Marcel Courthiade y la lengua romaní

Marcel Courthiade y la lengua romaní

Marcel Courthiade es profesor del Instituto de idiomas y culturas orientales de  la Universidad UNALCO de París. Sus estudios sobre la lengua romaní lo han convertido en el mayor conocedor de nuestra lengua y una de sus últimas iniciativas es la reciente puesta en marcha de una licenciatura online sobre cultura y lengua gitana. Recientemente pudimos contar con su presencia para la celebración del Día Internacional de la Lengua Romaní.

 

En la actualidad está desarrollando una licenciatura online muy interesante sobre el idioma y la cultura gitana. ¿Qué metas se plantea?

Nuestro principal objetivo es formar a los profesores y maestros del mañana en cultura y lengua romaní. Ahora ya existen iniciativas de muchas personas que han empezado a formarse sin un corpus sólido y fuerte de conocimiento, recurriendo a los materiales que se pueden encontrar en la biblioteca del barrio o en la escuela. Nosotros quisimos hacer lo contrario, sacar un curso de nivel universitario que sirviera por un lado para formar a maestros, y por otro lado servir como corpus de referencia para producir libros y material pedagógico de ámbito extraescolar.

El proyecto tiene como meta el ofrecer unos conocimientos de romanó equiparables a los que cualquiera puede encontrar cuando estudia inglés, italiano o japonés en la universidad. Y esto es precisamente lo que estamos haciendo en el Instituto de idiomas y culturas orientales de París, ofreciendo el nivel de licenciatura según Bolonia, igual que con el resto de idiomas que allí se pueden estudiar. Estoy seguro que con un contingente de licenciados en romanó en todos los países, se podrían abrir cátedras de lengua romaní en Barcelona, Madrid o cualquier otra ciudad. Y estas cátedras servirían para acabar formando a profesores de romanó en todos los países europeos.

Hace más de diez años que inicié esta licenciatura de modo presencial pero acudían muy pocos estudiantes porque París es una ciudad muy cara y no he conseguido que se pudiera becar de forma especial esta licenciatura. Así decidimos que si los estudiantes no podían venir a París, pues nosotros iremos a los alumnos mediante internet, y creamos la licenciatura online.

La recuperación del idioma no es únicamente una cuestión de los gitanos españoles que lo han olvidado con el paso de los años y la persecución, sino que es una cuestión de todos los gitanos del mundo entero, doce millones en Europa, y tres millones en América. La mayoría únicamente utiliza el romanó en el ámbito doméstico, y eso no tiene el mismo rango cultural que el resto de idiomas.

Oímos a menudo en países del Este que no se tiene por qué aprender romanó en la escuela porque ya lo aprenden en casa. Sin embargo, este tipo de pensamiento es erróneo ya que el mundo de la comunicación en el hogar es muy limitado, los objetos de referencia y los temas son muy limitados. En la escuela se forma a los niños para utilizar el idioma nacional para hablar de historia, de política, de filosofía, de la vida en la ciudad y para hablar de todo aquello que no se aprende en casa. Y al igual que los gachés, nosotros también tenemos derecho a una enseñanza en romanó que nos sirva para salir del ámbito doméstico.

 

¿Qué factores considera necesarios para que pueda promocionarse con éxito la lengua romaní?

Para mí existen principalmente dos factores. Lo primero es reforzar el prestigio de la lengua romaní, y ello es deber del Estado, porque después de tantos años de desprecio y de mentiras sobre la naturaleza del romanó, después de que haya sido considerado como un idioma del diablo inventado por payos morenos para engañar a los buenos católicos. El menosprecio de nuestra lengua es algo que podemos constatar desde las pragmáticas de Medina del Campo hasta la época de Franco. Se ha ido inoculando un veneno en la sociedad con muchas mentiras sobre nuestra cultura, y ahora reclamamos un antídoto contra ese veneno para alcanzar una situación de normalidad. Esta no es una cuestión única y exclusivamente gitana, debe producirse el reconocimiento de todas las minorías como un patrimonio común. Por ejemplo, el patrimonio de las minorías que viven aquí en Catalunya no son patrimonio exclusivo de cada minoría, sino que son patrimonio de toda Catalunya. Las diferentes minorías lingüísticas, culturales o religiosas también conforman la riqueza de toda la nación.

El segundo de los factores que creo necesario es responsabilidad de los propios gitanos, y especialmente de aquellos que tenemos una vinculación más larga con el ámbito europeo. Debemos llevar a los barrios el conocimiento sobre nuestra historia, nuestro patrimonio cultural y nuestro idioma, debemos hacer que llegue a niños y a jóvenes. Pero para conseguir eso debemos encontrar vías atractivas, que huyan de las metodologías más formales, y conseguir algo que sea igual de atractivo que, por ejemplo, Facebook. Necesitamos imaginación, necesitamos crear métodos y compartirlos con el resto de Europa.

Debemos ver con realismo la situación actual y entender que la escuela no es “la solución” única y exclusiva para la mayoría de los gitanos. Y si no podemos encontrar esta solución en la escuela, entonces debemos encontrar otras vías que sirvan transmitir nuestro patrimonio cultural a los más jóvenes. Tenemos que ser conscientes que este es un patrimonio de siglos y siglos que ha conformado una cosmovisión única y que ha contribuido a las culturas de Europa y el mundo entero. En definitiva, debemos encontrar la manera de optimizar la transmisión del romanó aprovechando todas las herramientas tecnológicas que poseemos.

 

La clasificación dialectal del romanó es uno de los temas que mayor controversia académica despierta respecto al estudio de nuestra lengua. En este proyecto podemos encontrar cuatro (macro)dialectos. ¿En qué se basa esta división dialectal?

En primer lugar, la clasificación parte de dos superdialectos -o y -e, posteriormente pasamos cuatro dialectos, y después a varios subdialectos como son el balto, el karpato o el balcánico. Esta es una definición científica que se apoya en la noción de isoglosa, una isoglosa está vinculada al idioma, no al territorio. Es cierto que se han establecido isoglosas referidas al territorio, pero éstas solo pueden ser válidas para idiomas como el catalán o el español que siempre fueron hablados en el mismo sitio. Pero con los Rroma, que han migrado desde la India hacia Europa pasando por Asia Menor, entonces la isoglosa geográfica no tiene ninguna relevancia para ser aplicada a la lengua romaní.

Hasta ahora no he encontrado ninguna crítica concreta a la división en cuatro dialectos, más allá de que es complicada de entender. Pero aún nadie ha podido, con base científica, indicar un sólo error en la teoría de los cuatro dialectos.

En la licenciatura online antes de iniciarnos en el estudio del romanó, estudiamos dialectología para después aplicarla a la historia de los movimientos migratorios de los Rroma.

 

¿Qué papel cree que juega la promoción de la cultura gitana en la inclusión de los gitanos en la sociedad?

Considero que se trata de una cuestión de justicia social, y debemos aspirar a una inclusión justa. No debemos caer en el error de pensar que la sociedad mayoritaria es ideal, porque no lo es, y tampoco debemos pensar que nosotros somos ideales. Tampoco podemos considerar que únicamente los gitanos debamos hacer un paso hacia la inclusión, porque ésta depende de las dos partes. La inclusión implica un corazón abierto por parte la sociedad mayoritaria y un corazón abierto por parte de los Rroma. La inclusión no se basa en el acceso a mayores niveles de cultura, la inclusión implica un compromiso entre dos pueblos iguales.

 

Sobre el autor

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies