CULTURA

El Pueblo Gitano

El día 21 de Noviembre de 2001, el Parlamento de Cataluña reconoce la identidad del pueblo gitano y se inicia un camino de posibilidades de diálogo y conocimiento entre las personas gitanas y la población catalana en general. El pueblo gitano merecemos el reconocimiento como pueblo y como cultura, una cultura que como podréis apreciar es rica y en pleno desarrollo. Las personas gitanas convivimos en Cataluña desde hace seis siglos, y como en otros lugares del mundo, somos una minoría desconocida.

Históricamente, la presencia de los gitanos en Cataluña está fechada en el siglo XV. Llegados a la península a través de los Pirineos, el primer documento que atestigua nuestra presencia tiene fecha de 1415, cuando Alfonso V, entonces Duque de Gerona y que llegaría a ser rey de la Corona Aragonesa, concedió un guiaje a “Tomàs, hijo del Duque Bartolomé de Sabba, de la India Mayor de Etiopia” y que le permitía viajar como peregrino a Santiago de Compostela y a otros santuarios. Las personas gitanas en Cataluña y en el resto del mundo estamos haciendo un gran esfuerzo para recuperar y desarrollar aquellos elementos históricos y culturales que dan apoyo a nuestro pueblo.

A pesar de esta larga historia de convivencia, 600 años, no podemos decir que la vecindad haya sido un compartir y encuentro entre culturas; ni siquiera de conocimiento o reconocimiento. La historia escrita del pueblo gitano y de su persecución, en definitiva, la historia del pueblo Rrom, como se denomina de manera genérica a los gitanos de todo el mundo, se inicia en el siglo XV en Europa, en el que entonces es el mundo conocido.

El pueblo gitano estamos presentes en todo el mundo. Se nos puede encontrar en América del Norte y del Sur, Europa, Australia, África y Oriente Próximo. A pesar de todo, nuestra presencia es vivida a menudo desde el conflicto social o cultural, y no desde la contribución, el intercambio o el aprendizaje intercultural. Nuestra participación en la vida social, económica y política de las regiones donde vivimos es casi inexistente; y en el mejor de los casos es invisibilizada. Aunque en Europa el antigitanismo crece a pasos agigantados, también existe una voluntad política de cambio, pero desafortunadamente esta tendencia se desarrolla en muchos países desde la vertiente más paternalista, vallándose nuestra presencia en espacios de decisión que permitan una verdadera convivencia y transformación social.

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies