La Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña cumple 25 años

La Federación de Asociaciones Gitanas de Cataluña cumple 25 años

La federación de asociaciones gitanas de Cataluña, FAGiC, ha cumplido este mes de noviembre 25 años de historia. La FAGiC nació con el objetivo de defender y promover los derechos del pueblo gitano y su cultura, constituyéndose oficialmente como entidad a finales del 1991 y, a día de hoy, se ha convertido en la organización gitana más representativa de Cataluña, aglutinando a la gran mayoría de asociaciones gitanas del territorio.

La Federación nació gracias al empuje de la Asociación Gitana de Sabadell, el Centro Cultural Gitano de la Mina y la asociación Gitana de Gracia. Varios de sus miembros habían participado previamente en la creación de la federación Unión Romaní en Madrid, y quisieron importar esa misma iniciativa a Cataluña para poder reunir al mundo asociativo gitano aquí presente. Personas como el Tío Marchena o Manuel Heredia empezaron a visitar los municipios con mayor presencia gitana y les motivaron a participar y unirse a la iniciativa. Así en 1991, en un momento en que el movimiento asociativo gitano se encontraba en pleno proceso embrionario, consiguieron reunir doce entidades y fundar la FAGiC.

Por aquel entonces la situación en la que vivía el pueblo gitano era mucho más precaria que en la actualidad. Existían aún muchos poblados chabolistas, había grandes dificultades para acceder al mercado laboral, una menor sensibilización en las familias sobre la importancia de la educación académica y grandes barreras y tabús para hacer uso de los servicios de salud. Igualmente existía muy poco conocimiento sobre las dificultades reales que afrontaban los gitanos y gitanas en su día a día, y las intervenciones que se hacían con ellos eran siempre desde una vertiente claramente asistencialista.

 

manuel-heredia

Manuel Heredia fue el primer presidente que tuvo la FAGiC, lo fue por tres legislaturas. La primera junta directiva estuvo formada por jóvenes, mujeres y ancianos, entre ellos estaban Manuel Fernández, Juana Fernández, María Maya, el Tío José Heredia de la Mina o el Tío Emilio Cerreruela de San Roc. “Los tres pilares básicos de nuestra intervención fueron la unidad del pueblo gitano, el empoderamiento de la mujer gitana y defensa de nuestra cultura”, nos comenta Manuel Heredia.

Para Manuel,  la educación es la base fundamental para el progreso del pueblo gitano, “la educación y la sensibilización a las familias debe ser nuestro principal objetivo como pueblo, si los niños van al colegio tendrán un futuro mucho más prometedor que el que nosotros hemos tenido”. Manuel también nos comenta que la promoción de las mujeres gitanas es uno de los asuntos en los que más hay que trabajar y avanzar, “cuando veo que las mujeres gitanas son abogadas, que las mujeres gitanas son antropólogas, que las mujeres gitanas son asistentas sociales, me siento muy orgulloso. Las mujeres gitanas están luchando dentro del sistema mucho más que los hombres. Nosotros también sembramos parte de aquella semilla y ahora empieza a dar su fruto”.

Uno de los aspectos que a Manuel le hubiera gustado poder mejorar es la relación entre el mundo asociativo gitano y la Iglesia Evangélica de Filadelfia en la defensa de los derechos del pueblo gitano. “Las asociaciones y la Iglesia tendríamos que estar más unidos porque somos todos gitanos, y juntos tenemos que ir en el movimiento porque hay cuestiones que nos afectan a todos como gitanos, como es el tema del racismo o el empleo. La unidad es el poder que necesita el pueblo gitano para hacer frente a la gran discriminación que nos afecta”, nos indica Manuel Heredia.

Manuel también sugiere que el siguiente paso que debe dar el pueblo gitano es conseguir tener la representación de gitanos y gitanas en el Parlament de Catalunya. “Somos 100.000 gitanos, y si un parlamento tiene que ser representativo de un territorio, ¿cuántos gitanos deberían haber?”, reivindica Manuel. “Como nosotros aún no hemos conseguido esa unión del pueblo gitano, no hemos sabido aglutinar la gitaneidad delante de los gachés, no tenemos toda la fuerza que podríamos tener para reivindicar nuestros derechos. Tenemos un movimiento asociativo mucho más fuerte que al principio, pero ahora el reto es conseguir la unidad y la representatividad política. En democracia 100.000 gitanos unidos podemos tener mucho peso, pero de manera individual no”.

jose-santos

En 2006 José Santos Silva, un gitano del municipio de Viladecans, asume la presidencia de la FAGiC para afrontar una nueva etapa del movimiento asociativo gitano, y es que un año antes, y fruto de la reivindicación de la propia FAGiC entre otros, se puso en marcha el primer Pla Integral del Poble Gitano a Catalunya, una herramienta política que debía ayudar a la disminución de desigualdades sociales que sufría el pueblo gitano. José Santos se lamenta que “el Pla Integral fue una buena iniciativa, pero el problema es que se centró mucho en la parte teórica del proceso y al final tuvo muy poco impacto entre los gitanos”.

La nueva junta directiva de la FAGiC decidió abrirse a diferentes iniciativas gitanas a nivel europeo. “Para nosotros no fue fácil conseguir desarrollar proyectos a nivel europeo pero era algo necesario. Todas las acciones que hicimos desde Europa nos condujeron a convertir en una de nuestras prioridades que el Parlament de Catalunya reconociera el genocidio sufrido por el pueblo gitano en la época nazi, y conseguirlo fue un orgullo para todos los gitanos”, nos indica José Santos.

Otra de las iniciativas introducidas por la junta directiva presidida por José Santos fue la instauración de los premios FAGiC, una celebración anual en la que se libran una serie de premios para reconocer el trabajo realizado por gitanos y no gitanos en la mejora de la situación y de la imagen social del pueblo gitano.

Para Santos la labor que desarrolla la FAGIC es fundamental para el desarrollo de los gitanos en Catalunya, “yo pediría a los gitanos esa implicación que necesita nuestro pueblo, porque de lo que me siento más orgulloso es haber podido trabajar para mi gente, poder trabajar para aquellas personas que más lo necesitaban, y eso solo se consigue si todo los gitanos nos unimos”.

simon-montero

Simón Montero es el tercer y actual presidente de la FAGiC. Simón, un joven gitano de la Zona Franca de Barcelona, inició su mandato hace ya tres años con la motivación de regenerar el movimiento asociativo gitano y convertir a los jóvenes en los protagonistas de la Federación. Su principal interés está siendo la defensa de las libertades y de los derechos humanos de la población gitana. Simón explica que la FAGiC actualmente está están trabajando en diferentes áreas, sin embargo enfatiza que “hay programas que son más gratificantes, como es el área de inserción laboral, es muy reconfortante cuando ayudas a alguien a conseguir un trabajo. También es muy importante el ámbito de vivienda, cuando ayudamos a paralizar desahucios”.

Simón también destaca un proyecto que están llevando a cabo con población reclusa, “es un proyecto pionero en Europa, jamás se ha hecho un mapeo de la población gitana reclusa en ningún lugar. Ahora conocemos las condiciones de vida de los reclusos gitanos en Catalunya y estamos ayudando a la reinserción de muchos gitanos, dándoles apoyo que necesitan para lograr una estabilidad laboral, económica y emocional”, expone Simón.

Uno de los problemas que Simón nos comenta que tiene la federación es el poco conocimiento que los propios gitanos tienen del trabajo que desempeña la FAGiC, “nuestro objetivo es que la federación tenga un mayor reconocimiento, que crezca como entidad, que llegue a cada uno de los gitanos de Cataluña y que se conozca nuestro trabajo”. Simón también puntualiza que “hay barrios como la Mina en la que se hacen muchas intervenciones y todo el mundo conoce a la FAGiC, pero en otros municipios como Figueras o El Prat, prácticamente no se conoce quiénes somos”.

Precisamente, la junta directiva actual quiere aprovechar la celebración del 25 aniversario para aumentar la visibilidad de la FAGiC y hacerla más cercana a los gitanos. La celebración tendrá lugar el próximo el próximo 9 de Diciembre en el auditorio del CaixaForum de Barcelona, y se hará coincidir con la gala anual de los Premios FAGiC, una gala en la que se reconocerá el trabajo realizado por los diferentes presidentes que ha tenido la federación.

Sobre el autor

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies