La Fundación Secretariado Gitano registra 232 casos de discriminación sufridos por la comunidad gitana en 2018

La Fundación Secretariado Gitano registra 232 casos de discriminación sufridos por la comunidad gitana en 2018

El pasado miércoles 27 de febrero, la Fundación Secretariado Gitano presentó el informe anual “Discriminación y Comunidad Gitana” con una conferencia en el Museu d’Història de Barcelona  en la que hicieron públicos los datos registrados durante el año 2018.

Cada año la Fundación Secretariado Gitano (FSG) elabora una memoria en la que recoge los diferentes casos de discriminación que afectaron a personas gitanas y que fueron abordados por la propia entidad mediante un servicio específico de atención a las víctimas de discriminación. El informe de 2018 muestra un total de 232 casos de discriminación y analiza especialmente los casos que afectan a mujeres gitanas, además de incluir buenas prácticas y señalar avances respecto a años anteriores.

En la conferencia de presentación del informe participaron Sara Giménez, directora del departamento de Igualdad y Lucha contra la Discriminación de la FSG y representante española en la Comisión Europea contra el Racismo y la Intolerancia (ECRI), y Miguel Ángel Aguilar, Fiscal especializado en Delitos de Odio de Cataluña. En su intervención, Sara Giménez repasó los principales datos del informe e informó de las diferentes acciones que realizan desde el Servicio de Acompañamiento a las Víctimas de Discriminación. El acompañamiento y apoyo a las víctimas, la interlocución y la mediación son las principales funciones del servicio pero, en casos estratégicos, la Fundación inicia procesos de litigio orientados a conseguir respuestas jurídicas positiva que sirvan de ejemplo al propio sector jurídico y siente jurisprudencia.

Giménez también llamó la atención sobre las barreras que afrontan las mujeres gitanas por el hecho de ser mujeres y gitanas, y expresó la necesidad de aplicar un enfoque interseccional, feminista y antirracista para abordar eficazmente este asunto. “Por la condición de ser mujeres y gitanas recibimos un rechazo que es diferente al que recibe un hombre gitano y al que recibe una mujer no gitana. Cuando una mujer va a un supermercado y la persigue un guarda de seguridad porque tiene la instrucción de que las gitanas robamos y le obliga a enseñar el bolso, la situación es que esa mujer es la que va al supermercado porque todavía sigue siendo mucho más común que las mujeres vayan a comprar y asumir ese tipo de rol, para el guarda de seguridad no es lo mismo ver a una mujer que a un hombre, en escala de género y en rol de poder y, al final, el tratamiento es diferente para una mujer gitana”, esgrimió Sara.

Un 40% de los casos presentes en el informe hacen referencia a medios de comunicación e internet, por lo que Sara apuntó a “la responsabilidad social que tienen los medios respecto al trato de la imagen social de los gitanos y las gitanas”. En este sentido, Sara Giménez refirió el mal uso que muchos realities hacen de la cultura gitana, así como la tendencia de mencionar la etnia en muchas noticias de actualidad negativas, basándose exclusivamente en prejuicios y estereotipos, sin que ello sea una información relevante para la propia noticia.

Precisamente, a este respecto, Miguel Ángel Aguilar comentó que “no se puede decir de todo, porque hay derechos fundamentales que están por delante de la libertad de expresión”. El Fiscal de delitos de odio, aprovechó la ocasión para hacer un repaso a los 10 años de historia de la Fiscalía especializada en Delitos de Odio en Cataluña.

Aguilar explicó la importancia de tomar en serio el fenómeno de la discriminación y la necesidad de articular medidas para facilitar que las víctimas denuncien las situaciones de discriminación que sufren ya que, según diferentes investigaciones, menos de un 80% de los casos son denunciados. Aguilar argumentó que una de las posibles causas de esta situación es que las víctimas no se sientan respaldadas por el sector judicial, ya que la tasa de absolución de los acusados por versiones discrepantes con el relato de la víctima es muy superior a la de otros delitos. Es decir, los jueces creen mucho más a las víctimas de delitos de robo, agresiones o estafas, que a las víctimas de discriminación.

Por todo ello, Miguel Ángel Aguilar y Sara Giménez argumentaron la necesidad de cumplir con las recomendaciones de los organismos internacionales en materia discriminación y propulsar una Ley Integral de Igualdad que permita un abordaje sistemático y efectivo de los casos en los que se vulneran los derechos de colectivos minoritarios como el Pueblo Gitano.

 

Sobre el autor

Pedro Casermeiro Pedro Casermeiro
Pedro Casermeiro és llicenciat en Psicologia per la Universitat de Barcelona. És membre de la directiva de Rromane Siklǒvne i de la Fundació Privada Pere Closa. Pedro també es formador en llengua romaní i coordinador del “Museu Virtual del Poble Gitano a Catalunya”.

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies