y la manera de relacionarse, y también poder conocer bien nuestra historia”.

Ahora el siguiente paso de las dos entidades es poder llevar esta actividad a otros barrios de Hospitalet o al Centre de la Imatge de La Virreina en Barcelona, y poder generar diferentes acciones para acercar a los más jóvenes un pasado, a menudo, invisibilizado.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies