Alumnos gitanos del Grupo de Acceso a la Universidad se presentan a las PAU

Alumnos gitanos del Grupo de Acceso a la Universidad se presentan a las PAU

Durante dos sábados consecutivos, 24 gitanos y gitanas del Grupo de Acceso a la Universidad se presentan a las pruebas de acceso a la universidad para mayores de 25 años en el campus de Bellaterra.
Alumnes GAU a les classes

Alumnos del GAU durante las clases de preparación para las pruebas de acceso a la universidad

La presencia de gitanos y gitanas en la universidad es, sin duda, uno de los factores que más puede ayudar a normalizar la situación del pueblo gitano en la sociedad mayoritaria. Sin embargo las estadísticas dicen que menos del 1% de los gitanos consiguen llegar a la universidad. Y este es uno de los datos más significativos que sirve para explicar la exclusión social y cultural que afecta al pueblo gitano.

El Plan Integral del Pueblo Gitano en Catalunya hace más seis años que empezó a apostar fuertemente por un proyecto con el que preparan a gitanos y gitanas para presentarse a las pruebas de acceso a la universidad para mayores de 25 años. Después de seis ediciones del Grupo de Acceso a la Universidad (GAU) se ha conseguido que 7 gitanos hayan conseguido acceder a la universidad y cursen estudios como pedagogía, sociología, magisterio, empresa y tecnología, derecho o psicología.

Tras un año de preparación, 24 alumnos del Grupo de Acceso a la Universidad se han presentado este sábado a las pruebas de acceso a la universidad en las asignaturas comunes (castellano, catalán, inglés y comentario de texto). Las clases de preparación para estas pruebas se iniciaron en octubre y, durante estos meses, gitanos y gitanas de diferentes lugares de Catalunya han estado estudiando todas las tardes en la sede del departamento de Treball, Afers Socials i Famílies de la Generalitat de Catalunya. Fernando Macías, uno de los profesores del GAU, valora muy positivamente al grupo, “tenemos gente que vive en Manresa, Olesa de Montserrat, Martorell y su asistencia era muy alta, y esto es un indicador del interés que se muestran por mejorar su situación”. Macías también explica que el impacto que este proyecto tiene en las vidas de los participantes va mucho más allá de adquirir unos conocimientos o llegar a la universidad, “todos los alumnos comentan que sus hijos van mejor en las escuelas, que les pueden ayudar con los deberes, que se sienten con más confianza y seguros a la hora de enfrentarse a cualquier reto”.

Para la mayoría de ellos el reto de acceder a la Universidad requiere un gran esfuerzo, y no sólo porque entre los gitanos no sea común aspirar a una carrera universitaria, sino porque la mayoría de ellos no finalizó la educación obligatoria, partieron esta formación con conocimientos muy básicos y, además, han tenido que compaginar los estudios con el trabajo y con su vida familiar, y es que prácticamente todos los alumnos son padres o madres. Este es el caso de Miguel Beltrán, padre de dos hijos, que conoció esta iniciativa hace tan sólo cuatro meses y desde entonces se volcó en la formación para prepararse para estos exámenes, su sueño es convertirse en médico, y valora muy positivamente este proyecto. “Conocí el proyecto en un momento en mi vida en que me sentía estancado y me ha dado la libertad que necesitaba para avanzar, han cambiado por completo mis expectativas, ahora sólo quiero aprobar las pruebas y empezar la carrera”, explica Beltrán.

Hace dos años, Alfredo Reyes también se presentó a las pruebas de acceso a la universidad. Gracias al GAU, Alfredo consiguió aprobar las pruebas y, tras un año estudiando administración y dirección de empresas, decidió cambiar de aires e iniciar el grado de sociología. Ahora, Alfredo trabaja como técnico en el Plan Integral del Pueblo Gitano y es el actual coordinador del Grupo de Acceso a la Universidad, posición desde la que ayuda a otros gitanos a cumplir sus sueños. Alfredo destaca la actitud de los estudiantes. “Tenemos que resaltar que este ha sido el año que más estudiantes hemos tenido en el curso, un total de 55, de los que 24 se han presentado hoy a las pruebas. Pero la parte emocional es la más importante, porque este año todo el grupo está muy motivado, son más autosuficientes, buscan recursos por sí mismos, estudian de una manera más autónoma, y están muy focalizados en su proceso formativo. Y al margen de los resultados, la actitud es algo a tener muy en cuenta, primero viene la actitud y detrás de ello tienen que venir los resultados”.

El próximo fin de semana tendrán lugar las pruebas de acceso en las materias específicas, ligadas a la opción de acceso escogida por cada estudiante (ciencias, ciencias de la salud, ciencias sociales y jurídicas, ingeniería o arquitectura, o artes y humanidades). Después sólo habrá que esperar a finales de mayo para conocer el resultado de las pruebas y celebrar que cada año los gitanos son más visibles en todos los ámbitos de la sociedad, en este caso en las universidades.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies