HISTÒRIA

Llegada de los gitanos a España: acogida, persecución y asimilación

Acogida

Entran en España los gitanos como grupos de peregrinos que van a los lugares santos a purgar su apostasía.

Alfonso V de Aragón (12 de enero de 1425) les da un salvoconducto para viajar por sus dominios durante tres meses. El 9 de junio de 1447 aparecen en Barcelona y Juan II de Castilla les proporciona un salvoconducto en 1460.

Los “Condes” y “Duques” de los que se tiene notician por documentos son:

  • Don Juan de Egipto Menor (12 de enero de 1425)
  • Don Tomás, conde de Egipto Menor (8 de Mayo de 1425)
  • El Duque Andrés y el Conde Pedro (9 de junio de 1447)
  • Jacobo de Egipto Menor (14 de marzo de 1460)
  • Don Martín y don Tomás (1460)
  • Duque Pablo de la Pequeña Egipto (28 de Junio de 1471)
  • Conde gitano que visita Madrid (21 de mayo de 1484)
arribada-peninsula
Caravana de gitanos. Grabado de Callot

Cada uno de estos condes o duques iba acompañado de unas cien personas lo que hace suponer que no serían más de mil gitanos y gitanas los que llegaron a España. Lo que tenían era una gran movilidad y causaban en la población gran asombro y expectación por sus vestimentas y comportamientos y también una buena acogida por parte de los reyes y nobles que les proporcionaron salvoconductos, donativos y comida para ellos y sus animales, como era costumbre con los peregrinos.

Persecución

Empieza este periodo con la Pragmática de los Reyes Católicos y acaba con la Pragmática de Carlos III en 1783. Se les perseguía por el mero hecho de ser gitanos y se les exigía asentarse en un lugar fijo, servir a un señor y dejar de ser gitanos. Se les quitaron muchos derechos comunes y derechos legales (no podían hablar su idioma, ni vestir sus trajes, ni elegir libremente el pueblo donde vivir, ni ocupar cargos públicos,…).

Asimilación

Este período comienza con la Pragmática de Carlos III y llega hasta la implantación de la democracia.

La Pragmática de Carlos III supone darles a los gitanos la igualdad de derechos pero la realidad fue una desigualdad de hecho. Adquieren todos los derechos como cualquier ciudadano, pueden residir donde quieran pero en un lugar fijo, pues todo aquel que no tiene residencia fija no se considera ciudadano español. Toda la igualdad que se les ofrecía era a cambio de no existir como diversidad. Los gitanos, legalmente, no existen.

Será la primera Constitución de 1812 la que permite la movilidad de residencia y la que supondrá una mejora jurídica para los gitanos que sólo llegará a términos igualitarios con la Constitución de 1978.

Artículo original del proyecto “Maj Khetane” (más juntos, en lengua romaní), un recurso didáctico interactivo presentado en un formato multimedia y concebido por Jesús Salinas. Maj Khetane es un material de consulta que se ubica en una concepción de la educación intercultural y los materiales didácticos que presenta son una pequeña enciclopedia sobre el mundo gitano, estructurada en los siguientes bloques: Historia, Cultura,  Manual de Conversación en Romanó, Actividades, Cuento, Historietas, Recursos didácticos, Recursos gráficos.
Escrito por Jesús Salinas.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies