La FAGiC reivindica a los músicos gitanos

La FAGiC reivindica a los músicos gitanos

El pasado miércoles, la Federació d’Associacions Gitanes de Catalunya (FAGiC) organizó un coloquio en la sede de la Sociedad General de Autores y Editores (SGAE) de Barcelona para reivindicar el papel de los artistas gitanos en Catalunya con la colaboración del Plan Integral del Pueblo Gitano de Catalunya y enmarcado dentro de los actos de celebración de los 600 años de la llegada de los gitanos al país catalán.

Los gitanos y la música sean probablemente uno de los binomios más difícil de separar. Ya una de las primeras leyendas que intenta narrar el origen de los gitanos cuenta que por allá el año 500 de nuestra era el Sha de Persia recibió 10.000 músicos como regalo del rey de la India, y esos músicos, en su éxodo hacia occidente se convertirían en lo que hoy conocemos como el pueblo gitano. Obviamente nunca podrá demostrarse tal leyenda, pero lo que no necesita demostración es la vinculación de los gitanos con la música.

Las aportaciones que los gitanos han realizado al amplio mosaico de la música europea han sido muy notables, desde la Czardas húngaras hasta el Flamenco, pasando por el Jazz Manouche o la música Balcánico-Romaní, y sin olvidar la Rumba Catalana, considerada por algunos como el último estilo musical urbano creado en Europa. Sin embargo el papel de los gitanos como creadores musicales no ha sido siempre reconocido justamente, es más, en algunos casos incluso se niega el mérito creativo a los gitanos, como sucede con el Flamenco. Por este motivo, la FAGiC ha llevado a cabo unas jornadas reivindicativas en colaboración con el Plan Integral del Pueblo Gitano en Cataluña y la SGAE.

Las jornadas se iniciaron con dos talleres prácticos sobre el Flamenco y la Rumba. Juan Cortés, cantante del grupo “Los Banis” hizo una explicación práctica de los tangos flamencos que han inspirado la música de su grupo durante más de 25 años, y después, Sicus Carbonell, cantante del grupo “Sabor de Gràcia”, realizó un taller sobre la rumba catalana, mostrando diferentes estilos de la rumba catalana, sus principales autores, así como también varios modos de ejecutar el famoso “ventilador”, una técnica de guitarra genuina de la Rumba Catalana. Y para deleitar al público asistente a la jornada, Maruja Garrido subió al escenario para interpretar un par de temas y demostrar que a sus ochenta años sigue atesorando toda la fuerza y el arte que en su momento la convirtieron en una de las figuras más destacadas del panorama rumbero en nuestro país.

Posteriormente tuvo lugar un coloquio sobre música gitana en la que participaron Moncho, Sicus Carbonell, Juan de los Banis y el guitarrista Paco Heredia.  Todos ellos coincidieron en la necesidad de incrementar el apoyo a la música gitana y a los músicos gitanos. “¿Os imagináis que el flamenco o la rumba fueran patrimonio de los Estados Unidos?”, se quejaba Paco Heredia por la poca inversión de la administración y otras instituciones para la promoción y difusión de la música flamenca. Sicus Carbonell también reclamó la necesidad de becas para apoyar a jóvenes talentos musicales a formarse y dar el salto a la profesionalidad, “en nuestra época la música funcionaba de otra manera, ahora tienes que formarte, el duende gitano por sí sólo ya no es suficiente. Los jóvenes necesitan formación y hay familias gitanas que no pueden costearla. Hay niños con talento que quieren dedicarse a la música, no se forman en otro trabajo, y al final acaba convirtiéndose en un problema porque no tendrán salida en el mundo de la música”, así Sicus Carbonell reclamaba que el Plan Integral del Pueblo Gitano contemplara “la vía cultural y musical, y ayudara con becas a los niños gitanos que tienen maneras para formar músicos que sean mejores que nosotros”.

Sicus también criticó que no se contara con artistas gitanos ni con la rumba catalana en las programaciones de los festivales musicales promovidos por la administración, “en 2015 en un estudio que realizó Oriol Puig, periodista y técnico musical, encontró que de entre todos los festivales de Catalunya sólo hubo tres conciertos de Rumba y ninguna de las tres bandas era gitana. Los operadores privados pueden programar lo que les dé la gana porque se juegan su dinero, pero cuando recibes apoyo económico de la administración, tienes que contar con la cultura gitana y con el artista gitano”.

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies