LENGUA

La lengua Romaní

La lengua hablada por los gitanos se conoce como Romanó o Romaní, o como se conoce en su propio idioma, Rromanes. Esta se encuentra estrechamente relacionada con el sánscrito, lengua de la que derivan todas las lenguas indo-arias modernas. El romaní se desarrolló en paralelo a sus lenguas hermanas habladas en la India hasta el siglo XI. A continuación, los antepasados de los gitanos abandonaron la India y la lengua romaní fue influenciada en su desarrollo por los idiomas que se hablan en otros lugares. Estos fueron el persa, el armenio, el griego bizantino, el antiguo eslavo y el rumano. Las mismas palabras de estos idiomas se pueden encontrar hoy en día en todos los dialectos del Romaní. Esto demuestra que los gitanos viajaron juntos como un grupo hasta que llegaron a Grecia en el siglo XIV.

Los primeros orígenes

En el siglo XV, los gitanos se expandieron por toda Europa a través de Grecia y, de ahí en adelante, evolucionaron diferentes dialectos romaníes en diferentes países, adoptando palabras y formas gramaticales de las lenguas que se hablan alrededor de ellos.

Cuando los gitanos llegaron a Europa en el siglo XV, nadie sabía qué idioma hablaban o de dónde habían venido. No fue hasta finales del siglo XVIII que los eruditos de Europa empezaron a darse cuenta de que aquel lenguaje desconocido hablado por los gitanos se había originado en la India.

Las lenguas hermanas del Rromanes tales como el hindi, el bengalí o el rajasthaní, idiomas que aún se hablan en la India, siguieron desarrollándose en paralelo, por lo que hoy en día, mientras la mayor parte del vocabulario romaní es de origen sánscrito, los romaníes son incapaces de comunicarse con la gente de la India que hablan idiomas emparentados debido a los préstamos lingüísticos provenientes de lenguas de fuera de la India y debido, también, a la estructura gramatical más antigua del romaní , que es una lengua flexiva como también lo eran las lenguas que se hablaban antes del siglo XI en la India.

Origen diverso del léxico Romanó

mapa1_general

Lenguas Eslavas

Hungría

Rumania

Grecia

Turquía

Osetia

Georgia

Armenia

Persia

India

Lenguas Eslaves

Pùška → fusil
Trùpo → cuerpo

Bielorrusia

Federación Rusa

Polonia

República
Checa

Eslovaquia

Ucrania

Eslovenia

Croacia

Bosnia
Herzegovina

Serbia

Montenegro

República de
Macedonia

Bulgaria

Slider
Hungría

Màcka → gato
Sarkàni → cometa

Hungría

Slider
Rumania

Kùjbo → nido
Musaj → necesitar
Lùmâ → mundo

Rumania

Slider
Grecia

Drom → camino
Papin → oca
Kòkalo → hueso
Klidî → llave

Grecia

Slider
Turquía

Majmùni → mono
Kutià → caja

Turquía

Slider
Osetia

Vurdon → carro
Tiraxaj → zapato

Osetia
del Nord

Osetia
del Sud

Slider
Georgia

Khoni → grasa
Camcàle → pestañas

Georgia

Slider
Armenia

Grast → caballo
Coxano → fantasma, hechicero.

Armenia

Slider
Persia

Xer → burro
Zen → montura
Buzni cabra
Baxt → fortuna

Persia

Slider
India

Jakh → ojo
Gono → saco
Piri olla
Rroj → cuchara

India

Slider

Dialectos

A raíz del declive del período bizantino a finales del siglo XIV, la población romaní-hablante comenzó a emigrar desde los Balcanes, asentándose en Europa del Este y Central durante el siglo XV y principios del XVI. Las diferencias entre las variantes habladas por los diversos grupos romaníes surgieron durante este período, dando lugar a una división en ramas dialectales. Los diferentes desarrollos internos en morfología, fonología y léxico estuvieron acompañados por las influencias de diversas lenguas en contacto sobre los dialectos individuales, siendo las influencias más significativas las provenientes del turco, el rumano, el húngaro, el alemán y las lenguas eslavas.

No hay una manera fácil de clasificar los dialectos del Rromanes. En primer lugar debemos seleccionar los criterios en los que se basará la clasificación. A veces la clasificación dialectal se basa exclusivamente en la geografía y a veces en las características estructurales de los dialectos (léxico, fonología, morfología). En este último caso, hay que seleccionar qué características tienen relevancia global y cuáles pueden ser utilizadas como sistema de referencia para determinar las relaciones entre ellas. A menudo los estudiosos no están de acuerdo respecto a los rasgos a los que hay que prestar mayor atención para hacer esta clasificación. Como resultado, no es extraño encontrar diferentes modelos de clasificación. También hay una dificultad objetiva: algunos dialectos pueden compartir características típicas con dos ramas dialectales diferentes. Estos dialectos de transición son parte de cualquier paisaje lingüístico. Por lo tanto, es casi imposible postular divisiones claras entre los diferentes grupos dialectales.

Podemos encontrar varios factores responsables de la diferenciación dialectal en la lengua romaní:

  • La migración en períodos diferentes de las poblaciones de habla romaní en toda Europa.
  • La distribución geográfica de los cambios estructurales, creando “isoglosas”.
  • La influencia de las lenguas en contacto.
  • Los cambios específicos que se limitan a la estructura de los dialectos individuales.

Si nos basamos en estos criterios, podemos establecer la siguiente clasificación dialectal:

1— Los dialectos de los Balcanes, llamados “balcánico del sur”, hablados en Turquía, Grecia, Bulgaria, Macedonia, Albania, Kosovo, Rumanía, Ucrania e Irán. Entre los dialectos que pertenecen a este grupo se incluyen Arli (Macedonia, Kosovo, Grecia), Erli (Bulgaria), Mečkar (Albania), Sepeči (Grecia, Turquía), Ursari (Rumania), Romaní de Crimea (Ucrania), Zargari (Irán) y otros.

2— Los dialectos zis-balcánicos, llamados “Drindari-Burgudži-Kalajdži” se hablan en el norte y el centro de Bulgaria y Macedonia. Se incluyen los dialectos de Drandari / Drindari, Kovački Kalajdži y Burugdži .

3— Los dialectos del Sur Vlax se hablan en Serbia y Montenegro, Croacia, Bosnia-Herzegovina, Macedonia, sur de Rumanía, Bulgaria, Grecia, Albania, y Turquía. Incluyen los dilaectos de Gurbet o Džambazi y grupos conocidos por otros nombres tales como Kalburdžu y Čergar.

4— Los dialectos del Norte Vlax se hablan en Rumania, Moldavia, Hungría, Serbia, así como en las comunidades migrantes en el mundo. Los dialectos más extendidos y más conocidos del Vlax del Norte incluyen el Kelderaš (Kalderaš), Lovari, Čurari y el dialecto del Mačvaja

5— Dialectos del Centro Sur se hablan en Hungría, Eslovaquia, norte de Eslovenia, el este de Austria, Ucrania y Rumanía. Estos incluyen el dialecto de la Romungri, Vend y romana Burgenland.

6— Los dialectos norcentrales se hablan en Eslovaquia, República Checa, Polonia, Y Ucrania. Incluyen el Romaní del este de Eslovaquia y el dialecto de los Roma Bergitka de Polonia.

7— Los dialectos del noroeste se hablan en Alemania, Austria, Francia, Italia, Países Bajos, Bélgica y Finlandia. Se incluyen los dialectos sinti-Manus de Alemania, Francia y las regiones circundantes, así como el romaní de Finlandia, también conocido como Kaale.

8— Los dialectos nororientales se hablan en Polonia, Lituania, Letonia, Estonia, Rusia, Bielorrusia, y Ucrania

9— Otros grupos dialectales Algunos dialectos muestran sus propias características. Esto se debe tanto a un período de aislamiento de otros dialectos o al desarrollo de rasgos compartidos con varias ramas dialectales diferentes. Como grupos separados podemos definir las siguientes:

  • Romaní Británico, incluye el Romaní Inglés y el Romaní Gales (ahora extinto y sobreviviendo solo como vocabulario, conocido como “Angloromani”).
  • Romaní Ibérico, incluyendo el Romaní Español, el Romaní Catalán, y el Errumantxela (Romaní Vasco), todos extintos y de los cuales sobrevive solo vocabulario, conocido como “Caló”.
  • Los dialectos romaníes del sur de Italia, incluyendo el Abruzzio y el Romaní Calabrés.
  • El Romaní Esloveno conocido como Istriani, Hrvati o Dolenjski.
  • Los dialectos romaníes de Azerbaiyán y el Zargarils.

Por su parte, el lingüista Marcel Courthiade propone una clasificación totalmente diferente basada en la diversidad dialectal de la lengua romaní definiendo tres estratos sucesivos de expansión, utilizando los criterios de cambios fonológicos y gramaticales. Encontrando los rasgos lingüísticos comunes de los dialectos, Courthiade presenta la evolución histórica del primer estrato (los dialectos más cercanos al romaní de Anatolia del siglo XIII) al segundo y tercer estrato.

1— El primer estrato incluye los dialectos más antiguos: Mećkari (de Tirana), Kabuʒi (de Korça), Xanduri, Drindari, Erli, Arli, Bugurji, Mahaʒeri (de Pristina), Ursari (o Rićhinari), Spoitori (o Xoraxané), Karpatichi, Polska Roma, Kaale (de Finlandia), Sinti – Manush, y los llamados dialectos bálticos.

2— En el segundo estrato encontramos: Ćergari (Podgorica), Gurbeti, Jambashi, Fichiri, Filipiʒi (de Agia Varvara).

3— El tercer estrato comprende el resto de los dialectos romaníes, incluyendo Kalderash, Lovari y Machvano.

Courthiade también define los “pogadialectes” como aquellos que utilizan un léxico romaní dentro de la estructura gramatical de un idioma no romaní, como son los casos del caló en la Península Ibérica y del anglo-romaní en Inglaterra.

Usuarios por grupo y número

No hay cifras fiables sobre el número de hablantes del Rromanes, ya sea en Europa o en otros continentes. Las estimaciones de las organizaciones gitanas sugieren que hay más de 10 millones de romaní-hablantes en Europa. Esto hace que la lengua romaní sea de largo la lengua minoritaria más hablada de la Unión Europea desde su ampliación en mayo de 2007, después de que Rumanía y Bulgaria se adhirieran a la Unión. Las poblaciones más grandes de hablantes se encuentran en el sureste de Europa, especialmente en Rumania, Bulgaria, Turquía, Macedonia, y Serbia y Montenegro, así como en Grecia, Eslovaquia, Moldavia y Hungría. También existen poblaciones importantes de habla romaní en la mayoría de países de la Europa central y oriental.

Estandarización lingüística

Actualmente no existe una ortografía estándar única utilizada tanto por académicos como por hablantes nativos. Los esfuerzos de los planificadores lingüísticos se han visto obstaculizados por las significativas divisiones dialectales del Rromanes: la ausencia de un estándar de la fonología a su vez hace que la selección de una sola forma escrita sea problemática.

En un esfuerzo por superar estos hechos, durante las décadas del ochenta y noventa Marcel Courthiade propuso un modelo para la unificación ortográfica sobre la base de la adopción de una ortografía meta-fonológica, que “permitiría acomodar la variación dialectal en los niveles fonológico y morfo-fonológico”. Este sistema fue presentado en la Unión Romaní Internacional en 1990, quien lo adoptó como “alfabeto oficial” de la organización.

A pesar de ser utilizado en varias publicaciones, como la compilación de gramática de la lengua romaní realizada por Gheorghe Sarau y la publicación polaca Informaciaqo lil, este sistema para la estandarización debe encontrar todavía una amplia base de apoyo de los escritores en lengua romaní.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies