Basilio Perona, un regidor gitano en Sant Adrià del Besòs

Basilio Perona, un regidor gitano en Sant Adrià del Besòs

Basilio Perona es un gitano del barrio de La Mina que desde siempre ha estado muy implicado en el movimiento asociativo gitano y que recientemente acaba de dar el salto al mundo de la política siendo elegido como concejal en el Ayuntamiento de Sant Adrià del Besós con el grupo Sant Adrià En Comú.

 

No es habitual que los gitanos se impliquen en el mundo de la política, sin embargo en estas últimas elecciones municipales hemos podido ver mucho gitanos en listas electorales, ¿A qué crees que se debe esta mayor implicación política?

A mi modo de pensar, creo que va en aumento porque las necesidades se acentúan cada vez más. Si en un barrio o en un municipio cada vez sufrimos más y necesitamos más apoyo, la política es la única herramienta. También se puede luchar desde una asociación, pero los resultados que estamos viendo en estos últimos años no son muy positivos. Y la política es una forma de implicarte en lo social, además de otros ámbitos de gestión del municipio.

 

¿Y cómo valoras este aumento de participación?

Por un lado bien, porque la gente se implica y cuando te implicas en política tienes un poder decisorio. En el caso de Sant Adrià, los gitanos somos una minoría pero que en realidad somos una gran mayoría, porque de 35.000 habitantes que hay en el pueblo, somos 7.000 gitanos, y nunca habíamos podido estar representados por un gitano. ¿Por qué tienen que decidir ellos por nosotros cuando hay gente que sabe lo que sufre su pueblo, lo que necesita o lo que quiere? Y es en este sentido en que es muy positivo que nos impliquemos.

Por otro lado, en cierto modo este aumento de participación puede ser un indicador negativo. A lo mejor los gitanos se implican en la política porque no les escuchan, o hay muchos problemas con los políticos, o los políticos pasan. Y acabamos pensando que si nos implicamos en política podemos conseguir algo más.

 

En tu caso personal, ¿por qué decidiste dar el salto al mundo de la política?

En mi caso, todo nace hace un año cuando vi un cartel que invitaba a los vecinos a una asamblea de podemos en la calle. Había oído hablar de ellos en la televisión, me llamó mucho la atención porque son un grupo de personas que están reivindicando una serie de derechos y otras circunstancias, y yo trasladé ese mensaje a nosotros, y vi como esta gente estaba denunciando, en cierto modo, lo mismo que a los gitanos nos pasa. Nosotros estamos aquí escondidos, llevamos más de 500 años en España y no nos hacen ni caso.

Empecé a acudir a esas reuniones como vecino del barrio, escuchaba lo que decían, votaban a mano alzada, tenían un funcionamiento asambleario y me gustaba en general su organización. Yo no tenía que militar en el partido, no tenía que pagar ninguna cuota, ni tenía que hacer nada de lo que se suele hacer en un partido tradicional, y ese “libertinaje” me gustaba mucho. Yo podía opinar, podía votar, cualquiera que pasara por la calle podía hacerlo, y a mí toda esa serie de cosas me gustaron, porque quien votaba era el pueblo.

Todo esto se fue forjando con el tiempo, se crearon comisiones y grupos de trabajo, y vieron necesario que aquí en la Mina, en el barrio con más carencias del municipio, hubiera una serie de personas que pudieran marcar las prioridades a trabajar. Creamos unas listas abiertas donde podía presentarse todo el mundo, pusimos unas urnas donde también todo el mundo podía votar a su candidato para crear la lista electoral para las municipales, y me sorprendió bastante cuando vi que había quedado como número dos. Y eso, en el fondo, quiere decir que había algo que decía que tenía que haber algún gitano dentro del partido.

 

¿Qué dice tu familia de esta nueva aventura?

No lo ven muy normal (sonríe), si a mí me dicen hace un año que iba a salir elegido como concejal tampoco me lo hubiera creído, pero son cosas que se asimilan poco a poco, y creo que cada uno tiene que proponerse sus propias metas, intentarlas y no quedarse en simples pensamientos.

 

¿Crees que este nuevo escenario político en el que hay diferentes maneras de idear la gestión de lo social puede ser positivo para el pueblo gitano?

Claro, ten en cuenta que lo que hemos tenido hasta ahora no nos ha ido bastante bien, hemos caído en una crisis muy importante, y los más castigados somos nosotros, para existir un rico tiene que existir un pobre y nosotros estamos en la tabla más baja. Claro que hay gitanos ricos también, pero a muchos gitanos se les han cortado las PIRMI, a gitanas a cargo de muchos hijos, o viudas, a estas personas la crisis les ha afectado mucho, y estos nuevos partidos influenciarán, porque son partidos que ponen el acento en lo social. Y es por eso por lo que yo estoy aquí metido.

 

¿Cómo crees que se puede mejorar el compromiso político hacia la comunidad gitana?

Primero necesitamos ser nosotros más participativos, tendemos a ser “pan para hoy y hambre para mañana”, no somos muy participativos en según qué cosas. Por ejemplo, cuando íbamos a tener asambleas, yo hablaba con gente del barrio y les invitaba a venir y que pudieran expresarse sobre cosas que nos afectan como el empleo, la educación de nuestros hijos o de la situación del barrio. Pero por desgracia, la mayoría de gitanos no cultivamos nada a la hora de caminar un proceso, queremos las cosas al momento, y por eso creo que se tendríamos que trabajar estos aspectos. Quién quiere una cosa debe hacer un trabajo previo.

 

¿Y cómo crees que se podría mejorar la participación de los gitanos?

Como dice José Mújica, ex presidente de Uruguay, para que los pueblos marginados puedan resurgir, la solución es educación, educación y educación. Y para mí esa es la clave. Pero yo me hago una pregunta que no sé responder: Decimos que tenemos que llevar a los niños a la escuela, reducir el absentismo, pero en un barrio como este en que la mitad de la población es gitana y la mitad paya, vas a la escuela y te das cuenta que el 95% de los alumnos son gitanos, ¡estamos creando guetos! Y eso debemos solucionarlo.

 

¿Qué cosas te gustaría mejorar desde tu posición como concejal de Sant Adrià del Besòs?

Principalmente tres, y la primera el empleo. Yo por la tele siempre escucho que Cádiz es la población más afectada por el desempleo con una tasa de paro del 50%, y todo el mundo puede hacerse eco de la noticia y lo puede conocer. Sin embargo, nadie conoce que en el barrio de la Mina el porcentaje de desempleo es aún mayor, y eso no es noticia y no sale en ningún sitio.

El segundo aspecto a mejorar es la distribución de las inversiones en el barrio. Mediante el Consorcio del Barrio de La Mina estamos recibiendo muchos fondos europeos, pero todo se destina a vivienda y, al final, esa inversión nunca llega a la población gitana, y opino que todo ese dinero se puede gestionar de un modo más eficiente.

Sobre el autor

Leave a Reply

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies